Descubre los diferentes tipos de dolor de cabeza

Sigue los consejos de la SEN para evitar que el dolor de cabeza se cronifique

El dolor de cabeza es incapacitante y altera la calidad de vida
Las personas que sufren dolor de cabeza recurrente temen la llegada de un nuevo episodio. Jacquie Boyd / Getty Images

Existen diversos tipos de dolor de cabeza, o cefalea, un problema considerado como uno de los más incapacitantes. Altera la calidad de vida y produce bajas laborales y escolares.

Te explicamos cuáles son sus síntomas para que puedas identificar cuál puede ser el tuyo. Aunque lo importante es que vayas al médico para que te haga un correcto diagnóstico.

Para evitar que se cronifique, es importante seguir los consejos que nos da la Sociedad Española de Neurología (SEN) y que podrás encontrar al final de este artículo.

También te puede interesar:

Tipos de cefalea

Existen diferentes tipos de cefaleas. Es importante que el médico realice un buen diagnóstico mediante pruebas de imagen como la resonancia magnética o TAC (Tomografía Computerizada) para averiguar qué tipo es y cuál es el tratamiento más adecuado.

Cefalea tensional

A pesar de que se desconoce la causa exacta que la produce, los expertos barajan la posibilidad de que tenga un origen muscular relacionado con el estrés o problemas musculoesqueléticos. Puede aparecer en ataques episódicos que no suelen durar más de unas horas, aunque  también pueden llegar a prolongarse durante varios días.

Por su parte, la cefalea tensional crónica, que se engloba en los síndromes de cefaleas diarias crónicas, es menos común que la cefalea tensional episódica pero puede producirse de forma intermitente durante periodos muy largos de tiempo.

En ambos casos el dolor suele ser de leve a moderado y siempre generalizado, aunque también puede focalizarse en un único lado de la cabeza. No presenta síntomas asociados.

Cefalea en racimos

Se caracteriza por su alta frecuencia de recurrencia, su poca duración y su altísimo nivel de dolor. La cefalea en racimo puede darse de forma episódica y crónica; la variedad episódica se produce en racimos de una duración de entre 6 y 12 semanas una vez al año o cada dos años, normalmente en la misma época.

En estos casos, el dolor es intenso y se concentra en un lado de la cara, alrededor del ojo, de día y sobre todo de noche, y el tiempo de mayor intensidad de dolor suele ser de 30-60 minutos. Algunos síntomas son el enrojecimiento y lagrimeo de ojos, destilación nasal, o caída del párpado, etc.

En la cefalea en racimos crónica, que es menos frecuente, no se producen remisiones entre los periodos de dolor.

Ver también: Dieta para dormir mejor 

Migrañas

La migraña es un tipo de cefalea primaria y su origen es casi con seguridad genético. La activación de un determinado mecanismo cerebral provoca la liberación de sustancias inflamatorias asociadas al dolor alrededor de los nervios y de los vasos sanguíneos de la cabeza.

La migraña, que suele comenzar a lo largo de la pubertad, afecta especialmente a personas de entre 35 y 45 años. Entre los síntomas asociados destacan: nauseas, vómitos, fotofobia e intolerancia de ruidos.

Ver también:Cómo evitar el insomnio por el cambio de hora 

Otros tipos de cefaleas

  • Por traumatismos de cabeza o cuello
  • Por enfermedades vasculares
  • Por trastornos intra-craneales no vasculares
  • Por una sustancia determinada o a su carencia o retirada
  • Por infecciones
  • Por trastornos del cráneo, el cuello, los oídos, la nariz o los senos nasales, los dientes, la boca u otras.

    ¿Qué desencadena un dolor de cabeza?

    Existen diversos factores desencadenantes: musculo-esqueléticos, traumatismos, enfermedades vasculares, etc. Asimismo, recientes estudios han hallado una relación entre el estrés y el dolor de cabeza.

    Otros factores coinciden con los remedios a los que muchos individuos echan mano para paliar su malestar. Es el caso de los analgésicos que toman muchos afectados la mayoría de las veces, sin una prescripción médica. La cronificación de la dolencia, de hecho, está claramente asociada a la automedicación, en muchos casos más perjudicial ya que puede conducir a un agravamiento de la cefalea y a aumentar su frecuencia.

    ¿Cómo evitar que el dolor de cabeza se cronifique?

    Como algunos factores que aumenan el riesgo de que se cronifique pueden ser modificables y tratables, la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha elaborado una lista de recomendaciones para evitar que todo aquel que sufra de dolor de cabeza cronifique su enfermedad:

    •  Llevar una vida ordenada.
    •  Hacer ejercicio físico de forma habitual.
    •  Tener unos hábitos alimenticios saludables: evitar grasas, tomar frutas, verduras…
    •  No consumir alcohol.
    •  Tratar de mantener un peso adecuado.
    •  Dejar de fumar.
    • Evitar el abuso de cafeína.
    • Acudir al neurólogo para determinar el tratamiento más adecuado, tanto en el momento de las crisis como si es necesario iniciar un tratamiento preventivo.
    • Evitar el abuso de medicación
    • Limitar el uso de triptanes con un máximo de 10 al mes.
    •  Evitar el uso de combinaciones de fármacos (sobre todo los que contienen cafeína, codeína o tranquilizantes).
    • Evitar el uso de opiáceos y barbitúricos.
    • Realizar un registro de las crisis para poder informar adecuadamente a su médico.
    •  En caso de tener síntomas depresivos, solicitar ayuda.
    • Si tiene problemas de sueño, informar a su neurólogo.

     

    Como ves, hay varios tipos de dolor de cabeza y los síntomas ayudarán al médico a saber cuál tienes. Si los padeces, sigue los consejos que te hemos dado para que no se cronifique. Mejora tu dieta y evita los alimentos que pueden desencadenarla. Haz más ejercicio y prueba la meditación para controlar el estrés.