Desarrolla tus talentos en jardinería

Reglas básicas de jardinería para principiantes y aficionados

Jardinería
Jardinería. Getty Images

Aún sigo escuchando a muchas personas decir que no tienen manos para tratar las plantas. Pero en realidad nada tiene que ver con sus manos. Todo está en saber aplicar algunos conocimientos básicos sobre jardinería. Igual que sucede con todas las profesiones y pasatiempos, la jardinería tiene sus reglas generales.

Al que le gusta tejer de seguro aprendió primero cómo manejar las agujas y el hilo. Al que le gusta arreglar coches aprendió primero las partes del motor y su funcionamiento.

Con la jardinería sucede igual. Si no conoces lo básico es imposible atender tus plantas de la forma correcta. Aquí te muestro lo que debes saber. 

Primero que todo conoce el clima

Cada lugar del mundo pertenece a una zona de clima específica. Esta puede ser cálida y desértica, tropical y húmeda o hasta muy fría.  Así que antes de comprar una planta comienza por averiguar a qué tipo de zona pertenece y si se adapta a la zona donde la piensas colocar.

Por lo general cuando vamos a comprar plantas a un vivero, ya ellos han hecho gran parte de la tarea de investigación. La mayoría de las plantas que venden en tu zona climática, usualmente pertenecen a ese tipo de zona.  Sin embargo también existen lo que llaman micro climas.

Esto se refiere al clima específico de un área más pequeña. Por ejemplo el micro clima dentro de tu casa no es igual que el de afuera. Tampoco es igual un lugar que recibe sol todo el día cuando se comparar con el micro clima debajo de un árbol frondoso.

Así que es importante parear las plantas con el clima y micro clima de la zona en que vives y en lugar específico donde piensas colocarlas. 

Plantas para interior vs exterior

Entonces antes de comprar, es muy importante saber dónde vas a colocar tu nueva planta. Hay una gran diferencia entre colocarla en el interior o el exterior de la casa.

La luz, la humedad, la evaporación de agua y lo que sucede de forma natural en exteriores, no suele suceder dentro de la casa. 

Por ejemplo, las plantas que necesitan buena humedad en el medioambiente para desarrollarse, pueden tener problemas dentro de casas cerradas con aire acondicionado o calefacción. Estos suelen ser ambientes interiores secos y no muy aireados. Igual sucede con el tipo de luz que entra al espacio y la evaporación del agua en la tierra luego de los riegos. 

Tipo de luz

Ya sea dentro o fuera de la casa, sin la luz adecuada tus plantas no podrán sobrevivir. Claro está, hay plantas que necesitan más luz que otras, y eso también es importante saberlo antes de comprarlas. Lee bien las etiquetas que trae la planta y pide más detalles en el vivero o tienda donde las compres. 

Aún cuando la etiqueta diga “exteriores”, puede que tu planta no resista los rayos directos del sol. Igual si dice “interiores” no significa que no necesite nada de luz. Algunas plantas de exteriores resisten solo luz parcial, o sea solo el sol de la mañana o el de la tarde, o luz solar difuminada como es el caso de las orquídeas. 

Sustrato o terreno

No todos los tipos de tierra son iguales. Hay plantas como los cactus que necesitan terrenos más arenosos y drenados, y otras como las heliconias que prefieren los terrenos más arcillosos y húmedos.

Mucho tiene que ver con la porosidad del terreno y por cuanto tiempo mantiene la humedad. 

Siempre recomiendo antes de plantar, enmendar el sustrato o terreno con composta orgánica. No solo te servirá para fertilizar de forma natural, pero también estarás promoviendo la actividad biológica en el terreno y tus plantas crecerán más saludables.

Cada tipo de planta necesita un sustrato o terreno específico. Asegúrate de escoger el correcto. Inclusive, aún en el terreno adecuado, debes asegurarte de que este se mantenga aireado y no cree encharcamientos. Ya que si no le llega oxígeno a las raíces, estas pueden asfixiarse y aniquilar la planta.

Los riegos 

No todas las plantas necesitan la misma cantidad de agua. También la evaporación del agua es muy diferente en plantas en interiores versus exteriores.

Por lo general las plantas en exteriores se deben regar como mínimo una vez por semana. Las de interiores cada 10 a 12 días. Al final, mucho dependerá de la especie. 

El drenaje 

Nada tan importante como el drenaje. Una de las principales razones por las que muchas plantas mueren, es por el exceso de agua en el terreno. Tanto la tierra o medio, como el envase donde las coloques, deben permitir que los excesos de agua salgan fuera del tiesto.  Para eso están los boquetes en la parte de abajo. El agua empozada en la tierra hace que las raíces de las plantas se pudran. 

Fertilizantes

Nunca fertilices una planta recién llegada del vivero. Por lo regular esta planta ya viene bien fertilizada. Espera a que se estabilice y se adapte al lugar. Dale unos meses o espera al primer transplante de tiesto. Cada planta requiere diferentes tipos de fertilizantes. Si tienes dudas compra uno bien balanceado, 10-10-10. 

Siempre recomiendo fertilizantes orgánicos o de acción retardada (gránulos que se van disolviendo con los riegos). Si piensas utilizar fertilizantes líquidos, usa menos cantidad de la requerida. Yo encuentro que mientras más los diluyo con agua mejores son los resultados.

Poda

Nada más triste que ver una planta tratando de sobrevivir por falta de poda. Si quieres que tus plantas estén saludables, hay que darles una poda de vez en cuando. Dependiendo del tipo de planta que escojas, esta llevará un tipo de poda en específico. Infórmate sobre cómo y cada cuanto tiempo podarla. 

Mantener una planta saludable es mucho más queregarla una vez por semana. Sin embargo, no es nada complicado o difícil. Si sigues estas instrucciones de seguro volverás a tener éxito en su cultivo. Además, te aseguro que no volverás a decir que no tienes manos para la jardinería. Por el contrario, terminarás por pensar que ahora tienes manos santas.