Ejemplo de parrafos narrativos en primera persona

Un libro interesante
Mykhailo Ridkous/Getty Images 

El párrafo narrativo se caracteriza por contar, por relatar una determinada historia. El narrador, cuando adopta la primera persona, significa que es protagonista directo de los acontecimientos que él mismo va relatando.

A continuación, se incluyen varios ejemplos de párrafos narrativos que están escritos en la primera persona.

Ejemplos de párrafos narrativo en un cuento

Cartas desde mi celda. Gustabo A. Becquer

Queridos amigos: Heme aquí trasportado de la noche á la mañana á mi escondido valle de Veruela; heme aquí instalado de nuevo en el oscuro rincón del cual salí por un momento para tener el gusto de estrecharos la mano una vez más, fumar un cigarro juntos, charlar un poco y recordar las agradables, aunque inquietas horas de mi antigua vida. Cuando se deja una ciudad por otra, particularmente hoy, que todos los grandes centros de población se parecen, apenas se percibe el aislamiento en que nos encontramos, antojándosenos, al ver la identidad de los edificios, los trajes y las costumbres, que al volver la primera esquina vamos á hallar la casa á que concurríamos, las personas que estimábamos, las gentes á quienes teníamos costumbre de ver y hallar de continuo

Por el arte. Emilia Pardo Bazán

Mientras residí en la corte desempeñando mi modesto empleo de doce mil en las oficinas de Hacienda, pocas noches recuerdo haber faltado al paraíso del teatro Real. La módica suma de una peseta cincuenta, sin contrapeso de gasto de guantes ni camisa planchada -porque en aquella penumbra discreta y bienhechora no se echan de ver ciertos detalles-, me proporcionaba horas tan dulces, que las cuento entre las mejores de mi vida. Durante el acto, inclinado sobre el antepecho o sobre el hombro del prójimo, con los ojos entornados, a fuer de dilettante cabal, me dejaba penetrar por el goce exquisito de la música, cuyas ondas me envolvían en una atmósfera encantada.

Ejemplo de párrafo narrativo en un ensayo

La voluntad del barroco. José Ortega y Gasset

Yo creo que esta transformación del gusto literario no sólo cronológicamente se relaciona con la curiosidad incipiente en las artes plásticas hacia el barroco. La admiración solía durante el pasado siglo detenerse en Miguel Angel como en el confín de un prado ameno y una feracísima selva. El barroco atemorizaba; era el reino de la confusión y del mal gusto. Por medio de un rodeo, la admiración evitaba la selva e iba a apearse de nuevo al otro extremo de ella, donde con Velazquez parecía volver la naturalidad al gobierno de las artes.

Ejemplo de párrafo narrativo en una crónica periodística

La primera verbena que Dios envía

Se ha inaugurado hoy la verbena de la Princesa, de la calle de la Princesa.

Era tradicional, y como cosa de tradición algo consubstancial con el espíritu del pueblo madrileño, que la primera verbena urbicola que advenia con los primeros efluvios de Mayo y los brotes incipientes de las lilas, fuera la de San Antonio de la Florida. Y era esto tan de tradición, que en torno a ella se creó un rico florilegio de canciones y un copioso refranero que abarrotó el "folklore" local.

Pero eso fue hasta hace poco tiempo, unos cuatro o cinco lustros a lo sumo, cuando ya Antoñito Casero había perdido la gracia de la tercera juventud y la gracia de tu lira chispera, que era impotente para cantar la calesa mecánica H:P la linea insinuante y espigada de la chammberilera sin requilorios de Manila o de erespon.