De padres perfeccionistas, hijos con problemas

Carlos Perez Couto

Aspirar a la perfección es un mal asunto, aunque en algunas culturas se pretenda lo contrario. La razón es evidente: la perfección no existe así que aquellos que aspiran a conseguirla van a estar pemanentemente frustrados, es decir van a tener vidas muy infelices. Pero a pesar de ello, a pesar de que una simple reflexión sobre la perfección y su imposibilidad debería llevarnos a rechazarla, muchas personas sufren ese mal, son perfeccionistas.

Y lo que ocurre con los perfeccionistas es que, habitualmente, trasmiten ese catastrófico rasgo de su carácter a los hijos.

Para saber si estás trasmitiendo el ideal de perfeccionismo a tus hijos adolescentes solo tienes que contestar a estas preguntas. Tú mismo descubriras en tus respuestas si lo estás haciendo:

  1. ¿Esperas, aunque sea secretamente, que tu hijo o hija sea siempre el mejor? Algunos padres y madres perfeccionistas no lo muestran al exterior pero en su interior es exactamente eso lo que esperan; que sus hijos sean los primeros. Este rasgo hará que cuando no lo son, y eso será la mayoría si no todas las veces con casi todos los chicos y chicas, ellos sientan nuestra decepción, por mucho que lo ocultemos, ellos lo sabrán.
  2. ¿Pretendes siempre que tu hijo o hija actúe cómo tú crees que debe hacerlo y cuando no es así consideras que no ha actuado bien? Algunos padres y madres les marcan a sus hijos continuamente cómo deben comportarse sin darles ningún resquicio para su propia elección.
  1. ¿Nunca es suficiente bueno para ti? Hay padres y madres que aseguran en público que no les importan los logros de sus hijos, que eso no es lo fundamental en sus vidas, pero, en realidad, muestran esa aparente indiferencia porque lo que esperan secretamente es que sus hijos sean superiores a los demás. Saben que eso es imposible: nadie es siempre mejor que todos los demás, pero eso no consigue que esos padres y madres dejen de esperarlo.
  1. ¿Te alegras, aunque sea secretamente, cuando sus amigos o compañeros fracasan? Nunca lo reconocerían pero algunos padres y madres sienten realmente esa satisfacción con el fracaso de los amigos y compañeros de sus hijos e hijas.
  2. ¿Intentas solucionar siempre aquellas cosas de las vidas de tus hijos que tú crees que han hecho mal? También muchos padres y madres siguen haciendo cosas por sus hijos cuando estos son ya adolescentes. No les dejan que se equivoquen, a veces ni siquiera que lo intenten. Ellos toman la iniciativa siempre que creen que sus hijos no lo van a hacer bien, o incluso perfecto,

Las anteriores no son preguntas fáciles de responder pero seguro que los padres y madres que son perfeccionistas han descubierto ya que lo son desde que han leído la primera de ellas. Y no solo eso, los perfeccionistas suelen ser consientes de lo devastador para sus vidas que es ese rasgo de su carácter así que se sentirán abrumados al descubrir que también intentan que sus hijos lo sean. Cuidado. Si eres de esos, tampoco te tomes esto como un nuevo intento de perfeccionismo: conseguir inmediatamente que ese rasgo de tu caracter no pase a tus hijos. Respira, piensa sobre ello y entiende que no es algo que puedas conseguir en un segundo, que no debes agobiarte por ello y que la mejor forma de enfrentarte al problema es dándote tiempo.