De dónde provienen las rosas

Conoce los tipos rosa y sus usos más comunes en la jardinería

96390325.jpg
Rosa naranja. Foto/ Getty Images

Dicen por ahí que para describir una rosa hay que ser todo un poeta. Es muy fácil contar sus pétalos, medir el largo del tallo y hasta contar la cantidad de espinas que tiene. Pero a la hora de hablar de su fragancia, de lo que su belleza provoca o de cómo esta cambia según va abriendo, solo un poeta o un enamorado sabrían como describirla.

Por otro lado, las rosas son de esas flores que pueden utilizarse en cualquier ocasión; desde un aniversario o boda, hasta en un bautizo o entierro.

 Pero aún siendo de las flores más comunes, estas mantienen un estatus de nobleza en el mundo de las flores.

La razón es muy sencilla. Su cultivo no suele ser fácil ya que los rosales requieren grandes atenciones. Necesitan terrenos fértiles, climas frescos, buen sol y alguien que los libre de ciertas plagas y enfermedades. Es por esto que tienden a ser flores costosas y también muy solicitadas.

Los tipos principales de rosa

Las primeras rosas en registro se encuentran grabadas en fósiles que tienen más de treinta mil años. Sin embargo su cultivo comercial se cree que comenzó en la China antigua hace a penas unos cinco mil años. 

Vale la pena señalar que todos los rosales son arbustivos independientemente del tipo.  Ya sean rosas trepadoras o de tipo rastrero, todas provienen de la familia de las Rosaceae.

Aunque existen miles de especies y variedades, todas las rosas se pueden agrupar en tres categorías principales; las silvestres, las antiguas y las modernas.

Cada una de estas categorías contiene una gran variedad de especies e híbridos que van en aumento año tras año.

Rosas silvestres o especies

Esta es la rosa salvaje.  Las rosas silvestres son aquellas que se mantienen según las creó la madre naturaleza. Estas tienden a ser plantas bastante fuertes y no necesitan tantos cuidados como las especies cultivadas por el hombre.

Su perfume tiende a ser muy potente y sus flores algo más sencillas y planas, a diferencia de la rosa moderna que tiene forma de copa. Aunque muy bonitas, no son muy duraderas una vez se cortan y se separan de la planta. O sea que no son la mejor alternativa para colocar en una vasija con agua.

Rosas antiguas de jardín

Estas son rosas de tipo híbrido que se comenzaron a crear en Europa antes del siglo dieciocho. Estas flores tienden a ser muy fragantes y prefieren las zonas más frescas en el norte. Son plantas más susceptibles a plagas y a otras enfermedades del jardín. Entre las rosas antiguas más comunes se encuentran la Gálica, la Alba, la Centifolia, la Damasco y la rosa Musgosa.

Rosas modernas

Aquí entran la mayoría de las rosas que encontramos en el mercado hoy día. Estas también son híbridos, muchos de ellos creados desde fines del siglo diecinueve. Según he leído, estas rosas modernas surgen luego de que en 1867 Jean Baptiste Guillot, un horticultor de la época, creara un híbrido llamado “Francia”.  

Este tipo de rosa conocido en inglés como “Tea rose” implantó una nueva era entre las rosas, ya que a diferencia de las antiguas, su forma era muy similar a la de una tacita de té. Este tipo de rosa se convirtió en uno de los favoritos en la creación de los arreglos florales de la época.

Las rosas y el jardín

Hoy en día la variedad de rosas disponibles es enorme. Si decides cultivarlas en tu jardín  tendrás una gran variedad de híbridos de donde escoger. Lo más importante, aparte de que sea un estilo de rosa que te guste, es que esta se adapte a la zona de clima en que vivas.

La mayoría de las rosas de venta comercial que vemos en la calle provienen de países con climas algo frescos, aún en verano. Entonces a este tipo de rosal se le hace difícil adaptarse a climas tropicales o desérticos.

Gracias a la experimentación el la horticultura, se han creado muchísimos tipos de híbridos que se pueden adaptar mejor a los diferentes tipos de clima. También se pueden conseguir rosales de tipo  miniatura, trepadores o rastreros.

La forma más fácil de saber qué tipo de rosales puedes cultivar en tu área es visitando algún vivero cerca de tu casa.

Si ellos cultivan rosales allí, lo más seguro es que ese tipo en específico se pueda cultivar en tu jardín.  ¡Feliz siembra!