Distintos tipos de mujeres y cómo acariciarlas según el Ananga Ranga

El Ananga Ranga te enseña cómo acariciar eróticamente distintos tipos de mujeres

Distintas mujeres Ananga Ranga
Hay tres tipos de mujeres según el Ananga Ranga, pero una misma mujer puede tener una mezcla de las tres. ©Lumina Images/Blend Images/Getty Images

En el Ananga Ranga se describen tres tipos de mujeres de acuerdo a su constitución física, su temperamento, la intensidad de su deseo sexual y el tamaño de sus genitales. También se explica allí que tiende a existir mayor grado de compatibilidad sexual entre hombres y mujeres, según posean una constitución más o menos similar.

El Ananga Ranga aclara que es posible encontrar características de dos o tres tipos en una misma mujer.

Estas tipologías no son puras y son sólo un punto de referencia para comprender mejor sus cualidades físicas, así como su manera de ser y sus preferencias en la intimidad sexual.

A continuación se detallan las características generales de cada tipo de mujer y cómo les agrada ser acariciadas:

1. Mujer ciervo (Harini)

Su cuerpo es delicado y tiene el aspecto de una niña suave y tierna. Su cabeza es pequeña y bien proporcionada, sus senos son firmes al igual que su estómago. Sus muslos, monte de Venus y caderas son carnosos, y la contextura bajo éstas es sólida. Tiene hombros redondeados y su cabello es grueso y ondulado. Los ojos suelen ser negros como la flor de loto oscura y las fosas nasales son finas.

Este tipo de mujer come moderadamente, sin embargo, siente intenso deseo por los placeres del amor. Es afectuosa pero celosa y su mente es muy activa. Su vagina tiene una profundidad de seis dedos y sus secreciones vaginales tienen el agradable aroma de la flor de loto.

La mujer Harini prefiere los besos, caricias y mordiscos suaves. Los movimientos de penetración deben ser acariciantes, suaves y seductores. Los senos deben ser sostenidos entre las manos con cierta ternura y las caricias en los pezones pueden incluir suaves tirones o frotarlos con gentileza entre los dedos.

2. Mujer yegua (Ashvini)

El cuerpo de este tipo de mujer también es delicado aunque sus brazos pueden ser gruesos. Sus senos y caderas son amplios y carnosos. La zona umbilical está algo levantada aunque su abdomen es plano. Sus manos y pies son rojos como flores y bien proporcionados. El cabello es liso y la frente poco pronunciada. Su garganta, ojos y boca son amplios y sus ojos como el loto oscuro.

Camina con gracia y le gusta dormir y la buena vida. Puede dejarse llevar por la ira y es versátil. Suele ser afectuosa con su pareja. Por lo general, no le es muy fácil llegar al orgasmo. Su vagina tiene una profundidad de nueve dedos y sus secreciones vaginales son perfumadas como el loto.

Las caricias, besos y abrazos para la mujer Ashvini deben ser firmes pero no bruscas. También recibe de buena manera unos apasionados arañazos en las distintas zonas erógenas. Los movimientos de penetración más deseados por esta mujer son los variados, en dirección, fuerza y profundidad. Los senos y pezones pueden ser presionados, halados y tratados con algo de fuerza, aunque también disfruta de las caricias más suaves y envolventes.

3. Mujer elefante (Karini)

Esta mujer tiene una contextura fuerte y robusta.

Posee grandes senos y su nariz, orejas y garganta son largas y anchas. Sus mejillas y labios son abultadas. Los ojos tienen una expresión de fiereza. Su cara es ancha y su cabello grueso. Los pies, manos y brazos son cortos y gruesos. Sus dientes son largos y afilados. Su voz es áspera y tiene tendencia a comer en exceso.

Libre de timidez, tiene un elevado deseo sexual que no es satisfecho con mucha facilidad. Su vagina tiene una profundidad de 12 dedos y sus secreciones vaginales son muy abundantes.

Las caricias y los movimientos de penetración para la mujer Karini deben ser fuertes, así como los abrazos y los besos. Se le puede halar, arañar y pellizcar los senos y pezones. Todo su cuerpo se puede acariciar con intensidad porque ello le hará experimentar mucho placer.

Fuentes:

Malla, Kalyana. The Ananga Ranga. Editado por Richard Francis Burton (1885).