Diferencia entre copas de vino tinto y copas de vino blanco

621px-Red_and_white_wine_in_glass_c_Andre-Karwath-at-Wikimedia-Commons.jpg
(c) André Karwath at Wikimedia Commons

Te sientas en una boda o banquete e inmediatamente te das cuenta que hay tres copas en frente de ti, todas con diferentes tamaños. Internamente te preguntas –  ¿Filosóficamente, por qué hay tanta cristalería para una sola persona? Una de ellas – la más grande – es para el agua.  La mediana es para el vino tinto, y la copa más chica para el vino blanco. Pero – ignorando el agua – ¿por qué se sirve el vino tinto en una copa y el vino blanco en otra?

El aroma

Las copas de vino están hechas para retener los aromas. Es por esto que las copas son altas y con una apertura más pequeña que el diámetro central de la copa.  Esto ayuda a que se queden los aromas adentro y no se dispersen tan fácilmente. Las copas también deben de ser suficientemente grandes para poder agitar el vino adentro de la copa, oxigenándolo y liberando los esteres que no son tan volátiles. Esto es importante al tomar un vino, pues si no se agita no se podrá conseguir el perfil completo del vino – no es únicamente para verse experto.

Hay varios tipos de copas para diferentes tipos de vinos rojos y blancos. Hay mucha discusión entre expertos y aficionados sobre qué tan importante es la copa al tomar  un vino. Para la mayoría de las personas, es demasiado caro tener en casa diferentes tipos de copas para diferentes tipos de vinos.  Basta tener un tipo de copa para el vino tinto y otra para el blanco.

 

Copa de vino tinto

Las copas de vino tinto son más grandes y tienen una apertura más abierta que las copas de vino blanco porque su sabor y aroma son más complejos.  Típicamente, los vinos tintos tienen sabores fuertes y aromas fuertes por lo que tener una apertura más grande hace que haya más superficie y por lo tanto más aire en contacto con el vino.

Esto significa más oxidación y más aroma.

Copa de vino blanco

Las copas de vino blanco en cambio son más chicas y su apertura es pequeña. La razón de esto es que el vino blanco no necesita oxidarse tanto para encontrar sus aromas. La razón de porque es más pequeña la copa es también para no calentar el vino. Cuando se tiene una copa más grande, hay más superficie con el aire, que hace que se disipe el calor o el frío más rápido.  Al tener una apertura más chica y también más pequeña, el vino conserva su temperatura y no se calienta tanto.