Disfraces fáciles con foam: Disfraz de arbol

01
de 05

Un árbol encantador

disfraz de árbol.JPG
El disfraz de árbol se puede complementar con una corona de hojas hecha con limpiapipas. Foto©Marian Álvarez

Uno de los temas favoritos de las escuelas a la hora de plantear un tema de carnaval común es el medio ambiente, y todo lo que puede apoyar su conservación. Los niños, por su parte, pueden preferir disfrazarse de superhéroes, princesas y otros temas que les apasionan más. ¿Cómo podemos hacerles disfraces divertidos sobre temas que nos les interesan tanto?

Es fácil. El foam, como tela ideal para realizar disfraces con cuerpo o tridimensionales, nos facilita la posibilidad de hacer trajes como este de árbol, en tan solo una tarde de manera fácil y sencilla. Además, el arbolito es encantador y seguro que entusiasmará a tus hijos tanto como cualquier otro disfraz.

Materiales:

-Necesitamos tela de foam en color marrón oscuro. Debe medir la largura que queremos darle al disfraz por el contorno del niño, más unos cm para costuras y ajustes.

-Equipo de costura, incluyendo hilo marrón y verde, y papel para sacar patrones.

-Goma eva de dos tonos de verde, u hojas pre cortadas y autoadhesivas de goma eva, de venta en tiendas de manualidades. Se pueden incorporar flores, insectos o animalitos que den “vida” y color al árbol.

-Limpiapipas en tonos marrones, para recrear ramas.

-Pintura acrílica de un tono marrón más claro y un pincel plano y recto.

02
de 05

Hacemos el patrón con una sudadera

Para conseguir el patrón o molde para hacer un disfraz cilíndrico como nuestro arbolito, con una sudadera del niño tendremos todas las referencias que necesitamos.

Esta técnica casera sirve para realizar otros disfraces, como de helado tipo cucurucho, de zanahoria y otras hortalizas o frutas, de cualquier tipo de lata, bote, botella y muchas ideas más. Colocamos la prenda del niño sobre un papel para patrones, hasta dibujar todas las referencias necesarias.

Con la sudadera doblada por el centro, marcamos el cuello delantero, desde el centro a los extremos, la situación y el contorno de las sisas. También doblada por el trasero, la utilizamos para marcar el escote de la espalda. 

Como se trata de un árbol, dejamos unos 3 cm más en el contorno superior, respetando los escotes, para darle volumen. Prevemos una apertura en los laterales para que el niño pueda caminar con comodidad, y sacamos el patrón de las mangas de la misma forma que el cuerpo.

03
de 05

Trasladamos a la tela el patrón

Patrón disfraz de árbol.JPG
Trasladamos el patrón a la tela de foam. Foto©Marian Álvarez

Trabajaremos sobre el revés de un rectángulo de tela de foam de color marrón. Esta medirá el largo que queremos darle al disfraz (mejor por debajo de las rodillas, para que el niño pueda andar bien), y el ancho del contorno total del niño, algo aumentado para que el disfraz le quede holgado.

Con las mangas también dejaremos margen para que sean más anchas en la muñeca, ya que van a simular que son ramas del árbol. Marcamos con un rotulador todos los dibujos que hemos marcado en los patrones o moldes.

También cortamos dos tiras de 10 cm por 4 cm, que serán los tirantes de los hombros. Estas tiras irán cosidas a 4 cm de la parte superior de la tela, para que el tronco sobresalga por encima del hombro del niño.

04
de 05

Cosemos y colocamos velcro

disfraz-arbol-4.jpg
Unimos las costuras, armamos el traje y pulimos aperturas. Foto©Marian Álvarez

Hilvanamos y cosemos la costura central de la espalda, pero la dejamos abierta unos 15 cm hasta el cuello. Para cerrar y abrir esta apertura, colocamos un velcro, también cosido.

Pulimos los escotes realizando una jareta con el margen que hemos dejado, doblado hacia el revés, pero haciendo unos pequeños cortes para poder seguir la forma redondeada.

También cosemos las costuras de las mangas y cortamos el final de las mismas, dejando tiras que simulan divertidas ramas.

Damos la vuelta al tronco y colocamos las mangas en su emplazamiento, derecho contra derecho. Hilvanamos y luego cosemos, pero solo la mitad superior de la unión de las mangas. Así, la parte de la sisa queda abierta, y resultará más cómodo para el niño mover los brazos. 

Los bordes no cosidos se pueden pulir con un dobladillo, con una costura en zig-zag, o dejar sin pulir, porque el foam no se deshilacha.

05
de 05

Pintamos y decoramos con hojas de goma eva

Pintar disfraz de árbol.JPG
Pintamos y adornamos el disfraz. Foto©Marian Álvarez

Tras la costura, nos divertiremos pintando el árbol con los característicos nudos de la madera y las rayas  que simularán la corteza. Con pintura acrílica de un tono marrón más claro, la cargamos en un pincel plano y seco, y dibujamos los nudos y las rayas irregulares, tal y como se ve en la fotografía. Lo hacemos en el tronco y en las mangas.

Cosemos tantos limpiapipas como queramos (pensando en que no estorben al niño) por la mitad de su medida en puntos estratégicos del disfraz; los hombros, a la altura del pecho… donde queramos.

Las hojas, de dos verdes diferentes, la cosemos con cuidado en los puntos de los limpiapipas que nos interesen. Si son  autoadhesivas, será mucho más fácil sujetarlas, pero es recomendable darles unas puntadas y fijarlas a los limpiapipas o al traje, según proceda.

Nuestra imaginación nos indicará dónde poner unas flores (en las base del disfraz quedarán bien), algún insecto o, incluso, un animalito de peluche, realizado con goma eva o con  fieltro, a escala.

El escote es el lugar perfecto para decorar la prenda con muchas hojas y todas las ramitas que nos parezcan adecuadas.