Dibujos con puntos (puntillismo)

Enseña a los más pequeños a hacer dibujos con sólo puntos.

Puntillismo-1.JPG
PV

Existen muchas técnicas para pintar, así como diferentes tipos de pinturas para hacerlo. El puntillismo es una técnica que para dar color, sombra y por lo tanto volumen a nuestros dibujos utiliza puntos.

Esta técnica la pueden realizar desde adultos o jóvenes con resultados muy espectaculares hasta niños pequeños de diferentes edades con resultados muy divertidos.

El puntillismo es un estilo de pintura que consiste en hacer un dibujo mediante puntos.

Aparece por primera vez en 1880, con el pintor neo impresionista Georges Seurat, 

En todos los casos la técnica es muy sencilla, crearemos una figura a sin usar líneas, solamente utilizando puntos.

Los jóvenes y adultos pueden usar diferentes pinturas, lo más recomendable es usar plumones o marcadores de colores o sólo negro, dando las tonalidades grises con diferentes concentraciones de puntos en diferentes áreas.

Si vas a usar colores recuerda que para formar naranja puedes aplicar puntos rojos y amarillos en una sola área y de esa forma el efecto visual será naranja. Lo mismo aplica para los demás colores secundarios.

Los niños pueden hacer los puntos con hisopos de algodón y pinturas témpera o acrílicas que mojen en los diferentes colores, cambiando de hisopo para cada color.

El dibujo se crea punto por punto, sin necesidad de presionar el plumón o marcador sobre el papel. Conviene practicar con los marcadores o los hisopos de algodón para los más pequeños.

Los materiales que necesitaras son:

  • Una hoja de papel grande
  • Un plumón de punta delgada para los adultos y jóvenes, un plumón de punta gruesa para los niños más grandes e hisopos de algodón y pinturas de colores para los niños más pequeños.
  • Lápiz y goma de borrar.
  • Un dibujo impreso en blanco y negro. (opcional).

     

    Para los Niños:

    Recuerda cubrir la superficie de trabajo con papel, plástico o periódico antes de empezar a trabajar.

    Si vas a trabajar en el salón de clases, explícales a los niños la teoría del color, es decir que colores primarios se deben de mezclar para formar los colores secundarios.

    En hojas blancas pídeles a los niños que dibujen una figura grande como un pez, un árbol o una flor con lápiz y sin apoyarlo demasiado en el papel.

    Cada elemento del dibujo debe de estar bien delineado, es decir, cada pétalo, o el ojo o las aletas del pez. Mientras más pequeños sean los niños más sencillo deberá ser el dibujo.

    Pon en el centro de la mesa un recipiente con varios espacios para los diferentes colores de las pinturas y vacía un poco de cada color en cada espacio.

    Después dale a cada niño unos cuantos hisopos de algodón para que los use para hacer los puntitos en su papel. Mojando el hisopo en la pintura y luego haciendo los puntos requeridos en el papel.

    Anima a los niños a usar los diferentes colores mezclados en una sola área y a probar las diferentes combinaciones de colores.

    Recuérdales trabajar con calma y paciencia punto por punto ya que los más pequeños se pueden desesperar y empezar a hacer rayas.

    (Amplíar la imagen)

     

    Para los Adultos y Jóvenes:

    Primero debemos de dibujar, copiar o calcar un diseño o dibujo en lápiz sobre el papel de forma que no perdamos de vista lo que queremos dibujar.

    Lo mejor es que el dibujo sea en blanco y negro ya que será más fácil sombrearlo de esa forma.

    Lo mejor antes de hacer tu dibujo definitivo es probar la técnica y tus plumones o marcadores así como la fuerza que debes de usar para presionar el papel (no debe de ser mucha)  en un dibujo abstracto que te permita practicar.

    Las áreas con más sombra llevan los puntos más concentrados, mientras que las áreas con menos sombra llevan los puntos más espaciados.(Amplíar la imagen)

    Empieza siempre a colocar tus puntos en la esquina superior izquierda si eres diestro y en la esquina superior derecha si eres zurdo, de esa forma no se correrá la tinta con el paso de tu mano sobre el dibujo ya pintado.

    Empieza a dibujar los puntos con calma y paciencia empezando por las áreas más sombreadas y antes de sombrear demasiado, deja los puntos cuando te parezca que estén bien y regresa a ellos si crees que les falta profundidad. Siempre puedes agregar más puntos pero no podrás quitar si te pasas.

    Cuando sientas que la tinta ha secado completamente borra las líneas trazadas con lápiz usando la goma de borrar con cuidado.(Amplíar la imagen)