Dormir con tu mascota

¿Hay espacio para él?
Foto: Robert Daly/Caiaimage/Getty Images

Son muchos los dueños que optan por compartir el lecho con su amada mascota. Mi propia experiencia me ha dado a entender que el lugar de un perro o de un gato no es en la cama de un ser humano. Las costumbres de una mascota sencillamente son distintas a las de una persona. Lo mejor es que tu perro, por ejemplo, se acostumbre a dormir solo, a tener su propio espacio, cama y jaula en una habitación aparte.

Pero también es normal que quieras pasar todo el tiempo posible con tu mascota. Al dormir junto a ella, le permites que entre a tu mundo y espacio, que comparta el sitio más privado de tu hogar: tu cama. Es una manera de fortalecer el vínculo humano-animal. Pero no todos los dueños o mascotas están hechos para compartir el lecho. Decide por ti mismo.

¿Por qué quieres que tu mascota duerma contigo?
• Por compañía. Si es porque duermes solo piensa qué sucedería si tu situación actual cambia en el futuro. Por ejemplo, ¿te piensas casar o tener un hijo? No obstante, es cierto que una mascota puede aliviar sentimientos de soledad, ansiedad y miedo.
• Piensas que tu perro o gato sufre sin ti. La solución no reside en simplemente dejar que duerma a tu lado. Si tu perro o gato sufre de ansiedad por separación y lo dejas dormir en tu cama, el día que no se lo permitas, podría llorar y comportarse de manera un tanto destructiva.

Tienes que ayudarlo a solucionar este problema. Necesitará ayuda profesional si no puedes solo.
• Duermes más a gusto con tu mascota. Ya lo sé. Se siente más calentito en el invierno y tienes algo vivo que abrazar. Es normal que te sientas así.
• Tu perro parece a gusto en tu cama. Un día se metió en tu cama y nadie lo pudo bajar.

Tienes que aprender a decirle no a tu mascota. Recuerda que los perros son animales de manada. Dependiendo del perro y de la forma como lo has educado, al permitirle dormir en tu cama no queda claro quién es el líder de la manada si tú o él.

Señales de que tu mascota no debería dormir en tu cama
• No ha sido entrenada para ir al baño. Si es así, tu perro se podría levantar a media noche porque quiere ir al baño o, peor aún, podría tener un accidente en la cama. Con el gato, siempre es mejor que tenga acceso a su cajita y que la sepa usar, claro.
• Ronca, saliva, ladra, hace sonidos extraños. Estas malas costumbres son increíblemente desagradables y te podrían robar el sueño. Pon atención especial a razas de perros de cara chata, como el shih tzu o el bulldog inglés. Roncan bastante.
• Suelta mucho pelo. A menos que tengas un perro o gato sin pelo, prepárate para quitar esos pelos de las sábanas y almohadas.
• Es hiperactiva. Si tu mascota es inquieta, se mueve demasiado o se despierta todo el tiempo, te dificultará el sueño.
• Sufre de ansiedad. A los perros y gatos ansiosos, especialmente los que sufren de ansiedad por separación, se les debe enseñar que no sucede absolutamente nada si no están contigo todo el tiempo.


• Es territorial. Si para tu mascota todo es suyo (incluso tú), lo último que debes hacer es darle más espacio y mucho menos tu cama. Al colocar al animal en un sitio físicamente más alto o a tu nivel, lo recompensas y le otorgas un mejor puesto en la manada, cuando en verdad deberías de modificar sus problemas territoriales. Además, a los gatos les gusta mostrar su amor y marcar su territorio a través de rasguños y marcaje con orina. Tu cama puede resultar un sitio ideal para ellos.
• Es agresiva. A los perros y gatos agresivos hay que socializarlos y educarlos. No se les puede mimar excesivamente ni premiárseles por portarse mal.

Señales de que te iría mejor durmiendo solo
• Tu cama no admite invitados. Tu comodidad es lo primordial. Tal vez quepa tu yorkie (¡cuidado con él!). Pero, ¿tienes espacio para tu labrador o tu schnauzer gigante?

Si tu cama es solo para una persona es posible que no haya lugar para tu mascota.
• Utilizas tapones para los oídos. Cualquier sonido te roba el sueño y es la única manera de que te quedes dormido.
• Necesitas un antifaz para dormir. Te molesta mucho la luz durante la noche. Tan pronto sale el sol te despiertas.
• Te mueves de todas las formas posibles durante la noche. Podría hacerle daño a tu mascota, especialmente si es pequeña.
• Sufres de algún trastorno del sueño. Si tienes insomnio, narcolepsia, apnea del sueño u otro problema una mascota podría implicar más complicaciones. Te recomiendo que consultes al veterinario y a tu médico antes de dejar que tu mascota duerma en tu cama.
• Eres sensible ante las distracciones nocturnas. Si te despiertas tan pronto escuchas la bocina de algún automóvil o los pasos de alguien que se levanta en la mañana en casa, tu perro también te podría molestar.

Si optas por dormir junto a tu mascota
Soy de la opinión que mejor sola (o solo) que mal acompañada. Aunque tu perro es el mejor amigo del hombre (y de la mujer), cuando se trata de la cama de su dueño, a este le suele ir mejor sin el can. Hay excepciones. Existen perros que no sueltan mucho pelo, que no roncan y duermen 10 horas sin molestar a nadie. Es cierto que un gato también es más independiente y callado. La decisión no es más que tuya. Sin embargo, han habido casos de macotas que de una forma u otra han resultado perjudicial en la salud de su dueño, por lo que lo primero es que tu macota esté en buen estado de salud si quieres que te acompañe en el lecho. Tú también.