Ejemplos de párrafos descriptivos

Analizando ejemplos de descripción

La descripción es una técnica muy importante para el escritor. Lo ayuda a detallar su mundo de una manera muy concreta. 

Un texto descriptivo se caracteriza por representar en forma detallada algún aspecto de algo o alguien. Se puede describir un objeto, una silla, una calle de una ciudad. Pero también cosas intangibles, como el pensamiento de una persona o sus sentimientos.

La siguiente lista contiene breves párrafos descriptivos.

01
de 05

Párrafo descriptivo Nº 1

 Tenía unos ojos redondos muy vivarachos y unos largos bigotes grises. Su cola parecía un elástico negro. Unos patitos nadaban en el estanque, parecidos a una bandada de canarios amarillos, y su madre, toda blanca con patas rojas, se esforzaba en enseñarles a hundir la cabeza en el agua.

Oscar Wilde. El rastro.

02
de 05

Párrafo descriptivo Nº 2

 Kassim era un hombre enfermizo, joyero de profesión, bien que no tuviera tienda establecida. Trabajaba para las grandes casas, siendo su especialidad el montaje de las piedras preciosas. Pocas manos como las suyas para los engarces delicados. Con más arranque y habilidad comercial, hubiera sido rico. Pero a los treinta y cinco años proseguía en su pieza, aderezada en taller bajo la ventana.

Kassim, de cuerpo mezquino, rostro exangüe sombreado por rala barba negra, tenía una mujer hermosa y fuertemente apasionada. La joven, de origen callejero, había aspirado con su hermosura a un más alto enlace. Esperó hasta los veinte años, provocando a los hombres y a sus vecinas con su cuerpo. Temerosa al fin, aceptó nerviosamente a Kassim.

El solitario. Horacio Quiroga

03
de 05

Párrafo descriptivo Nº 3

 Era en primavera, cerca ya de Junio. Hacía calor, y refrescaba más el espíritu que el cuerpo el grato murmullo del agua, que corría libre por las bocas de riego, formando ríos en las aceras. Llegué a casa encharcado. Llevaba la cabeza hecha un horno y aquella humedad en los pies podía hacerme mucho daño; podía volverme loco, por ejemplo. Entre el ajedrez y la humedad hacíanme padecer no poco.  Por lo pronto, los polizontes que, cruzados de brazos, dormían en las esquinas, apoyados en la puerta cochera de alguna casa grande, ya me parecían las torres negras.

Mi entierro. Leopoldo Alas

04
de 05

Párrafo descriptivo Nº 4

 En algunos pueblecitos de provincias se encuentran casas cuya vista inspira una melancolía igual a la que provocan los claustros más sombríos, las landas más desiertas o las ruinas más tristes. Y es que sin duda participan a la vez esas casas del silencio del claustro, de la aridez de las landas y de los despojos de las ruinas: la vida y el movimiento son en ellas tan reposados, que un extranjero las creería deshabitadas si no encontrase de pronto la mirada fría y sin expresión de una persona inmóvil, cuyo rostro medio monástico asoma por una ventana al oír el ruido de pasos desconocidos. Este aspecto melancólico lo posee un edificio situado en Saumur, al extremo de la calle montuosa que conduce al castillo por la parte alta de la villa

Eugenia Grandet. Honoré de Balzac.

05
de 05

Párrafo descriptivo Nº 5

Era pequeñito, delgado, receloso, móvil; la boca parecía un hociquillo orlado de poco y rígido bigote; los ojos negros, como cuentas de azabache, algo saltones, sin blanco casi, añadían á la semejanza, completada por la cara angostita, la frente fugitiva y estrecha, el cabello descolorido, arratonado...

 El casamiento de Laucha. Roberto Payró

Concluyendo...

Aprender a describir es aprender a observar. La descripción es como una reproducción de una realidad determinada. Es desmenuzarla, explicar sus partes, su composición.