Textos narrativos

La lectura de cuentos nos transporta a mundos nuevos
Stephen Swintek / GettyImages

Un texto narrativo cuenta una historia, verídica o ficticia, enmarcada en un determinado lapso de tiempo, así sean años, días o siglos. El género narrativo es muy amplio y cada autor utiliza el lenguaje a su manera para contar sus historias, dicho estilo es único e individual de cada autor y encuentra en el texto narrativo un campo fértil para desarrollarse. 

En general, el texto narrativo cuenta con una introducción, un desarrollo o nudo de la historia, y un desenlace.

Los textos narrativos extensos tienen, además de la estructura interna de la historia, una estructura externa que lo organiza en capítulos. Varía además el uso del tiempo y no todos los textos narrativos se cuentan de manea lineal. Muchos comienzan por la mitad, otros por el final, otros comienza por el pasado y se van al futuro; las opciones dependen de la intención del autor y del tipo de historia. 

A continuación aparecen fragmentos de obras que pertenecen a este estilo, algunas de autores emblemáticos de la lengua española. La finalidad es mostrar que no hay una sola manera de escribir un relato.

De "Don Quijote de la Mancha" por Miguel de Cervantes

"Don Quijote de la Mancha" es la novela más famosa escrita en lengua española. Traducida a miles de otros idiomas, narra las aventuras y desventuras de Don Quijote de la Mancha y su fiel compañero Sancho Panza, y en ella se encuentran ejemplos de una compleja estructura interna de narración:

  • "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino."

    Fábula “El caballo viejo”, de Esopo

    Uno de los grandes exponentes de la fábula, una breve narración que expone un dilema moral a través dándole a animales cualidades humanas, Esopo escribió más de 600 narraciones de este tipo de texto narrativo:

    • "Un caballo viejo fue vendido para darle vueltas a la piedra de un molino. Al verse atado a la piedra, exclamó sollozando: - ¡Después de las vueltas de las carreras, he aquí a que vueltas me he reducido! Moraleja: No presumáis de la fortaleza de la juventud. Para muchos, la vejez es un trabajo muy penoso."

    De "La sordica" por Emilia Pardo Bazán

    Nacida en 1851 en el seno de una pudiente familia, Emilia Pardo se ocupó de la  escritura y la crítica literaria como ninguna otra mujer de su época. Fue quien introdujo el naturalismo a España y una abanderada de los derechos de las mujeres y los conceptos del feminismo, muy adelante de su época: 

    • "Las cuatro de la tarde ya y aún no se ha levantado un soplo de brisa. El calor solar, que agrieta la tierra, derrite y liquida a los negruzcos segadores encorvados sobre el mar de oro de la mies sazonada. Uno sobre todo, Selmo, que por primera vez se dedica a tan ruda faena, siéntese desfallecer: el sudor se enfría en sus sienes y un vértigo paraliza su corazón. ¡Ay, si no fuese la vergüenza! ¡Qué dirán los compañeros si tira la hoz y se echa al surco! Ya se han reído de él a carcajadas porque se abalanzó al botijón vacío que los demás habían apurado... Maquinalmente, el brazo derecho de Anselmo baja y sube; reluce la hoz, aplomando mies, descubriendo la tierra negra y requemada, sobre la cual, al desaparecer el trigo que las amparaba, languidecen y se agostan aprisa las amapolas sangrientas y la manzanilla de acre perfume. La terca voluntad del segadorcillo mueve el brazo; pero un sufrimiento cada vez mayor hace doloroso el esfuerzo". 

      De "La Eneida" por Virgilio

      Esta epopeya, escrita por encargo del emperador Augusto, fue trabajo del poeta Virgilio. Este cuenta la historia de Eneas, un troyano que viaja a Italia y eventualmente se impone sobre los latinos y da origen a Roma. 

      • "Canto las armas y a ese hombre que de lastas de Troya/ llegó el primero a Italia prófugo por edo y a las playas/ lavinias, sacudido por mar y por tierra la violencia/ de los dioses a causa de la ira obstinada de lael Juno,/ tras mucho sufrir también en la guerra, hasta que fundó/ la ciudad y trajo sus dioses al Lacio; de ahí el pueblo latino/ y los padres albanos y de la alta Roma las murallas."

      De "El manuscrito de un loco" por Charles Dickens

      Considerado uno de los más grandes escritores de la época victoriana en Inglaterra, Dickens fue un aclamado periodista y novelista, famoso por sus relatos breves.

      Proclive al estilo de la novela picaresca, las obras de Dickens gozan de un lenguaje dinámico y sagaz: 

      • "Las noches aquí son largas algunas veces, muy largas; pero nada son en comparación con las inquietas noches y terribles ensueños de aquel tiempo. Su recuerdo me estremece. Grandes, sombríos fantasmas con maliciosos rostros se sentaban en los rincones de mi cuarto,y de noche se inclinaban sobre mi, incitándome á la locura. Me decían en voces atronadoras que el suelo de la antigua casa en que murió el padre de mi padre, estaba aun manchado de su sangre, derramada por su propia mano en el furor de su locura. Me cubría los oídos con las manos, pero me gritaban y me gritaban hasta que el cuarto se estremecía con sus acentos, y por todas partes oía que en la generación anterior á la suya la locura durmió, pero que su abuelo había vivido por años con sus manos entre grillos, para evitar que se hiciesen pedazos. Sabia que decían la verdad, lo sabia bien. Lo había descubierto años hacia, aunque me lo quisieron ocultar". 

      De "Galerna" por Joaquín Dicenta

      Famoso poeta, periodista y escritor español del siglo XIX, mucho del trabajo de Dicenta desapareció sin poder ser publicado. Ávido opositor del orden social preestablecido Dicenta expuso mucha oposición al sistema en su obra: 

      • "Así, esclavizando a la hermosura de su queredora todo el mujerío montañés, canta su cantar el boyero; y van los ecos del cantar extendiéndose por el espacio en himno de amor, que sube y se pierde hacia los orientes de la luz. ¡Amanecer tibio de Julio, el aire te embellece con el musicar de sus besos sobre las hierbas enjoyecidas por los brillantes del rocío; con su ir y venir sobre las aguas del Cantábrico, que se deshace contra el rocaje en caireles de espuma!... A tus resplandores va contorneándose el pueblecillo pescador".