Diferencias entre el yoga y el ejercicio físico

Por qué las asanas son una forma más inteligente y completa

David O´Donnell/ Getty Images
  • Si tomamos el yoga como una forma de ejercitar el cuerpo, conviene destacar algunas diferencias entre las asanas (las posturas de hatha yoga) y otras formas de ejercicio físico. Las asanas en el yoga clásico son pausadas y meditativas (la definición de asana es una postura que se sostiene por un periodo de tiempo), aunque las vinyasas como los saludos al sol son secuencias dinámicas que trabajan también el sistema cardiovascular. Por ser posturas que estimula el sistema en su totalidad (estos son algunos de sus beneficios ) y por lo completas que son, constituyen una forma de práctica física muy completa que trasciende también el cuerpo físico y afecta positivamente la mente.
    • Cada cuerpo es diferente y si necesitas complementar el yoga con otras formas de ejercicio más vigoroso está muy bien. Mi consejo es que las asanas deben predominar y no lo contrario. Sólo mira rápidamente las diferencias entre uno y otro, y podrás ver que la práctica de asanas es un ejercicio mucho más equilibrado, completo y armonioso.
    • La salud para el yoga es el resultado de un estilo de vida. La diferencia esencial es que el yoga tiene un concepto integral de la salud y el cuerpo como una parte de nuestro ser, concatenada con nuestros aspectos mentales y espirituales. El hatha yoga purifica, sana y fortalece el cuerpo para que tengamos más paz mental y podamos buscar un crecimiento interior. La cultura física no tiene en cuenta la relación del bienestar material con las demás dimensiones de nuestro ser.
    • El mayor objetivo de la cultura física dentro de nuestro culto al cuerpo y el imperio de la imagen es tener una figura esbelta y musculosa, (aunque haya también intenciones de aumentar la salud, por lo general secundarias). En yoga, el cuerpo físico no es nuestra única identidad, sino un aspecto de nuestro ser a través de cual nos amamos, cuidamos y evolucionamos. La belleza y la juventud, al igual que la salud, son para el yoga el resultado de un estilo de vida equilibrado en todos los aspectos. Un cuerpo atractivo y vital será el resultado natural de un cuerpo y una mente armoniosos.
      • Como es un sistema completo que busca el bienestar integral, el yoga está encaminado al desarrollo de las facultades mentales e intelectuales, como la concentración, la atención ante los procesos mentales, la agudeza mental, la ecuanimidad, la paz interior. La cultura física, por otra parte, forma parte de esta era de hiperestimulación y genera estimulación en la mente con su intensidad.
        • En este orden de ideas, el yoga evita los movimientos musculares violentos porque éstos causan agotamiento, rigidez y puede ocasionar dolores. Por el contrario, la cultura física promueve ejercitar los músculos al extremo para promover un desarrollo muscular. Si bien un cuerpo fuerte usualmente va de la mano con un organismo saludable, el desarrollo muscular por sí solo no representa salud. Esta implica un funcionamiento óptimo de todos los órganos del cuerpo y una mente saludable.
        • El ejercicio físico es por lo general un ejercicio de carácter aeróbico que aumenta la circulación a través de una mayor frecuencia cardiaca. Sin embargo, esto puede hacer que el corazón trabaje en exceso. Las asanas en yoga estimulan el funcionamiento cardiaco y el sistema cardiovascular por medios menos agresivos: a través del estiramiento se estimula el flujo de la sangre por las venas, y las posturas invertidas devuelven la sangre al corazón. Todo esto fortalece y estira el corazón, aumentando el volumen de sangre que circula en el cuerpo.
        • El yoga evita la fatiga muscular con la respiración adecuada, los ejercicios lentos y controlados y la relajación. La relajación es una parte fundamental de la práctica de asanas en el yoga tradicional para compensar la ausencia de oxígeno. Cuando los músculos no tienen suficiente oxígeno, se acumula ácido láctico y hay dolor y cansancio. El yoga trabaja los músculos íntegramente, pues tiene en cuenta todos los aspectos que influyen el trabajo muscular: estiramiento, calentamiento, consumo de oxígeno, ritmo del ejercicio físico. Esto mantiene los músculos sanos, sin dolor y evita las lesiones que pueden agudizarse con la edad.
          • Además de esto, las asanas: mantienen la elasticidad de los músculos, mantiene la flexibilidad de la columna vertebral y las coyunturas, favorece la elasticidad de las arterias y asegura la dotación de sangre a todo el cuerpo.
          • Fuente: Swami Visnu-Devananda, "The Complete Illustrated Book of Yoga".