Ejemplos de crónicas periodisticas

Puesto de periódicos
LenaKozlova/Getty Images

La crónica periodística es un tipo de obra perteneciente al periodismo. La principal característica de esta obra de no ficción es la narración detallada, y muchas veces testimonial con que describe un determinado hecho. Se presentan varios ejemplos de este género.

Ejemplo de crónica extraído del periodico "Actualidades" Nro. 7., pág.6

El texto relata con detalles cómo se produjo el acto religioso al cual asistieron personas del ámbito de la nobleza.

Se trata de un tipo de crónica social, es decir, en la cual se describe la manera en que se llevó a cabo un determinado evento.

El antiguo periódico puede consultarse en el hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España.

Antes de emprender el viaje que ha realizado cou su esposo el infante don Fernando para pasar en familia la fiesta de las bodas de plata dé los padres de éste, infantes doña Paz y D. Luis Fernando de Baviera,fué lá infanta doña María Teresa á la iglesia de la Virgen de la Paloma para que le fuera impuesta la medalla de la Asociación para el culto de aquella venerada imagen. El templo estaba adornado con profusión de luces y flores. Junto a la barandilla del altar, y al lado de la Epístola, tenía su reclinatorio la Infanta, y detrás había filas de sillas para la alta servidumbre y las señoras de la Junta. En el atrio recibieron á S. A, la condesa de San Rafael, la señora de Dato y su hija, la señora de don Luis Bahía, las marquesas de Casa Pacheco, Valle de la Colina, Casa Arjona, Salas, Barojá y Padierna, las señoras y señoritas de Laraña, Rosillo, Alarcón, Galvez, Andrés y Ruiz. El clero se hallaba presidido por el obispo de Madrid-Alcalá. Frente á la puerta de la iglesia formaban grupo grande y compacto las masas populares de aquella barriada, que dieron muchos ¡vivas! a la Infanta. El prelado la impuso la medalla de la Real Congregación, que había recibido la Infanta de manos de un niño del barrio llamado Luis Beato Ausía, que la entregó otras para el infanto Luis Alfonso, hijo de doña María Teresa, para el Príncipe de Asturias y para el infante D. Fernando. Terminó el solemne acto dando la bendición a los fieles el señor obispo. S. A. fué vitoreada tanto en el trayecto como al llegar y salir del templo.

Ejemplo de crónica extraído del periódico “La correspondencia de España”

La siguiente crónica relata otro acontecimiento social, esta vez, referido a la llegada de un coro a un pueblo y la manera en que fue recibido por las autoridades y la por la comunidad.

A las doce de la mañana llegó ayer a la estación del Mediodía el tren especial conduciendo a la representación de los Coros Clavé, que se asocia al homenaje dedicado del Ayuntamiento de Madrid al glorioso fundador de la institución.

La llegada del convoy, cuya máquina venía engalanada con ramas de pino, produjo una explosión de entusiasmo entre el gentío que llenaba por completo los andenes, prorrumpieron en aplausos y vítores a los coros al tiempo que la banda del Asilo de la Paloma interpretaba la marcha "La entrada" de Esquembre. Para recibir a los expedicionarios hallábanse el teniente de alcalde D. Bernardo Martin en representación del alcalde, y los concejales señores Bofarull y del Pino, el presidente de la Diputación provincial y varios diputados de Madrid; de Barcelona, el diputado provincial señor Roig, el teniente de alcalde señor Salas Antón y el concejal señor Bayer, y de Gerona los concejales Sres. Burguet y Disscosi.

Nutridas representaciones del Círculo de Bellas Arles, Centros Segoviazgo y Asturiano, Casa de Casa de Galicia, Hogar Vasco,, y la Directiva en pleno del Casal Cátala con sus orfeonistas, que cubrían la cabeza con barretinas moradas.

Mientras se organizaba la expedición para dirigirse al Ayuntamiento, la banda de la Paloma interpretaba la sardana "La Santa Espina", del maestro Morera, y los Orfeones del Casal y de la Casa de Galicia y del Centro Asturiano varias canciones de su repertorio.

EN MARCHA AL AYUNTAMIENTO. MANIFESTACIONES DE SIMPATÍA

La comitiva partió de la Puerta de Atocha y por el Paseo del Prado, calles de Alcalá y Mayor se dirigió al Ayuntamiento, con el siguiente orden :

Cuatro batidores de la Guardia municipal montada, una sección de de guardias municipales, a pie; la banda del Asilo de la Paloma, los Coros de Clavé, representados por sesenta estandantes de sus Agrupaciones corales y 1.200 coristas, y por último, las representaciones de los Centros regionales que antes hemos mencionado. El desfile resultó en extremo brillante y en todo el largo trayecto el gentío que lo presenció acogía con demostraciones de simpatía lo mismo las rojas barretinas de los catalanes que los típicos trajes regionales de los orfeonistas asturianos y gallegos.

Ejemplo de crónica extraído del periódico “La correspondencia de España”

El último ejemplo se refiere a una particular fiesta celebrada en Madrid, denominada "verbena".

La primera verbena que Dios envía

Se ha inaugurado hoy la verbena de la Princesa, de la calle de la Princesa.

Era tradicional, y como cosa de tradición algo consubstancial con el espíritu del pueblo madrileño, que la primera verbena urbicola que advenia con los primeros efluvios de Mayo y los brotes incipientes de las lilas, fuera la de San Antonio de la Florida. Y era esto tan de tradición, que en torno a ella se creó un rico florilegio de canciones y un copioso refranero que abarrotó el "folklore" local.

Pero eso fue hasta hace poco tiempo, unos cuatro o cinco lustros a lo sumo, cuando ya Antoñito Casero había perdido la gracia de la tercera juventud y la gracia de tu lira chispera, que era impotente para cantar la calesa mecánica H:P la linea insinuante y espigada de la chammberilera sin requilorios de Manila o de erespon.

Ahora, "la primera verbena que Dios envía...es la de la Princesa", y si todavía no tiene su tradición y su cancionero, no tardará en tenerlos, porque para que los conquistase, pese a su juventud un elemento inapropiable y sugerente con que penetrar en el alma y en las costumbres populares: "ser verbena"