Descubre lo que es la preadolescencia

Lo que puedes hacer para mejorar la vida de tu hijo o hija en esa etapa

También la preadolescencia es un momento que los padres ven con temor
SALA PARPALLO

Preadolescencia es como llamamos a la etapa anterior a la adolescencia. Se trata de un periodo de tiempo en el que los chicos y las chicas ya no son tan niños pero aún no han comenzado su pubertad. Al contrario de lo que sucede con la adolescencia no todos los niños pasan por este periodo, aunque sí muchos de ellos. Y como en la adolescencia, no hay una edad fija para el comienzo de la preadolescencia.

Lo que sí hay es un momento claro en el que termina: cuando se inicia la pubertad.

La preadolescencia no implica cambios biológicos sino solo psicológicos, emocionales y sociales, los cambios que se producen en la infancia justo antes de que dé comienzo la transformación física de la adolescencia, la revolución hormonal que define esa otra etapa.

Quizá la característica más sobresaliente de la preadolescencia es que los que más suelen notarla son los padres y las madres de los chicos y las chicas. Eso se debe a que los principales cambios tienen que ver con el modo en que los preadolescentes establecen las relaciones.

Cuáles son los rasgos que definen la preadolescencia

  • Mayor independencia de la familia. En un adelanto de lo que será la adolescencia, los niños y las niñas en etapa preadolescete comienzan cierta separación de sus padres. Una separación que se muestra en la práctica con intentos de rebeldía. Los niños y las niñas comienzan a usar mucho más frecuentemente la palabra “no” con sus padres, a discutir aquello que se les dice, a tratar de imponer sus propias decisiones. Una frase típica de preadolescente es “esto no es justo”.
  • Mayor capacidad de hacer amistades. En una clara muestra de que están abandonando la infancia y se acercan a la adolescencia en la que el grupo de amigos cobra mucha importancia para ellos, durante la preadolescencia, niñas y niños comienzan a formar lazos de amistad más estrechos. En general, las niñas suelen hacerlo más con otras niñas y los niños, con otros niños.
  • Exigencia de mayor autonomía. Niñas y niños empiezan a pedir mayores cuotas de autonomía. Es normal en esta etapa que discutan el momento en el que “tienen derecho” a tener celular, a realizar algunas cosas solos, como ir al colegio, andar hasta el play ground o quedarse en casa cuando no están los adultos.

 

Cómo deben reaccionar los padres en esta etapa

  • Paciencia. La virtud que más les ayudará en este tiempo será la paciencia porque no siempre es fácil la relación con un preadolescente. Aunque es muy práctico tomárselo como un periodo de aprendizaje para lo que vendrá después, la adolescencia con todos esos rasgos multiplicados.
  • Información. Es importante que los padres entiendan bien lo que les está sucediendo a sus hijos. Y también es muy práctico que aprovechen esta etapa para que los niños y las niñas sepan por adelantado los cambios que van a vivir durante la inminente adolescencia. Tener información sobre lo que les va a pasar podrá mitigar bastante el desconcierto que sentirán y que es el origen de la mayoría de los conflictos durante la adolescencia.
  • Ir dándoles autonomía. Es el momento de admitir que nuestros hijos están dejando atrás la infancia y, por lo tanto, de ir dándoles autonomía por etapas.
  • Pasar tiempo con ellos. También es un excelente momento para establecer lazos de intimidad mayores. Ya no son niños o niñas pequeños así que podemos comenzar algunos ritos que pueden facilitarnos más tarde la relación con ellos. Podemos practicar juntos un deporte un día a la semana, ir de compras, salir un día a la semana a comer fuera juntos, establecer una noche para ver una película o cualquier otra actividad que a nuestro preadolescente le guste y que nos permita pasar un tiempo con él o ella.