Ejemplo de textos con signos de puntuacion

Fragmentos de obras literarias con ejemplos de los signos de puntuación

Uso de los signos de puntuación
Uso de los signos de puntuación. GettyImages

Los signos de puntuación constituyen un tema muy frecuente en la ortografía española. Existen algunas similitudes entre varios de ellos, que, fácilmente, se prestan a confusión al momento de saber cuál es la manera correcta de utilizarlos. 

Se trata de signos ortográficos que sirven para indicar una pausa. Los siguientes fragmentos corresponden a obras de conocidos escritores y en los cuales se muestra un variado uso de dichos signos.

Ejemplo de texto con uso  de la coma

Porque, eso sí, el monigote, alentado por la servidumbre de sus mayores, era un terrible anarquista, un demoledor de lo existente, que reía como un bandido cuando lograba ofender con el más atroz de los insultos a la justicia humana.

La caperuza. Vicente Blasco Ibañez 

Ejemplo de texto con uso del punto y coma

Así se hizo; aceptó complacidísimo el sabio médico; reinó la mayor cordialidad; se comió fuerte y se bebió seco, pese a la dieta y al régimen y a los alifafes de cada uno, y como el doctor aseguraba no haber medicamento más probado para el hígado que el buen humor, salieron a relucir jubilosos recuerdos de la mocedad e historietas picante.

Cenizas. Emilia Pardo Bazán

Ejemplo de texto con uso del paréntesis

 En el teatro y en la asamblea la admiración es rápida y barata, aunque ilusoria; los oyentes se sugestionan recíprocamente, suman su entusiasmo y tallan en ovaciones. Por eso cualquier histrión de tres al cuarto puede conocer el triunfo más cerca que Aristóteles o Spinoza; la intensidad, que es el (éxito, este en razón inversa de la duración, que es la gloria). Tales aspectos caricaturescos de la celebridad dependen de una aptitud secundaria del actor o de un estado accidental de la mentalidad colectiva. Amenguada la aptitud o transpuesta la circunstancia, vuelven ala sombra y asisten en vida a sus propios funerales.

Ejemplo de uso de los dos puntos

Pon en tu orden, muy alta tu mira, lo más alta que puedas, más alta aún donde tu vista no alcance, donde nuestras vidas paralelas van a encontrarse: apunta a lo inasequible. Piensa cuando escribas, ya que escribir es tu acción, en el público universal, no en el español tan sólo, y menos en el español de hoy. Si en aquél pensasen nuestros escritores, otros serían sus ímpetus, y por lo menos habrían de poner, hasta en cuanto al estilo, en lo íntimo de éste, en sus entrañas y redaños, en el ritmo del pensar, en lo traductible a cualquier humano lenguaje, el trabajo que hoy los más ponen en su cáscara y vestimenta, en lo que sólo al oído español halaga. Son escritores de cotarro, de los que aspiran a cabezas de ratón; la codicia de gloria ahoga en ellos a la ambición de ella; cavan en la tierra patria y en ella esconden su único talento. Pon tu mira muy alta, más alta aún, y sal de ahí, de esa Corte, cuanto antes. Si te dijesen que ese es tu centro, contéstales: ¡mi centro está en mí!

Adentro. Miguel de Unamuno

Ejemplo de texto con puntos suspensivos

-Evelina; ya sabes... que siempre he sido esclavo voluntario de tus caprichos... pero en esta ocasión... perdóname si no puedo complacerte. Primero me arrojaré de cabeza desde este globo, que descender a la tierra... a robarle la comida a cualquiera de mis víctimas. Asesino fui; pero no seré ladrón.

Cuento futuro. Leopoldo Alas

Ejemplo de texto con signos de interrogación

¿Estás tú alguna vez de noche en la iglesia?- le preguntó.
-Pocas veces, cuando hay alguna función al día siguiente y necesitamos arreglarla.

El monaguillo. Julia de Asensi