Descubre por qué no deberías hacer la dieta Atkins

Promueve la ingesta de proteínas y grasas en detrimento de los carbohidratos

Riesgos de la dieta Atkins
La dieta Atkins promueve un abuso de proteínas y puede dañar la salud de los riñones. Paul Poplis / Getty Images

La dieta Atkins se basa en un consumo casi exclusivo (90%) de proteínas procedentes de carnes rojas, embutidos, quesos, huevos, mariscos, mantequillas, margarinas, aceites, mayonesas, mantecas, cremas de leche o yogur entero, etc.

Solo se puede comer un 10 % de hidratos de carbono y procedentes de las verduras y frutas. No permite consumir alimentos como las pastas, harinas, arroz, pan y bollería, legumbres, azúcar, bebidas alcohólicas y leche.

Las verduras verdes no deben exceder los 50 gramos por comida.

Basa su dieta en que las personas padecen problemas de sobrepeso a causa de la ingesta de hidratos de carbono. Para Atkins la insulina es la hormona responsable del aumento de peso. La ingestión de azúcar o de cualquier hidrato de carbono hace que se estimule esta hormona, por lo que, según esta errónea teoría, el azúcar es el alimento más peligroso. Sin embargo si se consume grasa se estimula la secreción de acetona, suprimiendo la sensación de hambre.

Fases de la dieta Atkins

La nueva dieta Atkins recomienda además no pasar más de seis horas sin comer, por tanto, apuesta por cuatro o cinco ingestas diarias. Tres comidas principales y dos tentempiés.

Al igual que la dieta dukan, la nueva dieta Atkins consta de diferentes fases:

  1. Inducción: Consiste en que el cuerpo pase de quemar principalmente carbohidratos (en forma de glucosa) a quemar principalmente grasas (incluyendo tu grasa corporal) para obtener energía. Permite comer proteínas y un pequeño porcentaje de hidratos de carbono que provengan de verduras (solo seis tazas llenas de ensalada sin compactar y dos tazas de verduras cocidas al día ). Las grasas, en este momento, son esenciales en la dieta Atkins. De hecho, no ofrece limitaciones en cuanto a cualquier tipo de lípidos.
  1. Bajada de peso de forma continuada: Se aumenta gradualmente la ingesta de carbohidatos (según la tolerancia de cada individuo controlando que no aumenta de peso) y se incluyen otros alimentos como granos y semillas). También recomienda el consumo de sal para evitar la fatiga y la toma de suplementos vitamínicos como el omega 3.
  1. Mantenimiento previo: También deja a juicio del individuo la incorporación de más grupos de alimentos según su umbral de tolerancia, en especial, a los carbohidratos que provengan de frutas con más cantidad de carbohidratos, vegetales con almidón, y granos integrales.
  2. Mantenimiento para toda la vida: Sabiendo ya cuál es el umbral de cada individuo, recomienda seguir la fase de mantenimiento previo pero apunta a recurrir a las grasas -y no a los carbohidratos- cuando se sietan hambre.

Puedes encontrar la dieta detallada así como los alimentos que aconseja y desaconseja en su página corporativa.

¿Perderé peso?

Con Atkins se consigue perder peso rápidamente, eso sí, se corre el riesgo de sufrir algunos daños como la cetosis. Esta consiste en una alta concentración de cuerpos cetónicos en la sangre y la orina (el producto de la degradación incompleta de la grasa cuando no hay glucosa -de los hidratos de carbono- disponible en las células para obtener energía). La cetosis se produce porque el organismo no cuenta con hidratos de carbono que son el principal aporte de energía. La cetosis produce nauseas, mareos y fatiga. También puede producir daños en los riñones.

Por otro lado, al incrementar el grupo de los lípidos se corre el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y otras como el cáncer.

Puedes encontrar más información sobre los riesgos de las dietas rápidas en este enlace.

 

Fuentes: Comité Científico de AESAN integrado por la Organización Médica Colegial (OMC), el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD).

Eleonor Noss Whitney y Sharon Rady Rolfes. Tradado General de la Nutrición. Editorial Paidotribo.