Dieta y consejos para ver mejor

La dieta también ayuda a conservar la salud visual

Dieta para vista sana
Asegúrate de alimentar tu vista con antioxidantes. Crédito: Liam Norris / Getty Images

Existen muchos motivos por los que debes comer bien. Y si te preguntamos si puedes leer bien este titular es porque tu dieta influye en que tengas una vista más sana.  

Es posible que, sin darte cuenta, no incluyas en tu alimentación aquellos alimentos que contienen nutrientes esenciales para la salud visual. No te preocupes, estás a tiempo de variarla y, poco a poco, notarás como tu salud visual mejora.

En este artículo encontrarás consejos y alimentos para ver mejor. 

Antes de pasar a los alimentos que necesitas, te explicamos qué es el ojo, cómo y cuándo se desarrolla. De esta manera comprenderás también lo importante que es que la dieta de la madre sea sana y equilibrada para que su hijo desarrolle una buena salud visual.

¿Qué es el ojo? 

Es uno de los órganos más complicados e importantes del cuerpo humano. Se forma a través del sistema nervioso durante el desarrollo fetal y su funcionamiento se asemeja al de una cámara fotográfica. 

La luz llega a la retina formando una especie de fotografía invertida donde unas células fotorreceptoras envían esta imagen a través del nervio óptico al cerebro. Es el cerebro quien decodifica esa imagen y hace que seamos capaces de reconocerla.  

Al igual que el objetivo de una cámara fotográfica nuestro ojo también es capaz de enfocar los objetos de lejos o de cerca. Lo hace a través del cristalino que se aplana o redondea según el objeto se encuentre cerca o lejos. Este proceso se denomina acomodación que con la edad, degenera

Para ver los objetos más cercanos el músculo ciliar se contrae y la lente se redondea progresivamente. Pero cuando nos hacemos mayores la lente se va endureciendo y nos resulta más difícil ver de cerca. A esto se le denomina presbicia o vista cansada y lo que comes puede ayudarte a retrasar este proceso.

 

Todo este proceso se empieza a desarrollar en el vientre materno. Por ello es importante también que la dieta de la madre sea sana y equilibrada y proporcione a su futuro bebé y al lactante los nutrientes necesarios para tener una buena vista. 

¿Qué comer para una vista sana?

Para que esta máquina funcione bien es importante proporcionar determinados nutrientes, además de acudir al oftalmólogo al menos una vez al año; protegerlos del sol con unas buenas gafas homologadas; no restregarlos; tenerlos bien lubricados mediante el parpadeo; evitar que cremas o cosméticos los irriten; mantener una buena higiene si utilizamos lentes de contacto, y tener una buena iluminación ambiente si trabajamos en el interior. 

La dieta para una vista sana tiene que cumplir un objetivo principal: combatir la presencia de radicales libres. Para ello, es importante comer alimentos ricos en antioxidantes.

Y es que el ojo, fundamentalmente, la retina, es uno de los órganos que más oxígeno demandan y es muy sensible al estrés oxidativo.

Si nuestro sistema inmunológico no se encuentra lo suficientemente reforzado se acelera el estrés oxidativo y, por lo tanto, el envejecimiento. Para prevenirlo, una dieta sana con alimentos ricos en antioxidantes mantendrá una buena salud del ojo.

 

Asegúrate de proporcionar a tu cuerpo abundantes alimentos ricos en vitamina C (cítricos, pimiento, brócoli, perejil, tomates...), en vitamina E (semillas, aceite de oliva) y betacarotenos. 

Los betacarotenos son pigmentos que le dan a algunos alimentos un tono amarillo-anaranjado. Es precursor de la vitamina A y se considera que puede ayudar a prevenir las cataratas y la degeneración macular. Lo puedes encontrar en alimentos como la calabaza, los pimientos, las zanahorias... incluso las espinacas, las acelgas, los espárragos o los berros la los contienen.

(Ver también: Qué son los antioxidantes)

Algunos minerales, al igual que las vitaminas, también son esenciales para mantener la vista saludable. Es el caso del zinc y el selenio, muy beneficiosos para personas mayores.

Los puedes encontrar en los productos cárnicos y la leche (zinc) y los derivados lácteos, en el pescado, el brócoli y la carne de cerdo (selenio).

Se ha visto además que estos minerales mejoran la evolución de la degeneración macular.

Tampoco debes olvidarte de los Omega 3 presentes en alimentos como el pescado o los frutos secos. Estos ayudan a que tu ojo esté bien hidratado y lo protege de posibles infecciones o molestias. 

(Te puede interesar esta receta de Jugo de Betabel para una vista sana)

El ejercicio sana tu vista 

No olvides, además, cuidar tu vista mediante el ejercicio físico.

Se ha visto que la causa de algunas enfermedades de la vista como el glaucoma o la degeneración macular es de origen vascular.

Así, las personas que padecen una mala circulación periférica incrementan el riesgo de padecer estos trastornos visuales.

En este sentido, se sabe que el deporte mejora la circulación periférica, fortalece el corazón y por lo tanto, reduce las posibilidades de sufrir estas enfermedades así como ayuda a prevenir su aparición o controlar el proceso.

No hay que olvidar que el ejercicio físico siempre ayuda a mantener el cuerpo más sano y fortalecido para hacer frente a cualquier enfermedad. 

Hábitos para cuidar tus ojos 

Además de comer bien y hacer ejercicio, algunos buenos hábitos conservarán tus ojos en buen estado. Toma nota. 

Parpadea: El parpadeo es algo natural y su función es la de hidratar los ojos. Pero cuando estamos muy centrados frente a la pantalla o un libro, parpadeamos menos. Cada 50 minutos aproximadamente, detente y parpadea hasta que notes que los ojos se humedecen. De esta manera los tendrás bien lubricados.

Mantén una buena temperatura: Los aires acondicionados así como la calefacción resecan los ojos. Eso no va a provocar que tengas peor vista, pero sí te molestarán. Para evitarlo, mantén una temperatura constante de unos 20-22ºC. Utiliza además humidificadores para no resecar el ambiente. 

Dales calor. Cuando notes la vista cansada, coloca la espalda bien recta contra el respaldo de la silla. Lleva la palma de cada mano sobre un ojo hasta notar que se entibian los ojos. Aguanta durante unos minutos.

Posteriormente, quítalas sin abrir los ojos, inspira profundamente y en la expiración ábrelos lentamente.

Relájalos: Haz movimientos oculares en el sentido de la aguja del reloj. También puedes llevar la vista hasta un objeto lejano y quedarte unos segundos en reposo.

Hazles un masaje: Pon las manos en forma de cuchara y lleva las puntas de los dedos hasta cejas para que las yemas queden a la altura de ojos. Sin presionar, dibuja movimientos circulares con toda la mano. 

Puedes obtener más información sobre cómo cuidar tus ojos y prevenir enfermedades en la web del Centro de Oftalmología Barraquer, en Barcelona. 

Ahora que ya has visto cuál es la mejor dieta para tener una vista sana y qué hábitos protegerán tus ojos y mejorarán tu salud visual te invitamos también a que conozcas qué alimentos mejoran el estado de tu piel. Algunos de ellos también cuidan de tus ojos.