Diez tips para grabar eventos sociales (primera parte)

Primera parte

¿Está próxima la boda de tu prima y como es costumbre, has sido designado el videografo oficial? Este tipo de nombramientos familiares se da comúnmente por cuatro motivos principales:

  1. Eres el único miembro de toda la familia que posee una cámara de video.
  2. No eres el único miembro de la familia que posee una video cámara, pero sí el único que recuerda cargar la batería un día antes de cualquier evento.
  3. Prefieres mantenerte ocupado grabando los eventos familiares, que sacar a bailar a tus tías solteras.
  4. Realmente te gusta usar tu video cámara en todo tipo de eventos y disfrutas los comentarios del público cuando ve los resultados en reuniones posteriores.

Si este último es el caso, vamos a revisar juntos algunos consejos que pueden ser de utilidad para tu próximo evento en puerta:

01
de 05

Edita el material

Edición y montaje de video
Edición de video. Ricardo Avila.

No hay nada más tedioso para cualquier público que presenciar las 4 horas completas de grabación que hiciste (Incluyendo la ceremonia religiosa completa). Toma en cuenta que en la mayoría de los casos, no todos conocen a las personas que están a cuadro y tampoco vivieron el momento con la misma intensidad que quienes estuvieron ahí, por eso, es preciso que siempre realices una buena edición con el material debidamente seleccionado y que ofrezcas a tu público una selección de lo mejor.

02
de 05

Edita con ritmo

Proyecto de edición.
Proyecto de edición en Adobe Premiere CS4. Ricardo Avila.
Una buena edición no consiste solamente en cortar y pegar los segmentos seleccionados de la grabación, debe poseer ritmo y secciones perfectamente diferenciadas de acuerdo a su intensidad emotiva. Un corte que nos lleva desde la solemnidad de la ceremonia religiosa al escándalo de la fiesta nunca será una buena idea, y un buen consejo para no equivocarse, es no alterar la cronología natural en que fueron ocurriendo los sucesos.
03
de 05

Marca la diferencia entre cada sección

Boveda del teatro Degollado. Ricardo Avila.

Una técnica elemental para que cada sección del evento tenga su propio tiempo, es diferenciarlas con una breve introducción, conclusión o incluso ambas. Para ello, es importante que desde el momento en que estás haciendo las tomas, tengas en mente en qué momento de tu narración pueden ser utilizadas. Un ejemplo clásico es cerrar la ceremonia religiosa con un acercamiento que se pierde en el enfoque hacia algún símbolo, un vela, o cualquier otro elemento que por su brillo o significado, llame la atención.

04
de 05

¡No le temas a los acercamientos!

Manos y anillos nupciales.
Detalle de manos y anillos nupciales. Ricardo Avila.

No hay nada más emotivo que ver las reacciones de las personas en circunstancias que involucran sus sentimientos. A veces mantenemos la cámara lejos de las personas para no molestarlos pero… ¡para eso se inventaron los zooms!

Los encuadres largos siempre serán útiles para ubicar a los espectadores en los espacios y dimensiones de los acontecimientos, pero el punto principal de interés para todos es saber ¿cómo la pasaron los protagonistas y asistentes? Por eso, busca siempre tomas a detalle que revelen rostros emocionados, sonrisas contagiosas, ojos cautivantes, las arrugas de los ancianos, movimientos de las manos y cualquier otro detalle que puedas utilizar como inserciones que mantengan tu narración activa y dinámica.

05
de 05

Utiliza un tripié

Operador y cámara.
Tripié profesional. Ricardo Avila.

Si el punto anterior te pareció una buena idea... ¡Por favor utiliza un tripié! Especialmente cuando realices un acercamiento o efectúes movimientos de cámara. A menos que poseas el pulso de un cirujano y puedas contener la respiración por periodos de ocho minutos, la inestabilidad de una toma no sólo distrae la atención del espectador, también acaba con la estética y el profesionalismo de la toma.

Hoy en día existen soportes muy ligeros y compactos que pueden ser desplegados y replegados en segundos, para que no pierdas tiempo montando tu emplazamiento. También existen alternativas al tripié tradicional como un poste (monopod), que te brinda estabilidad en el momento de la toma y con la versatilidad de desmontarlo fácilmente, para continuar grabando con la cámara en mano.