¿Debes preocuparte por la vida del obturador de tu cámara DSLR? (Segunda parte)

Visor tipo réflex
Sistema réflex. Ricardo Avila.

Los numerosos sitios que arrojan estadísticas sobre la "vida promedio" de diversas marcas y modelos de cámaras, están basados en promedios de los reportes efectuados por los mismos usuarios y en ninguno de los casos, contienen información avalada por los fabricantes. Una cámara que recibe un mantenimiento regular, seguramente brindará un mayor número de imágenes a su usuario mientras que una cámara que jamás ha visitado un servicio técnico y que ha sido expuesta a agentes corrosivos como el agua, la arena, temperaturas extremas y otros, probablemente muera más temprano y no sólo por la vida útil del obturador, sino porque cualquier otro de sus componentes electrónicos o mecánicos terminará por arruinarse.

Alguna persona me comentó una vez que tenía en mente un proyecto para realizar un time lapse sobre la construcción de un edificio, pero que le preocupaba la vida útil del obturador de su cámara por lo que estaba dudando en realizarlo. Ante el cuestionamiento, hicimos juntos una reflexión para determinar ¿Que tanto es demasiado? y nuestras imprecisas conclusiones fueron las siguientes:

Un reportero gráfico sumamente activo, probablemente tenga que realizar coberturas 5 días por semana y en cada sesión, estaría efectuando un promedio de 50 fotografías. En un año con 52 semanas y trabajando sin descanso, el reportero habrá disparado unas 13,000 veces. Los sitios en internet hablan de un promedio de vida de 60,000 a 100,000 obturaciones para la mayoría de las marcas y modelos, lo cual nos indica que la cámara de nuestro amigo reportero, tendría una vida promedio por arriba de los 7 años.

En realidad, en mis poco más de 20 años de convivencia con profesionales de la imagen, no recuerdo de un sólo caso en el que alguien me haya comentado que tuvo que cambiar su cámara porque se le terminaron los disparos.

Usualmente las renovaciones de equipo se han presentado por otro tipo de circunstancias como fracturas o contaminación en la lente, daños en las monturas, fallas en los dispositivos electrónicos, empaques y fuelles resecos y principalmente, por que la tecnología nos ofrece cada vez más rápido, nuevos modelos con mejores características de resolución, funciones y otros atractivos que nos obligan a renovar o morir.

Si después de analizar las cifras anteriormente expuestas, sigues considerando que el excesivo uso que le das al obturador de tu cámara, le está restando tiempo de vida, me permito hacerte la siguiente recomendación:

El meollo del asunto con los sistemas digitales reflex (DSLR), es que con el propósito de que el usuario tenga una visualización "directa" de la escena, se utiliza un complejo mecanismo en el cual un juego de prismas espejos reflejan la imagen hasta el visor ocular. El espejo principal se encuentra obstruyendo el camino entre el objetivo y el sensor de la cámara, por lo que cuando se efectúa el disparo, es necesario quitarlo de en medio a través de la acción de un motor que impulsa palancas y guías mecánicas.

Actualmente se fabrican cámaras de sistema compacto conocidas como CSC, EVIL o MIRRORLESS, que contando con prácticamente todas las ventajas de una DSLR (excepto la visualización directa por supuesto), ofrecen calidad profesional de imagen y lentes intercambiables sin la mortificación de que siniestros movimientos mecánicos se estén efectuando en su interior, ya que como las siglas EVIL o el mote mirrorless lo indican, no utilizan un espejo y su sistema de visualización es completamente electrónico.

No estoy afirmando que los sistemas CSC tengan mayor duración que los DSLR ya que como comenté anteriormente, desde mi punto de vista cualquier elemento electrónico es susceptible de fallar con el uso pero adicionalmente, este tipo de equipos presentan varias ventajas como menor tamaño, peso y costo.