Discutir o no discutir delante de los niños: He ahí la cuestión

padres-discutiendo.jpg
© Aldo Murillo

En muchas ocasiones las parejas se plantean cómo actuar cuando discuten y sus hijos están presentes. Es importante que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo en cómo actuar o en qué punto deberían oir un pitido en sus cabezas que los parara a tiempo y los hicera cambiar de escenario o dejarlo para más tarde

Veamos, qué VENTAJAS tiene cada una de las opciones:

No discultir delante de ellos:

  • Retrasamos en lo posible que los pequeños se vean afectados por la violencia verbal con la que a veces se viven estas peleas, evitándoles hoy vivir situaciones excesivamente tensas. Los gritos, las miradas que matan, no hacen sino asustarles.
  • Se sentirán más seguros respecto a la relación de sus padres: ya que ver una mala relación entre ellos puede hacerles pensar en una separación debido especialmente a la cantidad de divorcios que hay hoy en día.
  • No tomarán posiciones junto a uno u otro progenitor: evitaremos que sientan que tienen que apoyar a unos de los dos, al que vean más débil o con el que sientieran más afinidad en esos momentos.

Discutir con los niños delante:

  • Van aprendiendo cómo son de verdad las relaciones. Si en la vida de fuera de casa las discusiones son parte de ella, no tiene sentido hacerles creer que su casa es un remanso de paz permanente y que los adultos siempre están de acuerdo.
  • En la vida hay gritos, silencios y conversaciones. Un mundo en el que nunca se levanta la voz, no es un mundo real o al menos no es el habitual.
  • Aprenden cómo evoluciona una discusión. Es bueno para ellos, ver cómo tras un desencuentro con alguien, la relaciones se pueden encauzar de nuevo.

     

    Veamos ahora las DESVENTAJAS de una y otra posición:

    ¿Por qué no es correcto discutir frente de ellos?:

    • Pueden sentir miedo. Ver a su mamá o a su papá discutiendo acaloradamente o fuera de sí,les hace ver una persona a la que ellos no están acostumbrados.
    • Pueden aprender que existe la violencia antes de estar preparados para manejarla. Su capacidad emocional está limitada a su edad y su experiencia y debemos tenerlo muy en cuenta.

    ¿Por qué no es lo ideal ocultarnos?
     

    • Vivirán en una burbuja irreal. Las relaciones entre los adultos son así y deben acostumbrales y prepararles para ello.
    • No aprenderán a acercarse de nuevo tras discutir. El acercamiento de diferentes puntos de vista, el perdón, la reconciliación, etc debe ser mostrado desde el núcleo familiar.
    • Por que hace  a los padres seres reales. Los adultos somos seres de carne y hueso con nuestros errores, aciertos, miedos y fuerzas. Enseñarles a nuestros hijos que somos de verdad no puedes si no hacernos más auténticos.

     

    Algo que es muy importante con respecto a las discusiones delante o no de nuestros hijos, es que entiendan que ellos no son los culpables (aun siendo el tema a tratar) de que sus padres estén discutiendo o enfadados entre ellos.