Dr. Paul Pearsall: Descifrando el código del corazón

Gráfica de un corazón humano
El corazón no sólo siente, también puede pensar y comunicarse. Pero, ¿cómo?. SEBASTIAN KAULITZKI/ Getty Images

¿Puede el corazón pensar? ¿Comunicarse? ¿Qué es el código del corazón y cómo podemos seguirlo?

Hace unos años asistí al Psychotherapist Networker Symposium en Washington DC, organizado por Richard Simon. En esta convención se reúnen cada año alrededor de 3.500 profesionales de todo el país para atender 175 talleres diferentes. Entre los ponentes se podían ver temas como poesía, meditación, tango y amor a los temas de salud física y mental.

Una de las presentaciones a las que quería asistir sin falta fue a la de "La Psicología de la Vida: Tocando la sabiduría y la creatividad del corazón" de el Dr. Paul Pearsall. En su libro El Código del Corazón, él ya había hablado sobre el nuevo campo de la cardiología contextual.

Creemos que el corazón es el que ama y siente. Paul Pearsall y sus colegas investigadores fueron más allá y descubrieron que el corazón también piensa, recuerda, se comunica con otros corazones, ayuda a regular la inmunidad y almacena información que envía constantemente a través de nuestro cuerpo mediante ondas.

En otras palabras, los investigadores encontraron que el amor lleva a la salud física y mental.

Un bailarín menos

Fue sólo cuando entré en la habitación que me di cuenta que la sesión de 90 minutos iba a ser una presentación de vídeo. Un poco decepcionante, me esperaba un evento emocionante. Pero una vez que el Dr. Paul Pearsall apareció en pantalla, nos sorprendió con imágenes impresionantes y música de su natal Hawaii, para luego invitarnos a descansar mientras compartía con nosotros la sabiduría de las islas y de sus habitantes.

No sabía en ese momento que Dr. Pearsall había muerto de cáncer dos años antes y que estaban volviendo a pasar una conferencia grabada que había ofrecido poco antes de su fallecimiento.

Todavía recuerdo esa presentación, es como si él hubiera estado allí en persona. Así de fuerte era su presencia. Sonreía, bailaba y bromeaba, hablaba de leyendas, de la bondad y de historias de amor de su amado Hawaii, también explicó el significado del Aloha.

"Alo es compartir, Ha es el aliento, compartir el aliento secreto de la vida", dijo. Incluso desde la pantalla inerte, el corazón del Dr. Paul Pearsall logró conectar con el corazón de todas las personas en el público.

"Tan sagrado es el concepto de Aloha en Hawai", dijo el Dr. Pearsall, "que cuando una persona en la familia muere, los familiares se reúne alrededor de la cama del fallecido y acercamos nuestras narices -uno a la vez - y respiramos junto a esa persona los últimos suspiros, símbolo de una conexión. La creencia es que la única diferencia entre una boda y un funeral hawaiano es que hay una bailarín menos ".

Paul Pearsall: Cuando el corazón piensa y se comunica

Como psicólogo, el Dr. Paul Pearsall fue miembro del equipo que estudiaba el trasplante cardíaco en la Escuela de Medicina de la Universidad de Arizona.

Recibió varios premios por su trabajo en Cardiología contextual "que se centra en la relación entre el cerebro, el corazón y el sistema inmunológico."

La investigación innovadora del Dr, Pearsall se enfocaba en los pacientes de transplante de corazón, lo que llevó a la creación del programa Corazón-Mente de la Clínica de Cleveland.

Durante la presentación en Washington DC, el Dr. Pearsall hizo referencia a la neurobiología interpersonal de Daniel Siegel, la cual indica que el cerebro reacciona y se desarrolla en respuesta a un flujo de información y energía.

"El corazón se desarrolla en respuesta a si mismo...", dijo Pearsall, enfatizando nuestra interconexión.

Más allá de ser una bomba el corazón tiene un sinfonía celular que todos podríamos escuchar con mucha claridad si estuviéramos en sintonía con nosotros mismos.

El Dr. Paul Pearsall también compartió historias extraordinarias de los pacientes de trasplante que tienen recuerdos que pertenecen a los donantes. Una de estas historia era la de una madre que fue a visitar a un joven que recibió el corazón de su hijo. Al poner el oído en su corazón, el paciente le susurró: "¿Cómo está Diggie?" Pero, ¿cómo hizo este niño para averiguar el nombre del perro del hijo de la mujer?

El código del corazón del Dr. Paul Pearsall

La mayor parte de la presentación del Dr. Paul Pearsall se centró en las diferencias entre el Código del Corazón y el Código de la Mente.

El cerebro es impaciente, egoísta, desagradable, arrogante y cruel, explicó el Dr. Pearsall. Por lo tanto, el cerebro mata el corazón.

Por otro lado, el corazón muestra paciencia, unidad armoniosa, amenidad agradable, humilde modestia y tierna bondad.

"Si pudiéramos desbloquear el código del corazón y vivir según éste" dijo el Dr. Pearsall, podríamos descubrir nuevas formas de entender esas curaciones misteriosas, podríamos aumentar nuestra conciencia e incluso crear una forma de vida en torno a la alegría y la salud.

Después de darnos un poco de alimento para el pensamiento y de hacernos reír desde el núcleo de la salud de nuestro corazón, el Dr. Pearsall hizo que todos nosotros, trabajadores de la mente, nos pararamos y nos balancearamos al ritmo de la música hawaiana, honrando y dando gracias a nuestros antepasados, mientras que simbólicamente purgabamos la negatividad y restableciamos la luz resplandeciente con la que nacimos, un requisito para poder vivir felices.

Hace poco me di cuenta de que este notable psicólogo hablaba cuatro idiomas y es autor de más de 18 libros.

Dr. Paul Pearsall fue uno de los oradores más solicitados en el mundo, dando más de 6.000 conferencias magistrales, las cuales incluyen algunas a importante multinacionales, asociaciones profesionales, a los 50 gobernadores de los Estados Unidos y el Ejército de EE.UU..