De la dependencia en pareja al amor en libertad

01
de 05

La pareja como espejo

pareja distanciada
Cómo evitar las conductas que les alejan. People Images

La pareja es un espejo que refleja muchas cosas de nosotros mismos. Cuando admiras una cualidad en alguien, resulta que también está en ti. Del mismo modo que esos defectos suyos que tanto te molestan en el fondo te están recordando tus propias debilidades.

Definitivamente, no existe el “príncipe azul” ni la “princesita perfecta” de los cuentos. Todos somos seres humanos únicos y complejos, con nuestros puntos débiles y fortalezas. Con carencias, dificultades, virtudes, sueños... Y una vez que te haces consciente de la realidad, y dejas de soñar con el perfecto amor romántico, paradójicamente empezarás a ser más feliz contigo mismo y con tu pareja.

Ese es el momento en que abandonas el espejismo de que “la pareja da la felicidad”. Por fin puedes poner fin a las relaciones tóxicas. ¡Incluso dejas de ser tú la tóxica! Dices adiós a las atracciones fatales, la montaña rusa, la “mala suerte” de encontrar siempre al mismo tipo de hombre. Porque entiendes que la dependencia de otra persona no llena el vacío interior.

Cuando llegas a comprender que el amor de pareja no es la solución a todos los problemas, siempre puedes comenzar a dejar de buscar fuera de ti el afecto, comprensión, aceptación y validación que necesitas. Porque empiezas a encontrarlos en tu interior.

Todo esto es un proceso que puede resultar doloroso, pero es el tipo de dolor que se parece al de un grano que revientas. El pus sale fuera y la herida tarda en cicatrizar, hasta que finalmente se cierra. Por eso, si estás enganchado a las relaciones de dependencia es bueno que aprendas a pasar un tiempo solo para liberarte de esa adicción. Poco a poco te vas a liberar, porque empezarás a ser responsable de tu felicidad y a ver en la pareja alguien que te ayuda a despertar, a conectar contigo mismo, a crecer como persona y a enseñarte a amarte de verdad a ti mismo y a él o a ella tal y como son.

Veamos cómo hacer este apasionante viaje de la dependencia al amor en libertad.  

02
de 05

De la decepción al despertar

Mujer soltera
Lo que pasa cuando la única soltera eres tú. Betsie Van Der Meer

Tras cada fracaso sentimental, las emociones son intensas. Hay una gran tristeza porque se roto una ilusión... Pero esa pena no durará eternamente si la vives. No reprimas las lágrimas. Vacíate, habla, saca fuera la rabia y la frustración. Y después, cuando alcances una cierta serenidad, pregúntate si era aquello era amor o... ilusión, conveniencia, comodidad.

El camino hacia un amor pleno pasa por superar la necesidad de que el otro nos complete, consuele, compense o se corresponda a una imagen ideal para satisfacer nuestros deseos y necesidades.

Eres tú, en primer lugar, quien tiene que convertirse en el hombre o mujer de tu vida. Es hora de conocerte de verdad a ti mismo y ser consciente de cómo actúas y por qué. Por ejemplo, pregúntate cosas como ¿das demasiado en el amor a personas que no te corresponden? Crees que no eres suficiente? ¿Repites el patrón de dependencia emocional que observaste entre tus padres? ¿Eliges parejas que te abandonan o decepcionan?

Las respuestas están en tu interior, pero hacerlas aflorar no es fácil. Sin enbargo, hay muchas maneras de conectar contigo mismo. Puedes hacer yoga, ir a terapia, leer buenos libros de autoayuda, hablar con un amigo que te diga la verdad, escribir sobre tus sentinientos, conectar con la naturaleza... Ya verás que poco a poco empiezas a hacer las paces contigo mismo y a comprender tus sentimientos y hasta tus contradicciones. Solo date tiempo y espacio.  

03
de 05

Al encuentro de la felicidad

Autoestima
Tips para amarte a ti misma. PeopleImages.com

Si te sientes necesitado o eres desgraciado porque no tienes pareja, trata de buscar otras fuentes de alegría, bienestar y motivación que dependan de ti mismo. Si eso te parece demasido porque siempre has tenido pareja y realmente no has aprendido a estar solo, entonces apóyate en otras personas al principio, pero no te enganches a una ilusión ni pretendas que nadie te salve de la infelicidad o esté siempre disponible para ti.

Por ejemplo, cultiva un hobby, haz nuevos amigos, dedica un tiempo semanal a hacer algo bueno por otras personas con un grupo de voluntariado, practica un deporte... Busca la compañía de amistades, familiares y compañeros de trabajo o estudio que te hagan sentir bien.

Poco a poco verás que tu autoestima se fortalece, que te ilusionas con nuevas actividades y personas y que vas creándote un pequeño mundo donde te sientes contento, relajado, con ganas de hacer cosas buenas y no, por ejemplo, de pasar horas espiando en Facebook a tu ex pareja.

Pero si a pesar de que lo intentas con todas tus fuerzas sigues atrapado en una relación tóxica o te reencuentras cada cierto tiempo con tu ex sin que ambos puedan evitar esa atracción fatal, lo importante es que tomes conciencia de la situación en la que estás y trates de cortar definitivamente. Duele, sí, pero a la larga te sentirás feliz de la decisión tomada. ¡Es como salir de una jaula!

En cualquier caso, recuerda lo más importante: que tu felicidad no depende de una pareja, ni de la opinión que otras personas tienen sobre ti. Se trata de dar pequeños pasos para aprender a estar solo, a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida sin pareja. Puede que necesites varios intentos y sientas que fracasas, pero no es así. Cada paso te lleva un poquito más lejos en tu camino hacia la libertad. Ama tu propio procesoy perdónate cuando te sientas débil.  

04
de 05

Adiós, expectativas

Pareja en la cama
Tips para un San Valentín sexy. Daniel Ingold

Todos los días, a todas horas, nos creamos expectativas. Apuntamos montonces de cosas por hacer, organizamos el calendario o la agenda, fijamos fechas en el calendario cuando ni siquiera sabemos si vamos a estar vivos mañana. Lo damos por hecho. Olvidamos que no podemos controlar las cosas que pasan ni la vida que fluye ajena a nuestros deseos. Y lo mismo hacemos con la pareja. Pero eso de “vivieron felices para siempre” solo existe en los cuentos.

Por supuesto, cuando no se cumplen tus deseos puedes sufrir mucho y enfadarte. Tú creías que tu pareja era perfecta, o al menos perfecta para ti. Pero te fue infiel y te decepcionó profundamente. O lo idealizastetanto que cuando te mostró sus debilidades le echaste la culpa de todo lo que funcionaba.

En realidad, tener un cierto nivel de expectativas es inevitable (a no ser que uno sea un maestro zen), pero si son excesivas se convierten en una pesada mochila. Cuando te “montas una película” sobre lo que va a ocurrir con tu pareja, generas una ilusión.Ya sea que acabas de conocer a alguien y te imaginas casado con esa persona hasta el fin de tus días, o que crees ciegamente que tu pareja y tú siempre serán tan felices como al comienzo de su historia.

Recuerda que el amor es un camino, que exige presencia, paciencia, valor para aceptar la sombra propia y la de la otra persona, coraje para cambiar, expresarse, alejarse y volverse a acercar. Eso les hará sentirse vivos y redescubrirse a cada paso.  

05
de 05

Del amor romántico al amor real

Comienzo de la relación.
Disfruta de los inicios de tu amor paso a paso. Thomas Barwick

Quizás te preguntes... “Si no debo ilusionarme demasiado, ni poner mi felicidad en otra persona, ni crearme expectativas... ¿para qué voy a buscar una pareja?” Pero no se trata de que te conviertas en un ermitaño, ni en alguien que se cree superior a los demás o autosuficiente.

Simplemente, olvida la idea de que debes estar en pareja para ser feliz. Es una idea muy arraigada, pero no es cierto.

Imagínate que encuentras a una persona que es bella, inteligente, sensible, comprensiva y todas las cualidades que te parezcan deseables. Y además, te adora y quiere estar a tu lado. Pero si tú no te sientes digno de ser amado, si no sabes lo que quieres en la vida, si no hay nada en tu día a día que te apasione y te enfadas o deprimes con frecuencia, esa persona no podrá contagiarte su felicidad. Tal vez al principio creas que sí, y que estando a su lado ya nada malo puede ocurrirte. Pero después de un tiempo, tal vez lo abandones porque creas que es demasiado bueno para ti. O te enfades aún más porque no logras ser tan maravilloso como él o ella, o porque has descubierto que también tiene defectos. Y volverás a entrar en una espiral de infelicidad.

Por el contrario, imagínate ahora que has llegado a ser razonablemente feliz sin pareja. Tienes amigos con los que te lo pasas en grande, y algunos de ellos son íntimos con los que compartes confidencias y que te hacen sentir conectado y apoyado. Tu trabajo te gusta, has renovadola decoración de tu apartamento, todas las semanas te vas a bailar y cada mañana cuando te levantas sonríes de alivio y orgullo por tener una vida propia y haber dejado atrás los amores dependientes.

Entonces, un día cualquiera conoces a alguien que te gusta. Tú también le gustas. Comienzan a salir, y ahora cada mañana sonríes, además, de ilusión. ¡Tienes mariposas en el estómago! Y eso es fantástico. Claro que puedes ilusionarte, hacer planes, emocionarte con un nuevo amor. ¿Hay algo más bonito que esa luz en el rostro? Pero ahora que te conoces bien y has logrado dejar atrás algunas creencias y patrones que te hacían daño y te limitaban, afrontarás esa relación de otra manera.

Sabrás que puede durar o no, pero que si se acaba no te hundirás en un pozo de angustia. Sabrás que si algo te molesta o te hace sentir mal, puedes hablar con tu pareja y hacer cambios entre los dos. Y sabrás que si la relación no funciona, no tienes por qué quedarte a su lado porque tienes una vida y un lugar al que regresar, y que está en el centro de tu corazón.