Diabetes y los problemas del corazón

El exceso de azúcar en la sangre daña los vasos sanguíneos

diabetes y enfermedades del corazon
La diabetes aumenta el riesgo cardiovascular. Tom Merton | Getty Images

La diabetes es un factor de riesgo cardiovascular que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de accidentes cerebrovasculares. Afecta a más de 20 millones de estadounidenses y alrededor de 40 millones sufre prediabetes (diabetes tipo 2 temprana).

Diabetes

La diabetes o diabetes mellitus es una enfermedad crónica que se caracteriza por la concentración alta de azúcar (glucosa) en la sangre.

Está causada por el mal funcionamiento del páncreas que deja de producir una hormona llamada insulina.

La diabetes puede estar causada por factores genéticos o por factores ambientales como la obesidad, especialmente lagrasa abdominal o grasa central y la falta de actividad física.

La insulina

En el cuerpo humano, la insulina, producida por las células beta del páncreas, transporta la glucosa hacia el interior de los músculos, a las células adiposas y a las células del hígado. Esta será utilizada como energía o almacenada en forma de glucógeno en los músculos para llevar a cabo los procesos vitales para nuestro organismo.

Cuando el páncreas no produce insulina o lo hace de forma insuficiente, la glucosa en vez de penetrar en las células se queda circulando en la sangre, lo que aumenta los niveles de azúcar en la sangre (hiperglucemia).

Tres tipos de diabetes

  • Diabetes tipo 1: es considerada una enfermedad autoinmune debida a la destrucción de las células que producen insulina en el páncreas. Requiere inyecciones diarias de insulina, ya que el cuerpo no produce suficiente insulina. El 10% de los casos de diabetes es de este tipo. Puede aparecer a cualquier edad, pero se suele diagnosticar con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. La causa exacta se desconoce.
  • Diabetes tipo 2 o diabetes mellitus: se debe a la incapacidad del organismo para utilizar la insulina. El 90% de los diabéticos son de este tipo. Aunque es más frecuente en la edad adulta, su prevalencia ha aumentado entre adolescentes y adultos jóvenes debido a la obesidad. Muchas personas que sufren este tipo de diabetes no saben que padecen esta enfermedad porque no produce síntomas en sus primeros estadios.
  • Diabetes gestacional: se inicia o reconoce por primera vez durante el embarazo. Se debe a azúcar alto en la sangre.

Diabetes y problemas del corazón

Diversos estudios muestran que hay una mayor incidencia de enfermedad coronaria entre los diabéticos que entre las personas que no sufren la enfermedad. De hecho, se considera que el riesgo cardiovascular de un diabético es igual al de una persona que ha sufrido un infarto.

Pero ¿cómo afecta la diabetes al corazón? El exceso de azúcar en la sangre daña de forma progresiva los vasos sanguíneos. Lesiona la pared de las arterias, lo que facilita que se deposite el colesterol y se acelere el proceso de arteriosclerosis. Las placas de ateroma se hacen más numerosas y graves. De esta manera aumenta el riesgo de padecer angina de pecho o un infarto agudo de miocardio y la muerte cardiaca súbita. Su gravedad depende de los niveles de glucemia, es decir, de la concentración de glucosa en la sangre.

Además el exceso de glucosa favorece la inflamación, lo que incrementa el riesgo de que se formen coágulos, elevando el riesgo de sufrir una enfermedad cerebrovascular y la afectación de las arterias periféricas.

Si la diabetes además está acompañada de otros factores de riesgo cardiovasculares como la obesidad y el sobrepeso, tener la tensión arterial alta, exceso de colesterol LDL se eleva considerablemente el riesgo cardiovascular.

Otras consecuencias de la diabetes

La diabetes puede dañar diferentes órganos:

  • Ojos: pérdida de visión progresiva que puede llevar a la ceguera.
  • Riñones: disfunción renal que puede desembocar en diálisis
  • Sistema nervioso periférico: afectación a las sensibilidades de los miembros inferiores, lo que supone un grave riesgo de úlceras y amputaciones.
  • Sistema nervioso autonómico: trastornos digestivos, urinarios y sexuales (impotencia) y alteraciones de las arterias de las extremidades inferiores con riesgo de amputaciones.

Diagnóstico de la diabetes

La Asociación Americana de la Diabetes recomienda hacerse una prueba de glucosa en ayunas o una prueba de tolerancia oral a la glucosa a partir de los 45 años, especialmente si sufre obesidad o sobrepeso para detectar cuanto antes la prediabetes o la diabetes y poder tomar medidas antes de que afecte a la salud del corazón.

Tratamiento de la diabetes

No existe cura para la diabetes, ya que es una enfermedad crónica que requiere tratamiento de por vida.

La diabetes tipo 2 requiere control de peso, ejercicio físico, el control de la glucosa en la sangre con una dieta adecuada y antidiabéticos orales. La alimentación es crucial en la terapia en este tipo de diabetes que no necesita insulina (excepto en casos de larga duración y cuando está asociada a otras enfermedades graves).

Es importante prevenir y controlar otros factores de riesgo relacionados con la diabetes como la obesidad, los niveles altos de colesterol o la hipertensión arterial  para reducir el riesgo cardiovascular.

  • Azúcar ¿otro enemigo de la salud del corazón?

 

Referencias:

American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes -- 2011. Diabetes Care. 2010; 34 Suppl 1:S11-S61.

USA. NIH. NDIC. National Diabetes Information Clearinghouse. Accedido: 13 de septiembre 2012. http://diabetes.niddk.nih.gov/spanish/pubs/riskfortype2/

Diabetes : MedlinePlus Enciclopedia Médica. National Library of Medicine – National Institutes of Health. Accedido: 13 de septiembre 2012. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001214.htm