Depresión posparto: tus opciones de tratamiento

Depresión posparto
©Getty Images/SolStock

Ya nació tu bebé y tienes todas las razones para ser feliz, pero la depresión posparto te lo impide y no lo puedes controlar. Si los sentimientos de impotencia, ansiedad y tristeza están interfiriendo con tu nueva vida, es el momento para pensar opciones para manejar la depresión posparto. Tu tratamiento puede consistir en una combinación de cambios en tu rutina, apoyo familiar, ayuda psicológica o medicamentos.

Terapia psicológica

En casos de depresión leve y moderada, la intervención psicológica puede darte ese empujón que necesitas para salir adelante. Un consejero profesional puede utilizar diferentes técnicas según tu caso específico: quizá solo necesites hablar o requieras psicoterapia más profunda. En cualquier caso, un especialista en psicología te puede dar las herramientas para controlar tus emociones, pensamientos, actitudes y situaciones. Por lo general, las pacientes muestran recuperación en cuestión de unos meses.

El primer punto de contacto puede ser tu médico obstetra. Puedes solicitarle referencias o información de consejeros en tu comunidad y recursos disponibles a bajo costo. También puedes acudir a grupos de apoyo para la depresión posparto.

Tratamiento médico

Para muchas mujeres, la mejor cura para la depresión posparto es una combinación de iniciativa propia, apoyo, tratamiento psicológico y medicamentos.

Aunque algunos medicamentos no son recomendados durante la lactancia, sí existen antidepresivos efectivos que no interfieren con la lactancia ni reportan efectos adversos en tu bebé, según las directrices del Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras (ACOG). Eso sí, los antidepresivos -y cualquier tiempo de medicamento- deben ser administrados por un profesional en psiquiatría con la aprobación de tu ginecólogo.

Los tratamientos hormonales son otra opción. La depresión posparto puede ser causada por desbalances hormonales, y tratamientos que atacan la causa del problema pueden ser exitosos. La terapia hormonal consiste en aumentar tus niveles de estrógeno, ya que esta hormona desciende súbitamente al dar a luz y esto podría llevar a algunas mujeres a depresión.

En cuanto a tratamientos naturales a base de hierbas, debes ser muy precavida, pues pueden ser tan fuertes como los farmacológicos, filtrarse en tu leche materna, y tener efectos secundarios. Esto incluye estimulantes, calmantes y suplementos en cualquier presentación, como té de hierbas, remedios caseros o pastillas. Antes de tomar cualquier producto natural debes consultarle a tu médico.

En casa

Como bien sabes a estas alturas, los bebés no vienen con un manual de instrucciones y nadie te enseña cómo ser madre, pero sí existen muchas personas a tu alrededor que pueden guiar tus pasos cuando sientes incertidumbre. Para aliviar tu depresión posparto, puedes empezar en casa:

  • Enlista la ayuda de familiares, amistades u otras madres en tu comunidad. Nadie sabe lo que estás pasando mejor que alguien que haya estado en tus zapatos. Ellas también saben cómo solucionar las pequeñas adversidades que enfrenta una madre y brindarte la compañía que necesitas en una etapa donde tu vida social e interacción adulta casi desaparecen.
  • Contrata los servicios de una doula posparto. Al igual que durante el parto, una doula es tu asistente personal, y puede encargarse de tareas como ayuda doméstica, atender a tus hijos mayores, enseñarte cómo cuidar de tu bebé, sugerir remedios o métodos alternativos para lidiar con dolores y síntomas posparto, cuidar a tu bebé mientras descansas, apoyarte en la lactancia materna, ayudarte a establecer una rutina, asistir en la transición a tu nuevo rol como madre, brindar información básica sobre el desarrollo y cuidado del bebé, y otras tareas que requieras. Una de las grandes ventajas de contratar este servicio es que tienes a una mujer con gran experiencia a tu lado cuando la necesitas, no sientes que estás abusando de la bondad de una amiga, y evitas conflictos familiares que podrían surgir de la presencia de tu madre o suegra en esta etapa tan sensible.
  • Toma tiempo para tu salud física y mental. Tomarte una hora para ti misma cuando hay un recién nacido en casa es complicado, pero si tienes depresión posparto es una necesidad. Ya sea para hacer ejercicio, salir con tus amigas, dormir o trabajar, busca la forma de tener una hora para cuidarte. Si das de mamar puedes programar este momento entre las comidas del bebé. Negocia este punto con tu pareja, contrata una niñera o aprovecha mientras el bebé duerme. La meta aquí es que, por un momento, dejes de pensar en tu pequeño y sus necesidades y atiendas las tuyas específicamente. Eres una madre responsable y amorosa, y separarte de tu pequeño te puede ser difícil, pero recuerda que estar saludable mentalmente te hacer mejor mamá.
  • Habla con tu pareja sobre tu condición. Uno de los mayores detonantes de la depresión posparto es la soledad que sientes al estar en casa, salir poco y dedicarte al cuidado de tu pequeño. Tu pareja debe ser tu aliado en esta etapa, pero quizá ni se dé cuenta de lo que sientes.
  • Si eres de las mujeres que funciona mejor con un programa establecido o piensas esquemáticamente, puedes crear un plan para tu maternidad, al igual que lo harías en la oficina con proyectos importantes. Tómate un momento para sentarte y establecer tus objetivos como madre (sé realista y no intentes ser súper mamá, porque esas no existen y todas lo somos a nuestra manera). Una vez que tengas tus metas, piensa en los objetivos específicos, formas de alcanzarlos y limitantes. Una vez que veas tu nuevo rol con más claridad, puedes pensar en una rutina y seguir tus pasos para sentir que avanzas en tu objetivo. La clave, eso sí, es que tu plan y expectativas sean flexibles, porque al final de cuentas, tu bebé puede tener su propia agenda.

Fuentes:
American College of Obstetricians and Gynecologists. Practice Guidelines: ACOG Guidelines on Psychiatric Medication Use During Pregnancy and Lactation. En: American Family Physician. 2008 Sep 15;78(6):772-778. Accedida en línea 11 de abril del 2016.
Agency for Healthcare Research and Quality. Use of psychiatric medication during pregnancy and lactation. Accedida 11 de abril del 2016.
Fitelson, Elizabeth, et al. Treatment of postpartum depression: clinical, psychological and pharmacological options. En: International Journal of Women's Health. 2011; 3:1-14. Accedida en línea 11 de abril del 2016. 
German Institute for Quality and Efficiency in Health Care. Fact Sheet: Depression after Childbirth: What Can Help. Accedida 15 de julio del 2012.