Dieta sin gluten: ¿por qué esta de moda?

Muchas famosas se suman a la dieta sin gluten para adelgazar

dieta-sin-gluten-Gwyneth-Paltrow.jpg
Actrices como Gwyneth Paltrow han creado una cultura en torno a la dieta sin gluten. Scott Gries / Getty Images Entertainment

Es probable que hayas considerado sumarte a la dieta sin gluten. Muchas famosas la han puesto de moda. Es el caso de la actriz Gwyneth Paltrow, que ha desarrollado una cultura en torno a esta forma de alimentarse. Y siguiendo su ejemplo, un 25 por ciento de los estadounidenses también comen sin gluten, según la consultora NPD Group.

Aprende más sobre Nutrición y suscríbete a nuestro boletín de noticias semanal gratis y en menos de un minuto.

¿Por qué comer sin gluten?

El gluten es una proteína que se encuentra en alimentos como el trigo, la cebada, la avena y sus derivados. Estos productos consituyen la base de la alimentación de la mayoría de las dietas en todo el mundo. El problema es que muchas personas han descubierto que tienen sensibilidad o intolerancia al gluten.

Un trabajo realizado por la Univesidad de Chicago observó que uno de cada 133 individuos en los Estados Unidos padecen celiaquía. En España la cifra es muy parecida: uno de cada 150.

¿Qué ocurre si tengo intolerancia al gluten?

Los síntomas de la intolerancia al gluten son muchos, variados, difusos y pueden llegar a ser graves. Puede producir hinchazón abdominal. Pero también problemas de huesos, raquitismo, malestar general, nauseas, diarrea, falta de apetito, pérdida de peso e incluso problemas en el estado de ánimo.

El gluten debe proporcionarse poco a poco en la dieta de los bebés para que el organismo lo tolere.

El inconveniente es que si se suministra de golpe, el cuerpo puede reaccionar rechazándolo y generando una intolerancia. Muchas personas, de hecho, son sensibles o intolerantes a gluten pero no lo saben.

Lee también: Dieta sin gluten: cuándo introducirla en la infancia.

¿Por qué se ha puesto de moda?

Como decíamos al principio del artículo, algunas famosas han puesto de moda la dieta sin gluten.

Y muchas personas la han seguido y han asegurado que se sienten mucho mejor y que incluso han conseguido adelgazar. Esto tiene su explicación: al eliminarse productos como el pan, las galletas, las pizzas, la pasta, etc, es muy probable que se produzca una pérdida de peso. 

Lee también: Alimentos que no sospecharías que contienen gluten.

También es cierto que gracias a un mayor conocimiento del funcionamiento del cuerpo humano y cómo interfieren los alimentos en la salud se ha conseguido ver que esos síntomas a los que nos referíamos tenían una causa: la celiaquía. Las personas que la sufren, al eliminar de su dieta el gluten, han conseguido mejorar su calidad de vida. También han conseguido aliviar la hinchazón de barriga que pueden sufrir las personas que tienen intolerancia al gluten. 

¿Es conveniente eliminar el gluten si no soy celiaca?

No lo recomendamos. Y es que el trigo, la cebada, la avena y todos sus derivados son cereales necesarios en la dieta saludable. Son hidratos de carbono complejos que proporcionan al organismo energía y otros nutrientes como las vitaminas del grupo B además de fibra, muy beneficiosa para la salud.

Por ello, los expertos en Nutrición no se cansan en repetir que si se quiere adelgazar no se recurra a métodos de adelgazamiento extraños como la dieta sin gluten.

Y es que la mejor forma de adelgazar es comer sano, variado, cinco o seis veces al día y hacer ejercicio físico.

Ahora bien, si se sospecha que se puede padecer celiaquía es conveniente que se acuda al médico. Esta intolerancia se puede diagnosticar con un análisis de sangre y con una biopsia del intestino que confirme la sospecha. Si se es celiaco y se continua comiendo productos con gluten se puede hacer daño al intestino que producirá, a su vez, daños en el resto del organismo. Además de la hinchazón abdominal, se pueden padecer otros problemas muy serios como mala absorción de los alimentos, desnutrición, sensación de fatiga y falta de buen ánimo, problemas de huesos, etc. 

Lee también: Convivir con la celiaquía