Diez playas para conocer en el Nordeste de Brasil

Tranquilas, soleadas, de aguas cálidas, playas imperdibles para ir de vacaciones

Desde el estado de Bahia hacia el norte, comienza el denominado Nordeste brasileño, fácilmente identificable por sus palmeras, su arena clara y su mar cálido.

Las playas del Nordeste pueden visitarse en cualquier época del año, la temperatura es siempre agradable y en todas hay buena infraestructura. A continuación, diez playas para irse de vacaciones.

01
de 10

Itacaré

La playa de Resende y sus infinitas palmeras. Foto (c) Jorge López Orozco

Ubicada a 95 kilómetros al norte de Ilhéus, en Bahia, esta pequeña localidad de pescadores tiene las mejores olas para practicar Surf de toda la región bahiana.

Para hospedarse hay todo tipo de opciones, desde resorts con todo incluido hasta pequeñas posadas cuyos dueños son los pescadores que aún mantienen viva sus tradiciones en la zona.

Las playas son de arena dorada y hay varias ofertas de paseos, desde buceo hasta clases de surf, salidas en barco y caminatas por la selva.

Conoce más sobre las playas y actividades en Itacaré haciendo click aquí.

02
de 10

Porto Seguro, Arraial D'Ajuda, Trancoso y Espelho

Tarde en el Quadrado, Trancoso. foto © 2005 Ana Schlimovich

Al sur de Bahia, estas cuatro playas están muy cerca una de la otra y son completamente diferentes entre sí.

Porto Seguro es una ciudad colonial, de calles empedradas y llena de actividades nocturnas. Arraial D'juda, a la que se cruza en barco desde Porto Seguro, es una villa tranquila, con playas soñadas y hoteles y posadas decoradas con buen gusto, ideal para ir en familia, con amigos o en pareja.

Trancoso parece haber salido de un cuento de Jorge Amado. Organizado alrededor de un cuadrilátero, se convirtió en uno de los destinos más exclusivos de Brasil, para adoradores de la calidad, es perfecto para ir de a dos. Y Espelho, muy cerca de allí, es playa en estado puro, sin mucho que hacer más que descansar y comer bien en una de las posadas que están frente al mar.

03
de 10

Morro de São Paulo

La marea baja permite largas caminatas por la playa. Foto: Embajada de Brasil/ Denise Giovaneli

Está al sur de Salvador y se llega después de dos horas de barco. Es la isla preferida por viajeros del mundo entero que buscan playas tranquilas o con mucho movimiento, buenos hoteles y mucha fiesta.

En este artículo podrás encontrar toda la información sobre Morro de São Paulo y además, una guía completa para saber cómo llegar, dónde dormir y comer.

04
de 10

Maragogi

Palmares, arena blanca y agua transparente en Maragogi. Foto © 2009 Ana Schlimovich

Está a 125 kilómetros de Maceió y a la misma distancia de Recife, Pernambuco. Tiene playas de aguas calmas, arrecifes y varias piscinas naturales a 5 kilómetros de la costa. Las más famosas son la de Galés, Toquinha y las de Barra Grande.

Uno de sus principales complejos all inclusive es el Grand Oca Maragogi Beach & Leisure Resort, ubicado sobre la playa. Un destino perfecto para ir con niños.

05
de 10

Porto de Galinhas

Descanso en las piscinas naturales. Foto © Jorge López Orozco

Es una de las playas más famosas del nordeste brasileño, compartiendo honores con Jericoacoara y Pipa, ya que fue elegida diez veces como la mejor de las playas brasileñas por la revista Viagem, la prestigiosa publicación viajera local.

Se trata de una pequeña villa a las orillas de un mar calipso y siempre cálido, con pocos autos, caminos de tierra, decenas de opciones para comer y centenas para dormir. Y mucha tranquilidad si eso se desea, como opciones de fiestas (sobre todo los fines de semana).

06
de 10

Canoa Quebrada

playas, acantilados y cerveja gelada con vista al mar. Foto © Jorge López Orozco

Localizada a 165 kilómetros de Fortaleza, en el estado de Ceará, y fundada a mediados del siglo XVIII, Canoa Quebrada se mantiene como una aldea de pobladores dedicados a la pesca en pequeños veleros llamados "jangadas".

Su temperatura ronda los 30 grados durante todo el año y su paisaje carcterístico está compuesto por las falesias, unos acantilados de color rojizo que anteceden la extensa playa donde hay varios restaurantes para tomar una cerveza helada y comer pescados fritos recién sacados del Atlántico.

Por las noches la vida se concentra en el pueblo, donde hay más de 80 establecimientos hoteleros y una gran variedad de bares y restaurantes.

07
de 10

Praia dos Carneiros y Tamandaré

Playa de Tamandaré. Foto: Jorge López Orozco

El poblado de Tamandaré está 100 kilómetros al sur de Recife, tiene apenas 19 mil habitantes y unas playas con recifes de corales fabulosas, con kioscos donde sirven cerveza helada, marca registrada de Brasil, y tocan forró en vivo, la música tradicional del Nordeste.

La más linda, sin embargo, es la Praia dos Carneiros, a cinco kilómetros del centro de Tamandaré, una punta de arena flanqueada por un palmar con algunos de sus árboles completamente ladeados por el efecto del viento. Se puede llegar caminando por la playa, en taxi o en carreta, tirada por caballos decorados con flores.

Desde Tamandaré hay paseos en barco por los manglares y baños de arcilla. Para conocer más sobre estas playas, click aquí.

08
de 10

Pipa

Vista de la Lagoa Guaraíras. Foto © Jorge López Orozco

Es la playa más famosa del estado de Rio Grande do Norte y está a 78 kilómetros de Natal, su capital. Todo el que llega queda encantado con este poblado que une una serie de playas memorables, delfines en sus costas, gente hermosa por todos lados, olas para surf, un abanico de comercio playero y decenas de democráticas opciones para comer y dormir.

Pipa ya lleva una década utilizando esta conjunción de factores a la que se le une un excelente clima todo el año y opciones para todos los bolsillos.

En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber para viajar a Pipa.

09
de 10

Jericoacoara

Dunas y lagunas pueden ser recorridas en buggie. Foto © 2008 Ana Schlimovich

No hay asfalto en Jericoacoara, no hay iluminación pública, ni tampoco quieren que haya. No hacen falta. Hay flores por doquier y grandes árboles entreverados con casas rústicas, con posadas coloridas y con tienditas simpáticas.

Llegar a Jeri, como la llaman cariñosamente, es difícil, hay que viajar 300 kilómetros desde Fortaleza y luego subirse a una "jardinera", un vehículo especial para andar por los médanos. Igualmente, lo más difícil es irse. Jeri enamora a todos los viajeros, si estás pensando en vacaciones realmente tranquilas, este es tu lugar.

10
de 10

Fernando de Noronha

Vista de la Baia dos Porcos, con los dois irmãos de fondo. Foto © 2008 Ana Schlimovich

Para el final de esta lista de playas imperdibles, lo mejor: Fernando de Noronha, la isla con la que todos soñamos.

Tiene las tres playas más votadas de Brasil, la más variada vida submarina y el mejor buceo de todo el Atlántico Sur. Fernando de Noronha es, sin dudas, uno de esos destinos que todo amante de la naturaleza, al menos una vez en la vida, tiene que visitar.

Lee la nota completa aquí.