Edmund Husserl

La vida del creador de la fenomenología contemporánea

Husserl.jpg
Edmund Husserl. Creative Commons Attribution 3.0 and GNU Free Documentation License

Edmund Husserl nace en Prossnitz, en Moravia, en 1859, y fallece en Friburgo de Brisgovia en 1938. En la Universidad de Leipzig cursa estudios de matemáticas, física, astronomía y filosofía. Inclinándose entonces por las matemáticas prepara en esta materia su doctorado.

Para proseguir sus investigaciones matemáticas marcha a la Universidad de Viena. Es allí donde conoce al filósofo Franz Brentano, que le impacta al punto de asistir a sus clases de filosofía entre 1884 y 1886.

Tras la conclusión de su tesis doctoral en 1887, titulada El concepto de los números, Brentano le orienta hacia la filosofía y le anima a poner en marcha sus ideas sobre la fenomenología. Que constituirán el núcleo de la obra de Husserl y tendrán un impacto renovador en la filosofía contemporánea.

Carrera universitaria e investigaciones

Husserl es contratado como profesor por la Universidad de Halle en 1887, donde imparte clases hasta 1901. Entre 1901 y 1916 pasa a la Universidad de Göttinga y, finalmente, en 1916, es nombrado profesor titular en la Universidad de Friburgo de Brisgovia donde ejercerá su docencia hasta su jubilación en 1928.

Es en Friburgo donde conoce a Martin Heidegger con el cual establece una profunda amistad y una notable relación intelectual que influirá en el desarrollo de la última fase de su fenomenología, en lo que concierne a sus análisis históricos sobre la crisis de la sociedad europea.



Este último tema representará la aplicación práctica de lo que habían sido sus aportes teóricos y sus especulaciones filosóficas previas.

Forma una doctrina del ego puro o egología trascendental que aparece en sus obras Lógica formal y trascendental, publicada en 1929, y en Meditaciones cartesianas, publicada en 1921.



El llevar a la práctica su teoría se plasmará en su obra La crisis de las ciencias europeas y la fenomenología trascendental, publicada parcialmente en vida en 1936. Con ella la fenomenología entra en la reflexión sobre la historia real.

El pensamiento de Husserl

Si bien es difícil dividir o articular la obra de Husserl se puede entender como valido el esquema que de ésta da uno de sus principales discípulos, Eugen Fink, y que presenta el pensamiento de Husserl en tres períodos.

El primero de estos períodos sería el de Halle, que duraría entre 1887 y 1901 y culminará en las Investigaciones lógicas. El segundo es el de Göttinga, entre 1901 y 1916, y cuyo máximo exponente son las Ideas. El tercero y último es el de Friburgo, entre 1916 y 1928, siendo la obra que lo define la Lógica formal y trascendental.

Otro discípulo de Husserl, Herbert Spiegelberg, propone organizar el pensamiento del filósofo en otros tres períodos: el "período pre-fenomenológico", que se extendería hasta 1901 y cuyas ideas se expondrían en  el primer volumen de las Investigaciones lógicas. El "período fenomenológico", que duraría hasta 1906, en principio sus ideas serían epistemológicas, y aparecerían en el segundo volumen de las Investigaciones lógicas.

El tercer y último período es el de "la fenomenología pura", que se forma alrededor de1906, y que lleva un nuevo trascendentalismo y a lo que puede definirse como un "idealismo fenomenológico".

Ambas clasificaciones tienen su validez, Ferrater Mora considera la de Fink como la más adecuada aunque indica que la de Spiegelberg también enlaza bastante bien con algunas de las transiciones en el pensamiento de Husserl., especialmente en la evolución sin ruptura de sus ideas producida entre 1906 y 1907.

Algunos filósofos son imprescindibles para entender la obra de Husserl. Así resultan determinantes autores del pasado como Platón, Descartes o Kant. Sobre todo este último será esencial en el desarrollo del segundo y tercer período de Husserl, donde irá presentando un creciente interés hacia temas y conceptos kantianos como la crítica de la razón como filosofía trascendental.



El desarrollo de la fenomenología

El comienzo de la fenomenología se sitúa en el contexto del ambiente positvista de finales del sigko XIX. Se origina a partir de reflexiones sobre la aritmética y la lógica, que llevan a Husserl a rechazar, por lado, soluciones de tipo psicologista, que reducían los principios de la lógica a procesos puramente mecánicos y cerebrales y, por otro lado, estudiar lo que hace posible que el contenido lógico sea actualizado como contenido psicológico sin perder su independencia de lo psicológico.

En un primer momento Husserl establece una fenomenología de carácter descriptivo, que se encarga de la descripción de las vivencias o actos que constituyen los procesos del conocimiento.

La idea de lo descriptivo enlaza con algo que Husserl no abandona jamás a lo largo de toda su obra y que puede definirse en la idea de “decir lo que se ve”. Este proceso lo explica Ferrater Mora en su Diccionario de Filosofía de la siguiente manera: “Husserl (…) consideraba que pensar filosóficamente equivalía a describir pulcramente "lo que veía". Justamente, la inclusión, en la descripción de "lo que se ve", de los esfuerzos intelectuales llevados a cabo para "verlo", es uno de los motivos que explican el carácter a la vez "fluyente" y "sinuoso" del pensamiento de Husserl. En todo caso, su aspiración desde casi los comienzos consistió en "ver", y "ver" significaba "ver radicalmente".

Posteriormente la fenomenología va dando el paso de lo descriptivo hacia la elaboración de los problemas y temas que tratará una fenomenología trascendental.

La primera obra que contempla ya este tipo de análisis es la Idea de la fenomenología, que aparece en 1907. Esta parte de su trabajo culmina con la publicación en 1913 del primer volumen de Ideas para una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica.

El trabajo de Husserl se completa al aplicar su metodología en la reflexión histórica acerca de la evolución de la sociedad europea en La crisis de las ciencias europeas y la fenomenología trascendental.