Desindividualización: cuando la multitud cambia las normas de comportamiento

© Michael Blann / Getty Images

Formar parte de una multitud puede volver a la gente más voluble, menos racional y, a menudo, más violenta, aunque también puede suceder todo lo contrario.

Las multitudes promueven el anonimato y producen en la gente la sensación de que están en un contexto diferente, donde las normas de conducta han cambiado. El anonimato genera un estado de desindividualización, que consiste en la sensación de que la identidad personal se ha perdido, uniéndose a la de la multitud.

Es decir, dejas de tener una identidad individual para pasar a tener una identidad de grupo y regirte por sus normas.

En una investigación, un grupo de estudiantes a los que se les pidió que llevaran túnicas y capuchas que ocultaban sus rostros y los convertían en individuos anónimos, mostraron una mayor agresividad que el resto de los estudiantes. La persona anónima, ya sea por ir encapuchada o por estar perdida en una multitud, tiene menos probabilidades de ser identificada, detenida o castigada. Resultados como estos nos indican que una gran mayoría de las personas tiene una conducta ética solo por conformismo, de manera que en cuanto se elimina el control externo, pueden dejar de cumplir las normas sociales y comportarse de modos menos civilizados.

Además, la desindividualización produce también una disminución de la conciencia de uno mismo como individuo, y esto hace que el acceso a la información interna sobre las normas adecuadas de conducta sea menos accesible, pudiendo producir conductas sociales inaceptables.

Esto no significa que todas las multitudes den lugar a conductas antisociales, pues un grupo determinado puede tener una identidad grupal regida por normas éticas. Por ejemplo, un grupo de manifestantes que ha dejado muy claro que son pacifistas y que se manifestarán pacíficamente, tiene muchas probabilidades de que todos sus miembros se comporten de un modo prosocial.

Así, cuando la multitud es violenta, destruye propiedades y arroja piedras, es probable que el individuo que se une a ella acabe haciendo lo mismo. En cambio, si el grupo está implicado en una actividad altruista, como rescatar víctimas de entre los escombros de un terremoto, la desindividualización, al aumentar la tendencia de las personas a verse como partes del grupo, les lleva a estar más dispuestos a hacer lo que está haciendo el resto del grupo: en este caso, ayudar a los demás. Además, este sentimiento de anonimato aumenta más la sensación de pertenencia al grupo y de deseo de comportarse según las normas del grupo, para bien o para mal. En circunstancias como estas, las normas del grupo cobran todavía más fuerza y sus miembros piensan y hacen lo que hace el resto del grupo.

Por tanto, la desindividualización aumenta la tendencia de los miembros del grupo a dejarse llevar sin pensar por el propio grupo, acatando la conducta grupal, ya sea para ayudar a los demás o para hacerles daño.

En un experimento, se pidió a un grupo de personas que se vistieran de enfermeros, como un modo de activar en ellos asociaciones relacionadas con la ayuda y el cuidado de los demás. La mitad de ellos llevaba la cara descubierta, mientras que la otra mitad tenía el rostro cubierto, de manera que eran totalmente anónimos.

Después tuvieron que decidir el nivel de descarga que aplicaban a otras personas cada vez que fallaban al realizar una tarea. Aunque ambos grupos aplicaron descargas de baja intensidad, el grupo con la cara cubierta (anónimo), aplicó niveles de descargas bastante más bajos que el grupo con la cara descubierta. Esto es debido a que, en el grupo anónimo, la desindividualización era mayor, y esto hizo que actuaran más de acuerdo con el grupo con el que se identificaron: los enfermeros.

Es decir, la desindividualización hace que las personas actúen de acuerdo con las normas del grupo que les resulta más accesible en ese momento.

Por tanto, la próxima vez que te veas en un contexto de desindividualización, párate un instante para darte cuenta de lo que está sucediendo y pregúntate si de verdad deseas identificarte con ese grupo.