Depresión en el embarazo: síntomas, riesgos y tratamiento

Depresión en el embarazo
©Getty Images/Hidesy

¿Sabías que el embarazo aumenta tu riesgo de sufrir depresión? Entre 14% y 23% de las mujeres sufren depresión en el embarazo, y hasta 70% de las embarazadas tienen algún síntoma de depresión en algún momento, según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por su siglas en inglés). El número real de madres que sufren depresión en el embarazo puede ser mucho más alto, pues muchas mujeres no mencionan su estado de ánimo al médico por temor al efecto que puedan tener sobre su bebé, sentimientos de culpa o porque consideran los síntomas normales en el embarazo.

¿Por qué es peligroso?

Uno de los retos al identificar la depresión durante el embarazo es que ambas condiciones tienen síntomas en común: fatiga, sueño, cambios en tu apetito, dificultad para concentrarte, estado de ánimo inestable. ¿Suena familiar? Además, los síntomas de la depresión en el embarazo suelen presentarse con mayor frecuencia en el primer trimestre –cuando las hormonas del embarazo aumentan drásticamente– y mejorar en el segundo.

El principal riesgo es que una madre deprimida tiende a descuidarse, y podría desatender las necesidades de su embarazo, como el control prenatal, la nutrición y precauciones recomendadas. En el peor de los casos, una mujer que sufre depresión puede acudir a comportamientos dañinos, como las drogas o el alcohol, que en el embarazo pueden ser graves o fatales para tu bebé.

Según un estudio de ACOG, los hijos de madres deprimidas también pueden tener retrasos en su desarrollo motor, psicológico, cognitivo y neurológico.

Y por tu parte, padecer depresión en el embarazo te pone en mayor riesgo de sufrirla posparto.

Las hormonas del embarazo y la depresión

Las hormonas suelen ser las principales causantes de la depresión en el embarazo, y a ellas se unen el estrés, ansiedad y los cambios físicos que conlleva un evento de esta magnitud.

 

Las hormonas esteroides ováricas –que abundan en el embarazo–  tienen efectos neuroactivos (en tu cerebro) que impactan directamente el estado de ánimo, comportamiento y capacidad cognitiva. Un estudio publicado por la Sociedad para Investigación sobre Salud de la Mujer descubrió que “al ‘apagar’ las hormonas reproductivas (en mujeres no embarazadas) mediante el control del ciclo ovárico, desaparecen los síntomas del síndrome premenstrual”, con sus cambios en estado de ánimo y temperamento. En el embarazo, el efecto más bien se multiplica por la cantidad de hormonas presentes. El estudio menciona tres efectos específicos:

  1. Los niveles elevados de progesterona afectan tu habilidad de concentrarte y niveles de energía.
  2. Cambios en el nivel de estradiol afectan tu sensación de bienestar en general.
  3. La hormona coriónica (hCG por sus siglas en inglés) está directamente relacionada con las náuseas en el embarazo y la sensación de malestar.

¿Tienes riesgo de depresión en el embarazo?

Algunas mujeres simplemente tienen mayor sensibilidad a cambios hormonales y eso aumenta su riesgo de sufrir depresión en el embarazo, mientras otras tienen menos complicaciones. También pueden incidir otros factores, como:

  • Historial de depresión previo al embarazo
  • Edad - las embarazadas más jóvenes tienen mayor riesgo, en especial en caso de embarazo en la adolescencia
  • Falta de grupo de apoyo
  • Si vives sola
  • El número de hijos – entre más hijos tengas, mayor el riesgo de depresión
  • Conflictos matrimoniales
  • Sentimientos encontrados sobre el embarazo

Tus opciones de tratamiento

El tratamiento de la depresión en el embarazo depende de tu caso específico, severidad de tus síntomas, cómo interfieren en tu vida, antecedentes depresivos, factores externos, riesgos y tus preferencias.

En la medicina tradicional, la depresión suele ser tratada con terapia psicológica o medicamentos. La Academia Americana de Médicos de Familia recomienda que el tratamiento empiece con observación, y escale de forma conservadora según la severidad y factores de riesgo.

Aunque se conoce poco sobre los antidepresivos, su transferencia a través de la placenta y efectos sobre el bebé, varios estudios consideran que algunos medicamentos sí pueden recetarse durante el embarazo. Sin embargo, los estudios y descubrimientos médicos cambian y se actualizan con frecuencia.

Si sospechas que tienes depresión, el primer paso hacia sentirte mejor es hablarlo con tu médico. La decisión de qué tratamiento es el indicado para ti debes tomarla después de consultar también a un especialista en salud mental y sopesar tus opciones, riesgos y beneficios.  

Ayuda para la depresión en el embarazo

Encuentra información adicional en:

  • Guías para el tratamiento de la depresión en el embarazo
  • Depresión en el embarazo: estudio minimiza riesgo de uso de antidepresivos
  • ¿Síntoma del embarazo o señal de alerta? Cerebro de embarazada y depresión​
  • Tu estado de ánimo y cambios de humor en el embarazo

Fuentes:
Altshuler, Lori L., et al. An Update on Mood and Anxiety Disorders During Pregnancy and the Postpartum Period. En The Primary Care Companion: Journal of Clinical Psychiatry. Publicado Diciembre del 2000. Accedido 12 de octubre del 2013.
American College of Obstetricians and Gynecologists. Depression During Pregnancy: Treatment Recommendations. A Joint Report from APA and ACOG. Accedido 13 de octubre del 2013.
Oficina de la Salud de la Mujer. El embarazo y los medicamentos: hoja de datos. Accedido 27 de octubre del 2013.