Detectar la pubertad precoz en las chicas

Cuándo debes acudir al doctor

Síntomas de pubertad precoz
Para algunas niñas la pubertad precoz puede ser emocionalmente devastadora. Jamie Grill/Getty Images

Una de las causas que provoca mayor estrés en las preadolescentes y sus madres y padres es el momento de la llegada de la pubertad. Tanto las niñas como sus padres se preguntan cuándo ocurrirá eso y, sobre todo, si ocurrirá antes de tiempo. La pubertad precoz preocupa a muchas madres y padres. Escuchan que se habla de ella en los medios de comunicación o conocen a alguna niña a la que le ha ocurrido.

Incluso es posible que hayan leído que cada vez hay más casos de pubertad precoz.

Es cierto que la edad del comienzo de la pubertad parece haberse adelantado un poco. Por ejemplo en Estados Unidos la menarquía, el primer periodo menstrual, ocurre ahora de media a los doce años y medio cuando en 1970, hace cuarenta y cinco años, esa edad media eran los doce años y nueve meses.

Es importante que las madres y padres de las niñas tengan suficiente información sobre la pubertad para que ellos mismos tranquilicen a sus hijas al respecto y les eviten esa fuente de angustia.

 

Cómo estar bien informados

La mejor forma de tener buena información es hablar con el pediatra de la niña. Preguntarle a este todas las dudas que se tengan y además, observar a la preadolescente.

Pero en general es importante saber que no hay reglas fijas con la aparición de la pubertad. En unas niñas ocurre antes y en otras después y en la mayoría de los casos todo está dentro de la normalidad.

 

Qué es lo que hay que observar

Cuando tenemos una hija adolescente debemos observar el momento en el que aparecen los primeros signos de desarrollo que, en las niñas, son aparición de vello en las axilas y el pubis, desarrollo del botón mamario y el cambio en el olor corporal.

Si nuestra hija preadolescente tiene alguno de esos signos o todos ellos antes de los 8 o los 9 años podría ser que se debiera a una pubertad precoz.

En ese momento lo mejor es consultar a su pediatra porque será el doctor quien establezca si es necesario hacerle a la niña más pruebas u hacerle un seguimiento más preciso.

Pero es muy importante saber varias cosas. La primera es que los senos suelen comenzar a desarrollarse entre dos años y dos años y medio antes de que llegue el primer periodo menstrual. También es importante saber que en muchos casos las niñas comienzan con algunos de estos signos que parecen que traen consigo una pubertad precoz pero no es así porque se detienen por largos periodos o se ralentizan y la menarquía llega a una edad normal. Y además, es posible también que aunque la preadolescente tenga un desarrollo algo más temprano que la media de las niñas sea completamente normal en su caso.

 

Qué necesitan las niñas que tienen pubertad precoz

Lo que sí es importante es evitar la angustia y la preocupación tanto de las preadolescentes como de sus madres y padres. Por eso debe buscarse toda la información que todos ellos necesiten.

  • Pediatra. Será la o el pediatra de la niña el que decida si la preadolescente puede tener pubertad precoz. Si es así, en algunos casos lo que hará será hacer un seguimiento periódico de la evolución de los síntomas de desarrollo de la niña y en otros recomendar que sea un endocrinólogo pediátrico el que evalúe si la preadolescente está sufriendo o no una pubertad precoz.
  • Endocrinólogo. Si la preadolescente debe ver a un endocrinólogo experto en niños será este doctor o doctora quien decida qué pruebas se le hacen a la niña para detectar esa posible pubertad precoz. En la mayoría de los casos, esas pruebas consisten en análisis de sangre para detectar la presencia de hormonas del desarrollo y radiografías de los huesos para establecer en qué momento del crecimiento se encuentra la niña.
  • Tratamiento. Una vez realizadas las pruebas de diagnóstico y si la preadolescente tiene, en efecto, una pubertad precoz el endocrinólogo junto a los padres de la niña decidirán si es necesario ponerle un tratamiento que detenga el desarrollo.

 

Causas de la pubertad precoz

La pubertad precoz puede tener varias causas: en algunos casos es debida a un tumor o un quiste. Aunque estos casos son los menos habituales, lo primero que hará el endocrinólogo es descartarlos.

Pero la mayoría de los casos de pubertad precoz no son causados por tumores o quistes, es decir no se deben a ningún problema médico y tienen una causa desconocida. Para estos casos existe un tratamiento farmacológico que detiene el desarrollo.

 

Tratamiento sí o no

El tratamiento más habitual para estos casos de pubertad precoz de origen desconocido es una inyección mensual que bloquea la producción de las hormonas sexuales que están provocando el desarrollo en el organismo de la niña.

La decisión de aplicarle o no el tratamiento a una preadolescente dependerá de varios factores:

  • Edad biológica. La edad de la niña es el primero porque es evidente que no es lo mismo que el desarrollo comience a los seis años que a los ocho. Dependiendo de la edad de la niña, unida a otros factores, el endocrinólogo recomendará o no a los padres el inicio del tratamiento.
  • Edad emocional. Ocurre lo mismo con la edad emocional de la niña porque en algunos casos una niña más pequeña puede estar mejor preparada para sobrellevar el desarrollo que una niña algo mayor.

Talla. Otra de las cuestiones principales a evaluar es la talla de la niña. Y es que la aparición de la menarquía, es decir, la primera menstruación, marca también el momento en el que el crecimiento se detiene y eso debe observarse muy bien para evitar que una pubertad precoz provoque una talla excesivamente baja.