Diez consejos para embalar una mudanza

Haz que la tarea sea más facil

Foto © Flickr

Cambiarse de casa puede ser muy emocionante, pero como todo lo bueno lleva sacrificio, y en este caso es el preparar la mudanza. Embalar es simple, solo necesitas guardar todo en cajas. Pero si prefieres prevenir el caos y los dolores de cabeza que una mudanza rápida y desorganizada pueden causar, sigue estos consejos:

Ten todos los materiales

Te hablo por experiencia cuando digo que siempre necesitas más cajas de las que piensas.

Si las piensas comprar, es preferible errar y tener extras, ya que seguramente puedes devolver las que no han sido usadas. Pero, si es posible, no compres cajas. Muchos supermercados y locales seguramente estarán felices de dártelas. Empieza a preguntar unas semanas antes de la mudanza, y guardalas para cuando las necesites. No solo necesitas cajas para mudarte, asegúrate de tener cinta de embalar, marcadores permanentes, etiquetas y papel para envolver. Guarda todos los periódicos viejos para esta tarea.

Empieza temprano

No esperes hasta el día de la mudanza para guardar todo. Empieza lo antes posible, semanas antes si puedes. Guarda todo lo que no necesites en el momento, como ropa fuera de la estación, decoraciones para las fiestas y recuerdos. Empaca unas cajas al día, y solo deja lo que usas diariamente para el día de la mudanza.

Escribe que hay en cada caja

Antes de cerrar la caja, escribe en el costado que exactamente contiene.

Haz una lista fácil de ver y leer, ya que no es divertido abrir todas buscando los cepillos de dientes. Si algo tiene varias piezas, guardalas juntas. Por ejemplo, guarda electrónicos con sus cables y cargadores.

Usa colores

Guarda todas tus pertenencias por habitación, luego escoge un color que simbolice el espacio y pega una etiqueta del color en la caja.

Cuando estés llevando las cajas a tu hogar, sabrás exactamente donde va cada una. Al acomodarlas trata de mantenerlas en una esquina de la habitación, especialmente si todavía tienes que mudar los muebles.

No hagas las cajas muy pesadas

Aunque algunas cajas son grandes, no debes llenarlas demasiado. Prueba el peso al poner cada artículos y detente antes que se ponga pesada. Después de un largo día de levantar y bajar cajas, hasta la de sabanas te puede costar trabajo.

Usa cajas pequeñas para lo pesado

Para prevenir tener cajas muy pesadas, usa las mas pequeñas para lo pesado. Siempre puedes montar una encima de la otra si tienes energía extra el día de la mudanza.

Guarda ropa en bolsas y maletas

Aprovecha tus maletas, y no las mudes vacías. Te recomiendo poner pertenencias frágiles o ropa delicada. Las prendas regulares es mejor guardarlas en bolsas con manijas, ya que las puedes acomodar en partes vacías del camión de mudanza, donde una caja tal vez no entre.

Asegúrate que todo este cerrado

Esto me ha pasado hasta en viajes, así que asegúrate que todo lo liquido este bien cerrado. Especialmente remedios y artículos de baño. Quitar jabón seco de las botellas de perfume no es nada divertido.

Para prevenir este problema guarda todo lo que pueda escurrirse en bolsas separadas y tira lo que no necesites o este casi vacío.

Envuelve lo frágil en sabanas

Guarda platos, vasos, porcelana, espejos y otros artículos frágiles en sabanas y colchas. También puedes envolverlas en ropa. De esta manera no tendrás que comprar o conseguir papel de envolver o de periódico.

Deja lo importante hasta lo ultimo

Guarda aparte, y en una caja bien marcada, todo lo que necesitarás la noche de la mudanza. También es una buena idea tener a mano herramientas, tijeras para abrir cajas, artículos de higiene y elementos de limpieza.