Disco duro SSD, ¿Cuál comprar?

Photo Courtesy of Pricegrabber
Photo Courtesy of Pricegrabber

22 de Abril de 2012. El sistema de memoria de un PC se divide entre varios componentes. Este puede ser jerarquizado según la distancia al procesador autentico cerebro del equipo. Lo más cercano es la memoria cache que se encuentra en su propio interior, después esta la memoria RAM donde se encuentran los programas y datos que usas en un determinado momento y por último te encuentras con el disco duro que es la unidad de almacenamiento de tu equipo.

Un disco duro tiene la propiedad de que es capaz de almacenar la información incluso cuando se encuentra desconectado de la corriente eléctrica.

Otra razón de la importancia de este elemento es su uso como Memoria Virtual. Esta técnica es usada por todos los sistema operativos modernos. Se utilizan porciones del disco duro para simular que tienes más RAM de la que realmente se encuentra instalada. De esta forma puedes trabajar con más aplicaciones al mismo tiempo. Aquí el sistema se aprovecha de las mejoras en rendimiento de un disco duro SSD sobre un disco duro rígido convencional.

De todo este rollo que te he soltado se saca que una de las características más importantes de cualquier disco duro SSD es su tamaño. Cuanto mayor sea más información será capaz de contener y por lo tanto

¿Qué tamaño necesitas al comprar un disco duro SSD?

El problema mayor que te vas a encontrar a la hora de la compra de un disco duro SSD es el precio.

Este aumenta mucho en relación a la capacidad que necesites.

Como guía general tienes las siguientes capacidades:

64-128 GB. Es la alternativa más barata. Pero solo podrás instalar el sistema operativo y algún que otro programa. Con esta alternativa obtendrás mejoras de velocidad al iniciar el sistema o apagarlo y en el uso normal con la memoria virtual pero se te quedara algo corto si lo quieres para otros usos.

128-256 GB. Con esto deberías de tener casi suficiente si toda tu música y tus videos van en otro disco duro. Mismos beneficios que el tamaño anterior pero añadido a mayor cantidad de programas.

256-512 GB. Puedes añadir parte de tu colección multimedia en el disco. Sin embargo lo normal es que necesites un disco duro adicional.

En el momento actual yo no te recomendaría pasar de este tamaño de disco duro SSD. Si eres de los que tienes cientos de películas siempre necesitaras discos duros externos y la reproducción de estas jamás se beneficiara de la velocidad que te ofrece un SSD.

Tamaños mayores si son útiles para entornos profesionales sobre todo si trabajas con grandes cantidades de datos. Por ejemplo si te dedicas a la edición de video de manera profesional o en entornos servidores.

Si lo que necesitas es velocidad siempre puedes montar varios en configuraciones RAID. Esto es cada vez más sencillo de hacer gracias a las facilidades que nos ofrecen las nuevas placas base.

¿Qué disco duro SSD comprar?

Los discos duros SSD varían según te he comentado mucho su precio según el tamaño del dispositivo. Otro aspecto que influye en su costo es la velocidad pero ten en cuenta que a casi el 95% de los usuarios no nos va beneficiar tener un disco duro más rápido que otro.

Un usuario normal e incluso uno avanzado no van a notar jamás que el PC arranque varias decimas de segundo más rápido o que las aplicaciones tarden un instante menos en iniciarse.

Gama baja. Una muy buena opción es la serie Kingston Digital V300 si quieres 64 GB y los Samsung EVO 840.

Gama media. Puede elegir un Samsung 840 Pro.

Gama alta. Puedes optar por una solución de SSD con PCI Express. Puedes consultar en el siguiente enlace precios.

¿Qué otros aspectos tengo que tener en cuenta al comprar un disco duro SSD?

Es básico que compruebes que el conector que tiene tu nuevo disco duro SSD es compatible con tu placa base. Si no puedes meterte en problemas sin solución.

Una característica que tienen muchos discos duros es la protección ante caídas súbitas de la corriente eléctrica. En estos casos los dispositivos suelen tener unos condensadores que les permiten aguantar el tiempo suficiente para que la memoria cache interna del disco pueda ser escrita para que no pierdas nada.

Otro aspecto a tener en cuenta, para mi parecer totalmente trivial, es la posibilidad de encriptación vía hardware. Esto es muy útil en caso de que tengas datos confidenciales en tu laptop y tengas miedo que alguien te los pueda robar. Si la unidad lo trae de fábrica permite que no tengas que cargar al sistema operativo y al procesador con este trabajo.