Desmitificando el gluten

Pasta fresca
Nadie escapará al encanto de este súper sencillo y fresco plato de pasta fresca. Foto: Shutterstock

Sé que todos los que llegan a este sitio vienen buscando, no sólo recetas riquísimas y tentadoras, pero también respuestas concretas de salud y dieta relacionadas a ser vegetariano o vegano.

Por ejemplo, una de ellas es que preguntan por qué suben de peso y se enferman más si no comen carne animal (en el caso de los vegetarianos) o productos animales ni carne como es el caso de los veganos.

El gluten hoy en día pareciera estar en boca de todos por una cuestión más que nada de moda.

El tema está en que la mayoría cree que al eliminar la carne animal y los productos animales está todo arreglado y le pueden dar rienda suelta a comer carbohidratos, azúcar, y en el caso de los vegetarianos, lácteos sin medida por temor a que les falte proteína. Y es así donde surgen todos esos problemas de los que la mayoría de los vegetarianos y veganos se quejan y de hecho incentiva a muchos para volver a consumir producto animal y carne.

Por eso es que decidí que en este artículo trataremos al gluten. Uno de los elementos a considerar si buscas comer más sano, bajar de peso, sentirte fabuloso y con salud con una dieta vegetariana o vegana. Cuando la gente deja de comer carne se inclina a las pastas, panes y carbohidratos simples. (Nota: el arroz no tiene gluten pero debes evitar el blanco. El mejor es el arroz integral germinado.)

La moda del gluten

Si bien es cierto que mucha gente aún no sabe o no tiene claro lo que es el gluten, así todo se suman a la moda de no comer gluten.

Cuando yo deje de comer gluten por razones legítimas de salud, casi no existían panes sin gluten. La gente ni siquiera había escuchado hablar del gluten. Hoy en día, la palabra gluten se ve en casi todos los empaquetados, y las marcas y productos que se lanzaron a producir productos sin gluten están ya por todas partes y conquistaron un mercado que antes no existía.

Pero como para muchos se convirtió en una tendencia “cool” de moda, muchos son también los que se burlan de mala manera de quienes tienen reclaman platos o comidas sin gluten.

Lo cierto es que con o sin complicaciones de salud que te fuercen a dejar de comer gluten, todos necesitan un descanso de esta proteína casi imposible de digerir. Muchos en esta categoría reportan que tan sólo un día de no comer productos con gluten los ha hecho sentir mucho mejor, sin complicaciones digestivas de rutina como hinchazón y gas—los síntomas más típicos de la presencia de gluten en el sistema.

Ahora sí, empecemos por lo básico y la relación con la dieta vegetariana y vegana antes de entender de qué se trata el gluten. Como ejemplo te contaré que yo dejé el gluten cuando dejé de comer lácteos (queso, leche, yogur), es decir de vegetariana me convertí en vegana para evitar las fuentes de alimentos que causan inflamación. Es decir, lo hice por una cuestión de salud primero. (Hoy lo sumo a una cuestión de conciencia y de medio ambiente). Si bien fue muy duro porque como vegetariana en éso estaba (erróneamente) basada mi dieta, a los 21 días de desintoxicar el cuerpo me sentí increíble, mi piel cambió por completo, las migrañas y los dolores de cabeza redujeron en intensidad, podía respirar mejor, y los síntomas de indigestión desaparecieron.

Me sentí renacer, como nueva. Mi cambio comenzó escuchando a mi cuerpo, intuía que me estaba enfermando seriamente y que la causa estaba en lo que comía. Pero también me hice un análisis de sangre específico que mostraba que debía eliminar el gluten de mi dieta. Sigue leyendo…