Descubre lo que dice la ley sobre el trabajo adolescente

Toms River

Hoy quería hablaros de los trabajos que realizan los adolescentes, y de cuáles son las condiciones legales a las que están sometidos sus horarios en Estados Unidos. Sin duda, realizar un trabajo es muy bueno para los adolescentes: les ayuda a ser más responsables, a entender lo que cuesta ganar dinero y a organizar mejor su tiempo. La época en la que los adolescentes suelen buscar trabajos son las vacaciones, sobre todo en Navidad y verano.

Pero es bueno saber que no todo vale, que no todos los trabajos son adecuados para ellos y que las leyes estadounidenses son muy claras al respecto.

El gobierno establece algunos límites no solo a los trabajos que pueden realizar los adolescentes sino también a los horarios.

Menores de 13 años

Los menores de 13 años pueden realizar solo actividades que sean seguras, incluso si el trabajo que hacen es en un negocio familiar. Algunos empleos que no pueden ocupar son: procesamiento de carne o labores que se realicen en un tejado o azotea. Pero sí pueden, por ejemplo, repartir periódicos, cuidar niños o trabajar como actores.

A partir de 14 años

A partir de los 14 años se amplía un poco el rango de actividades. Los menores pueden trabajar en tiendas, algunos lugares de comidas y estaciones de servicio. Aunque con menos de 16 años, los chicos y chicas no pueden cocinar ni en hornos ni en fuego ni pueden realizar trabajos en los congeladores.

Horarios

Desde los 16 años se acaban las restricciones excepto para los trabajos peligrosos prohibidos por ley a los menores de 18 años. El gobierno también fija los horarios que pueden cumplir los chicos y chicas de menos de 16 años. Los adolescentes de esas edades solo podrán trabajar entre las 7 a.m. y las 7 p.m. aunque durante el verano, desde el primero de junio hasta el Labor Day en septiembre, el horario se amplía hasta las 9 p.m.

Además, y durante el periodo escolar, los menores de 16 años solo pueden trabajar 18 horas semanales que se amplían hasta las 40 horas en las épocas de vacaciones.

¿Siempre es positivo que los adolescentes trabajen?

En general, es una buena idea que los adolescentes se busquen un trabajo. Las jornadas parciales durante el curso y las completas en las vacaciones son lo habitual y además es lo que establece la ley. Pero hay ocasiones en las que un trabajo, incluso parcial, puede suponer una carga excesiva para los chicos o las chicas.

Deben ser sus padres junto a ellos los que valoren la decisión. Aquellos adolescentes que ya tienen exceso de actividades; clases, aficiones, deportes... pueden no encontrar tiempo para hacer además un trabajo. O puede ocurrir que, en ciertos casos, cuando empiezan a trabajar abandonen las otras actividades. 

Lo que deben hacer los padres de los adolescentes que ya están muy ocupados pero de todas formas quieren trabajar es hablar con ellos para que establezcan un orden de prioridades. Si van a ocupar parte de su tiempo con una actividad remunerada, deberan dejar otra de las que realizan y esa nunca deberá ser la escuela.

Lo que siempre deben hacer los padres de adolescentes que empiezan a trabajar es asegurarse de que sus hijos hacen un trabajo permitido por la ley para los menores y que este además se ajusta de los horarios establecidos por el gobierno.