Dieta para cuidar tus riñones y diabetes

Manten tus riñones saludables

Una de las complicaciones de la diabetes es el daño a los riñones conocido como nefropatía diabética. Los riñones se encargan de limpiar la sangre, filtrar los desechos y mantener el equilibrio químico del cuerpo. Cuando vives con diabetes estás en riesgo de que enfermen.

Los riñones son dos órganos en forma de frijol del tamaño de tu puño que se ubican debajo de las costillas cerca de la espalda. Cada día estos órganos procesan aproximadamente 190 litros de sangre de los que eliminan 2 litros de desecho y agua a través de la orina.

Cuando descuidas tu diabetes y el azúcar en la sangre permanece alto por mucho tiempo, ocurre daño en los vasos sanguíneos. Si los vasos sanguíneos de los riñones están dañados, los riñones no pueden filtrar bien la sangre, las proteínas que necesita tu cuerpo pasan a la orina y los desechos del cuerpo regresan a la sangre en lugar de ser expulsados.

Cambiar la dieta puede ayudar a proteger los riñones. Algunos alimentos pueden ayudar a detener el progreso de la enfermedad renal. Como el fallo renal tiene cinco etapas, tu médico y nutricionista te podrán ayudar a escoger un menú sano de acuerdo a tu condición de salud. Los lineamientos generales consisten en: limitar el sodio, escoger bien las proteínas y escoger alimentos que cuiden la salud cardiovascular

Cocina con hierbas y especias para el control de tu diabetes
Cocina con hierbas y especias para el control de tu diabetes. twomeows/Getty Images

El sodio ayuda a mantener el equilibrio de los líquidos en el cuerpo. Con la enfermedad renal a los riñones se les hace difícil desechar el sodio extra de tu cuerpo. Cuando consumes mucha sal los líquidos se acumulan.  El exceso de líquido eleva la presión arterial. Para mantener la presión arterial y cuidar de los riñones, tu consumo diario de sodio debe ser menor de 1.500 milígramos lo que es igual a media cucharadita.

Para esto los expertos en nutrición recomiendan más alimentos preparados en casa y menor consumo de alimentos ya preparados (congelados o enlatados). Si usas productos preparados que sean bajos en sodio o sin sal. Enjuaga los frijoles y vegetales enlatados antes de consumirlos. Evita las sopas enlatadas, y si las consumes, que sean bajas en sodio.

Usa más hierbas y especias para condimentar tus platos. La cúrcuma y el ajo añaden mucho sabor y ayudan al manejo de tu diabetes y presión arterial. Sigue leyendo »

02
de 04

Limita el consumo de proteínas

plato de proteínas
Image Source / Getty Images

Cuando las proteínas se descomponen forman productos de desecho. La enfermedad renal hace que el trabajo para los riñones sea más duro porque no pueden deshacerse de los residuos como lo hacen unos riñones sanos.  

La proteína proviene de origen animal y vegetal. La proteína de origen animal la consigues en: pollo, cerdo, pescado, carne de res, huevos, leche y productos derivados de la leche, como el yogur y el queso. Los de origen vegetal están presentes en frijoles, nueces, granos y cereales.

Los especialistas recomiendan que limites el consumo de proteínas entre 5 a 7 onzas al día o menos.

Plato de verduras
Hinterhaus Productions/Getty Images

Para evitar que las grasas se acumulen en los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones, prepara los alimentos al horno, a la parrilla o al vapor. Cuando prepares carnes y aves retira el exceso de grasa antes de cocinarlos. Consume cortes de carne magras o sustituye las proteínas por frijoles. Los expertos recomiendan de todas las proteínas de origen animal el salmón.

Suma vegetales y frutas en tus platos y meriendas. Las frutas y vegetales deben ser bajas en potasio. Los expertos recomiendan uvas rojas y bayas (arándanos, moras). Entre los vegetales procura incluir cebolla, apio, brócoli, remolacha, espinacas, habichuelas verdes y espárragos.  Sigue leyendo »

04
de 04

Cuida tu diabetes para proteger tus riñones

mantente sano
Neil Webb/Getty IMages

 Más de 26 millones de pacientes en los Estados Unidos sufren de enfermedad renal crónica siendo la diabetes una de las causas principales junto al historial clínico familiar. Para mantener la salud de tus riñones debes tratar de mantener los niveles de glucosa en la sangre cerca de los valores normales, vigilar tu colesterol y presión arterial. Cuidar tu peso, hacer ejercicio con regularidad, mantener una dieta rica en frutas y vegetales bajos en potasio y preparar tus comidas sin sal o muy poca sal, ayudará a mantener tus riñones sanos por más tiempo.

Recursos:

"Una dieta sana para la salud de los riñones" Programa Nacional de Educación sobre la Enfermedad de los Riñones (NKDEP) NIH Revisado: Mayo 2012. Accedido: 4 de febrero de 2014.

"Kidney Disease: Changing Your Diet" WebMD Revisado: 15 de septiembre de 2011. Accedido: 4 de febrero de 2014.