Diez chistes para contar en el verano

Los huevos se fríen en las aceras de la ciudad y el hielo se hace liquido antes de ponerlo en la bebida. Hace mucho calor. Y por eso seleccioné una lista de chistes de verano mientras estaba al lado del aire acondicionado del café de mi barrio.

  • Hola, soy tus axilas. ¡Qué calor hace! No te preocupes, sudaré mucho para mantener a tu cuerpo fresco.
  • En un día de mucho calor el marido sale del baño y le dice a su mujer:
    - Rosa, hace mucho calor y tengo que cortar el pasto. ¿Qué crees que dirán los vecinos si salgo desnudo?
    - Que probablemente me casé contigo por dinero Rogelio…
  • Una mujer va al ginecólogo y le dice:
    - Mire doctor, cuando mi pareja y yo hacemos el amor a veces siento un frío tremendo y a veces unos calores insoportables. ¿Qué puede ser? Estoy preocupada...
    El médico medita un poco y pregunta:
    - ¿Cada cuánto hacen ustedes el amor?
    - Dos veces al año, en agosto y en enero.
  • Un joven le dice a otro:
    - Me voy para Las Vegas.
    - ¡No lo hagas! Allá hace tanto calor que se te derrite el alma hasta en la sombra.
    - ¿Y me crees tan tonto de ponerme a la sombra?
  • Un señor en un bar grita: - ¡Camarero! Y cuando ve que el camarero se acerca le dice: - Hágame un favor. Encienda el aire acondicionado. El calor es sofocante.
    "Encantado, señor", le responde amablemente el empleado y agrega: - Estamos a sus órdenes.
    A los pocos minutos nuevamente el señor grita: - Camarero, venga por favor.
    Camarero: - ¿En qué puedo serle útil?
    Señor: - Apague el aire acondicionado. Hace mucho frío.
    Camarero: - Por supuesto señor. Enseguida lo haré.
    Al rato el diálogo entre el señor y el camarero sobre el aire acondicionado se repite.
    Otro hombre que observa indignado la escena, no puede contenerse y llama al camarero para decirle:
    - ¿Cómo tiene tanta paciencia con este pesado? Encender el aire acondicionado, apagar el aire acondicionado, volver a encenderlo, volver a apagarlo...
    El camarero amablemente le responde:
    - Muchas gracias señor, pero no se preocupe. Tenemos la obligación de atender a todos nuestros clientes y estamos encantados de poder hacerlo. Además, le voy a hacer una confesión: no tenemos aire acondicionado.
  • - Hola, ¿está Blanca?
    - No, estuve al sol todo el día.
  • Dos conocidos se encuentran por la calle:
    - ¡Hola! Tanto tiempo...¿Cómo estás?
    - Muy bien, muy bien, ¿y tú? ¿Qué planes tienes para las vacaciones?
    - Tengo ganas de ir a disfrutar el verano de Madrid, como el año pasado.
    - ¿Has ido a Madrid el verano pasado?
    - No, pero también tenía ganas de ir.
  • En la escuela el profesor de Literatura le pregunta a uno de los estudiantes que atiende a su clase:
    - Ortega, ¿por qué le ha puesto acento a la palabra "calor"?
    - Es que he oído en la radio que en estos días el calor se acentúa.
  • A continuación encuentra un ejemplo de dilatación debido al calor:
    En el verano los días son más largos.
  • Jaimito le pide permiso a su mamá para ir a la pileta, y a las horas vuelve con el ojo morado.
    Al día siguiente Jaimito le pide otra vez permiso a su mamá para ir a la pileta, su madre le dice que puede ir, pero otra vez el niño vuelve a la casa lastimado. Al otro día cuando Jaimito le pide permiso a la mamá para ir a la pileta ella le responde:
    - No. No puedes ir, porque regresas lastimado. ¿Qué ocurre Jaimito? ¿Te has peleado con algún niño?
    - Ay, no. Nada que ver mamá. Justo ahora que van a poner el agua en la pileta no me dejas ir...