Ejemplos de ensayos cortos

coal power plant at dusk
Acción humana en el cambio climático. Hans-Peter Merten / Getty Images

A continuación, se presentan extractos de tres breves ensayos para hacer un ejercicio de lectura y análisis de cómo se presentan los argumentos, los hechos y cómo se establece la posición del autor.

El primer ensayo habla sobre la importancia que hay que darle cambio climático. El argumento es simple, se define el concepto principal, se analiza sus consecuencias y finalmente, se describe por qué se debe tomar acciones más serias para parar este fenómeno.

El segundo ejemplo se refiere a la pena de muerte. Un análisis sencillo que cuestiona la efectividad de esta sanción. El tercer y último ensayo se enfoca en analizar a la eutanasia, los argumentos a favor y en contra de la misma.

Para saber más puedes leer acerca de los tipos de ensayos o analizar un ejemplo de ensayo más extenso.

Ensayo sobre el calentamiento global:

No hay duda de que los dueños de una casa se preocupen por mantenerla para  sentirse cómodos en ella; ese bienestar nos ayuda a sentirnos bien, y que otras personas que visiten nuestra casa también se sientan confortables. Seria ilógico pensar que quienes la habitan pudieran realizar actos que la deterioren; sin embargo, eso es exactamente lo que pasa con la humanidad, y su hogar, el planeta tierra.

El hombre está destruyendo su propia casa con actos indiscriminados de contaminación y una violencia sin límites en contra de sus hábitats y animales. 

Según estudios de la NASA y otras agencias, las señales más contundentes de que el calentamiento global y la contaminación están afectando nuestro ambiente comienzan con el aumento de la temperatura de la tierra en un promedio de .9 grados Celsius; esto sucede por la cantidad de emisiones de dióxido de carbono hacia la atmósfera. La mayoría del aumento de la temperatura ha sucedido en los últimos 35 años, con el año 2016 llevándose el récord del año con el número de meses más calurosos. Las mismas emisiones se absorben en las aguas oceánicas, y como consecuencia las capas superficiales de las mismas son 30% más ácidas ahora que antes del inicio de la Revolución Industrial. 

Un informe del Panel Intergubernamental sobre el cambio climático de la ONU brinda datos que deben ser tenidos en cuenta por los gobiernos: "La emisión continuada de gases de efecto invernadero provocará más calentamiento y cambios a largo plazo en todos los componentes del sistema climático, lo que aumenta las probabilidades de consecuencias severas, generalizadas e irreversibles para las personas y los ecosistemas.

Los peligros del cambio climático probablemente sean alto o muy altos para finales del siglo XXI"", indica el informe.

Por otro lado está el calentamiento de los océanos, como consecuencia del aumento de la temperatura global. Este fenómeno tiene un impacto severo en la biodiversidad de los mares porque muchas especies de peces y mamíferos necesitan de aguas más frías para poder vivir cómodamente.

De la misma manera, y debido también al aumento de la temperatura global, las placas de hielo de Antártica disminuyen su área con el paso de los años, las montañas nevadas pierden hielo, los glaciares se están recogiendo, y el nivel de las aguas en los océanos está aumentando, poniendo en peligro a muchas ciudades costeras.

Ensayo sobre la pena de muerte:

La pena de muerte ha sido aplicada desde tiempos remotos en diferentes civilizaciones. La pena capital fue siempre utilizada con base en dos argumentos: como forma de castigo para el criminal y, al mismo tiempo, como una manera de prevención de otros delitos.

Hay que preguntarse si el delito, el que sea, amerita perder la vida, y si esto, de hecho, disminuye en alguna medida la incidencia de infracciones similares. Pareciera intentar corregir la violencia con más violencia.

Por un lado, hay estudios que indican que mantener en la cárcel a un preso condenado a pena de muerte, es mucho más costoso que intentar rehabilitarlo y reintegrarlo a la vida civil si cumpliese con una serie de requisitos psiquiátricos que lo hicieran elegible. Por otro, muchos casos han demostrado que la mayoría de reclusos cuyo destino es la pena de muerte no tuvieron acceso a asesoría legal que les proporcionara las ventajas que una persona con medios económicos tendría. Así muchos de estos convictos, en Estados Unidos, son gente de color, latinos e inmigrantes que tuvieron que depender de la ayuda legal del estado, que no da abasto ni puede proporcionar la atención ni el tiempo que uno de estos casos requiere. 

Más de 50 países en el año 2019 todavía usan la pena de muerte como un castigo, y otros aunque la mantienen no la han usado en los últimos diez años. 

También hay que hablar acerca de la humanidad de la medida. Sin importar el delito, incitar la muerte solo nos deja atrapados en un ciclo de violencia imparable. Y la sangre que ellos derraman recae ahora en las manos del estado el cuál, patrocinado por los impuestos de los contribuyentes, derrama más sangre y crea en sus ciudadanos una política de violencia que no tendremos como explicarle a las nuevas generaciones. 

Las estadísticas mundiales de aplicación de la pena de muerte comparadas con su posible impacto en la disminución de la delincuencia tampoco ha mostrado resultados convincentes que puedan probar con certeza que esta sanción frena la comisión de delitos"

Ensayo sobre la eutanasia:

Hablar sobre el derecho a la muerte es aún hoy un tema espinoso. Mucho de eso tiene que ver con concepciones de fe que hablan de castigo y culpa, y de la falta de autoridad que nosotros, como humanos, tenemos para decidir sobre la vida de los demás. Se compara la voluntad a morir dignamente a un asesinato asistido, y a "jugar a Dios". Pero Dios, la fe, la doctrina y las escrituras sagradas ninguna de las religiones deberían tener peso sobre decisiones que incumben solamente al ámbito de lo personal. A las creencias de cada quien y al derecho que cada persona tiene de decidir cómo quiere morir.

Si cada uno de nosotros tiene el albedrío para decidir qué tipo de vida quiere llevar, hay que preguntarse si no tenemos la misma autonomía de decisión para planear la manera en la que queremos morir, claro, en las circunstancias que así lo ameriten, como profundo dolor y sufrimiento a causa de una enfermedad. La postura a favor de “asistir al paciente” si este desea poner fin a su vida puede resumirse en una única idea: la libertad. La libertad del paciente de poder tomar la decisión o no de detener su sufrimiento. Quienes están enfermos no sufren solos, sufre su familia con ellos, sus amigos, el espíritu de todos quienes lo rodean se entristece y lo único que todos quieren es que la persona consiga paz. Nadie quiere ver a un ser querido con dolor. 

Quienes argumentos en contra afirman también que la vida debe ser preservada, a pesar de que las condiciones en que se encuentre la salud de la persona; pero, ¿qué tipo de vida es la de alguien postrado en una cama hace años conectado a miles de máquinas para mantener vivo un latido artificial?