Efectos del ayuno

Una semana sin comida sólida

Los beneficios del ayuno son asombrosos. Inicia un mecanismo de sanación en el cuerpo, tan poderoso, que hay quienes aseguran que puede combatir padecimientos como artritis, migraña, alergias y hasta cáncer.

Llevándolo a cabo de manera adecuada, cualquiera puede percibir sus beneficios. Lo mejor es realizarlo durante una semana, pero no existe ninguna regla. Es bueno un ayuno de un día, y hay quienes se deciden a prolongarlo hasta por 40 días.

Sin embargo, en la medida en que aumentamos el tiempo de ayuno, debemos tomar ciertas precauciones, porque la falta de calorías y de nutrientes también pueden ser perjudiciales para el organismo, y en lugar de mejorar, nos arriesgamos a sufrir peligrosas consecuencias

Se recomienda que no intenten ayuno personas con diabetes, enfermedades de hígado o riñón, anemia, colitis, baja presión, enfermedades terminales, mujeres embarazadas o después de una operación, y siempre bajo supervisión médica. El ayuno no sustituye al tratamiento médico ni debe utilizarse para bajar de peso.

Con el fin de estar mejor preparados para la ardua tarea de ayunar, a continuación presentamos un calendario de los efectos y la forma en que corre una semana de ayuno.

01
de 07

Día Uno

Ayuno. Foto © José Eduardo Valadés

Más importante que el primer día de ayuno es el día anterior. 

Contrario a lo que podría esperarse, la cena debe ser ligera, basada en frutas frescas y semillas. Con ello, tu cuerpo empezará la desintoxicación con el pie derecho.

Un poco de fruta y linaza mejorarán la evacuación de tus últimos alimentos. El ayuno es más llevadero mientras más vacío esté tu intestino. 

El primer día del ayuno no debe causar mayores molestias. Es importante que mantengas una buena hidratación, con al menos seis vasos de agua durante el día. También puedes consumir tés relajantes, como manzanilla o salvia.

El ayuno terapéutico, a diferencia del religioso, es rico en nutrientes, pero estos se obtienen en estado líquido: en tés, caldos y jugos. 

Es improbable que sufras dolor de cabeza el primer día, en especial si consumes agua regularmente. 

También es posible acompañar el ayuno con suplementos alimenticios, en particular antioxidantes, vitaminas A, C y D.

Una excelente manera de mantener el equilibrio del cuerpo, es preparar un té con algas marinas, como la japonesa kombu, cuyo aporte de micronutrientes es extrarodinario.

También es importante ingerir diariamente vitaminas B y C, pues al ser solubles en agua no se almacenan en el cuerpo.

02
de 07

Día Dos

Para la tarde del segundo día empiezan a sentirse algunos síntomas del ayuno, como debilidad y cansancio. Suele creerse que estos síntomas son una consecuencia de la falta de nutrientes o de proteína, pero no es así. 

La desnutrición requiere más tiempo para causar sus estragos en el cuerpo, y puede ocurrir aun comiendo sólidos. Lo que ocurre es que la disolución de grasas, de donde el cuerpo empieza a obtener energía, ha empezado a liberar toxinas en el cuerpo, que viajan por nuestro sistema circulatorio. 

La mejor manera de aliviar los síntomas es apurando la desintoxicación: apurando el funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Una cucharada de psyllium disuelto en un vaso de agua dos veces al día ayudará a limpiar el cuerpo.

Síntomas comunes el segundo día de ayuno incluyen dolor muscular, dolor de cabeza, fatiga e irritabilidad. Puedes contrarrestar éstos con algún té relajante, un baño de sales, una buena siesta o un paseo por un área alejada de la contaminación, como una playa, o la vera de un río.

Caminar activará tu sistema linfático y recibir el sol permitirá a tu piel fabricar vitamina D. Además, mejorará tu circulación y el trabajo de tus intestinos, que siguen eliminando toxinas del cuerpo.

03
de 07

Día Tres

Este día suele ser el lugar en el que las personas sucumben al apetito. El cuerpo, adicto a sustancias como azúcar, carnes, cigarro, alcohol y varias más, exige alimentos de distintas formas: aumentan los malestares y el hipotálamo nos llena de pensamientos sombríos. 

Las ideas de dejar el ayuno y la repentina obsesión por pensar en comida son, de hecho, producto de las reacciones químicas en tu cuerpo. 

Estás lidiando con el clímax de toxinas acumuladas por años y generando mejoras en tu salud a largo plazo. El mal momento, que es peor en la medida en que hayas tenido malos hábitos alimenticios en el pasado, rara vez durará más de 24 horas. 

Puedes ayudarte con un paseo. Ve a un lugar tranquilo, donde puedas descansar y estar lejos de la tentación de la comida. Una buena alternativa es acudir a un spa, donde el tratamiento ayudará al cuerpo a deshacerse de las toxinas y a sentirse mejor. Evita tratamientos de hidroterapia con agua clorada.

Un drenaje linfático hará la desintoxicación del ayuno mucho más efectiva. Advierte a tu terapeuta que estás ayunando, y asegúrate de estar en las manos adecuadas. 

04
de 07

Día Cuatro

abdomen, sin comida
Ayuno. Foto © [D Sharon Pruitt / Flickr]

El cuarto día suele ser el más difícil, en el que ocurre la crisis de salud. A los síntomas de malestar se agrega un mal olor, un sudor espeso y una sensación incómoda en la lengua. El cuerpo se encuentra en un alto nivel de acidez y debes hacer todo lo posible por ayudarlo y mantenerte relajada.

Estos síntomas, aunque son molestos, son el buen signo de que la desintoxicación está ocurriendo. Sigue las mismas recomendaciones de los días anteriores: suplementos, caminar, baños con sal, tratamientos alternativos. Procura mantener hábitos de higiene y utiliza métodos naturales para lidiar con el mal olor corporal.

Hacia el final del día, el malestar debe empezar a ceder.

05
de 07

Día Cinco

La mayoría de las personas perciben notoriamente una mejoría en este día, y aún más durante la tarde. 

Continúan algunos malestares y síntomas, pues las toxinas que estaban en los tejidos más inaccesibles del cuerpo ya iniciaron su ruta hacia afuera del cuerpo.

Para la noche del quinto día, se percibe ligereza y flexibilidad, y el nacimiento de una poderosa energía interna, antes aletargada por los problemas de salud.

Si se sufren padecimientos como artritis, sinusitis, depresión, ansiedad o gastritis, los síntomas empezarán a replegarse y se notará una mejoría. Hay quienes aseveran que se pueden eliminar decenas de padecimientos crónicos simplemente ayunando.

Es importante repetir que este estado sólo se logra si el ayuno se llevó a cabo apropiadamente. Se deben evitar los estímulos nocivos externos, el estrés, la radiación, y por otro lado debe mantenerse el cuerpo bien nutrido e hidratado. De lo contrario, muchas condiciones pueden empeorar, lejos de resolverse.

Si se sufre de estreñimiento durante el ayuno, es importante ingerir suplementos con fibra o algún laxante natural. Todavía el quinto día se expulsa materia fecal que llevaba meses o incluso años acumulada al interior de los intestinos.

06
de 07

Día Seis

Los síntomas negativos deben desaparecer para el sexto día. Se percibe una energía sin precedentes, y también una descarga emocional intensa. El estado de ánimo va mejorando notablemente y las afecciones de salud son casi imperceptibles.

Para el sexto día, es sorprendente que no se padezca ni hambre ni antojos. No debe de confundirse el buen ánimo con una salud infalible. El cuerpo es ahora más sensible a las toxinas externas, y volver al estrés de la vida cotidiana puede dañarlo. Es importante mantenerse alejado de viejos hábitos y antojos dañinos, y seguir un programa de “reintoxicación”.

Este día es ideal para planear los alimentos con los que se romperá la dieta. Deben ser ligeros, idealmente vegetarianos y moderados. 

07
de 07

Día Siete

respirar. Foto © [Michael Hitoshi / Getty Images]

A partir de este día el ayuno ha cumplido su objetivo, a menos que se lidie con una enfermedad grave y entonces el tratamiento requiera más días. Existen poderosos programas de ayuno de hasta por cuarenta días, donde la alimentación se limita a una variedad de fruta o a menos que eso.

Hay que preparar el cuerpo para el reingreso a la vida cotidiana. Es importante ingerir lactobacilos en yogurt o productos fermentados, que permitan repoblar los intestinos, pues mucha de la bacteria fue eliminada.

También es importante mantener una dieta vegetariana o macrobiótica los siguientes días, para poder lidiar con los alimentos procesados, las carnes, lácteos y otros que resultan difíciles de digerir para el cuerpo.

Si se ayuna para tratar una alergia, prueba reincorporar los alimentos que causan alergia después de una semana y gradualmente. Prueba introducir el alimento en versión orgánica, pues en ocasiones no se es alérgico al alimento, sino a los agroquímicos que utilizan para cultivarlo.

Si la alergia que se sufre es grave y causa, por ejemplo, un choque anafiláctico, lo mejor es evitar ese alimento a toda costa y replantear la dieta para no sufrir problemas de salud.

Procura que los alimentos que consumas a continuación sean de la mejor calidad. Lleva al mínimo tu consumo de aditivos, pues muchos de ellos dañan seriamente tu salud, y trata de evitar los vegetales cultivados con pesticidas.

Después del ayuno

Idealmente, no querrás volver a tu "dieta normal" después del ayuno. En especial si los días de crisis fueron especialmente intensos. Deberás mejorar tu ingesta de verduras y fibra, y puedes repetir la terapia de ayuno una vez al año, o un día cada dos semanas. De esta manera, mantendrás tu cuerpo limpio y sano. De hacerlo así, la experiencia del ayuno no será incómoda siquiera, y será muy fácil de llevar a cabo, siempre produciendo la sensación de bienestar emocional y mucha energía. Después de un periodo de ayuno, es un buen momento para iniciar terapias como la orinoterapia o la terapia de colon. Ambas ayudan a mantener la salud y son mucho más agradables en un cuerpo desintoxicado.