David "Big Papi" Ortiz anuncia su retiro y esta es su increíble historia

El dominicano es una de las grandes estrellas de las Grandes Ligas

daviz ortiz
Getty Images

David Américo Ortiz Arias, al que todo Estados Unidos conoce con el divertido apodo de Big Papi, anunció que se retirará su exitosa carrera en las Grandes LIgas del béisbol estadounidense, a finales de la temporada que culmina en 2016.

Su meta es volver a dar el triunfo a su equipo de los Medias Rojas de Boston, tal y como lo hizo 2012-2014, cuando además fue elegido por tercera vez como el Jugador Más Valioso de las Grandes Ligas y su desempeño con había sido esencial para que el equipo ganara el campeonato de béisbol por segunda vez en cuatro décadas.

Naranjas en la infancia

Nacido en Santo Domino, el 18 de noviembre de 1975, Ortiz, como muchos beisbolistas latinoamericanos, creció en las calles de la capital de la República Dominicana. El béisbol representaba una manera barata y divertida de escapar de la opresión que representa la pobreza. Como bate usaban cualquier palo que encontraban en la basura, como pelota, Big Papi recuerda naranjas. Deben haber sido muchos más objetos, cualquier cosa a la que se le pudiese dar forma redonda.

Allí en esas calles dominicanas también nació su sueño de llegar a las Grandes Ligas. Sueños grandes que se hicieron realidad al terminar secundaria en el Centro de Estudios Espaillat de Santo Domingo.

Los Mellizos

A los 17 años y ya cerca de los dos metros de altura, David Ortiz fue contratado por los Marineros de Seattle. El típico desconocimiento de como son los nombres en español, le hicieron que quedara  registrado como David Arias, el apellido de su mamá.

Jugó para los Wisconsin Timber Rattlers, un equipo de ligas menores de los Marineros, hasta 1996. Su única queja real de esa época es la mala calidad de los equipos deportivos.

Cinco años después llegó a los Mellizos de Minnesota, un período muy sufrido, desde el punto de vista físico, pero que le dio su primer sabor real de lo que eran las grandes ligas.

 Entre 1998 y 2001, Ortiz sufrió lesiones en las muñecas. El año 2002, lo encontró con serios problemas en las rodillas. Su desempeño fue estelar, pero finalmente ese año quedó como agente libre. Ya para esa época tenía dos hijos con su única esposa Tiffany Ortiz, de quien anunció su separación en el verano de 2013.

En 2002 también murió su madre Ángela Arias, quien murió en un accidente de auto. Cada vez que Ortiz anota un jonrón apunta al cielo con los índices, dedicándole su éxito a su madre, quien apenas tenía 46 años para el momento de su fallecimiento. El pelotero era tan cercano a su mamá, que también lleva su imagen tatuada en un brazo.

Los Medias Rojas de Boston

La marea cambió para Ortiz en enero de 2003, cuando firmó como agente libre con los Medias Rojas. Ya entonces era conocido como Big Papi, por su tamaño y su tendencia a llamar a los hombres “papi”, una herramienta para compensar su mala memoria con los nombres.

Un año después se le consideraba uno de los factores que le permitieron a Boston ganar la Serie Mundial en 2004, por primera vez en 86 años. Ese año además se convirtió en el Jugador Más Valioso de la llamada Serie de Campeonato, en la primera vez que el título lo alcanzaba un bateador designado.

En 2013, cuando el equipo volvió a coronarse, Ortiz era el único de los peloteros que seguía de aquellos campeones anteriores. Ese año fue elegido como el Jugador Más Valioso de las Grandes ligas.

Un caribeño nato

Big Papi es considerado uno de los mejores bateadores designados en la historia de Grandes Ligas,  con el récord de la mayor cantidad de imparables, que se suma al de más dobles, jonrones y carreras anotadas y remolcadas por un designado.

Además, ha confesado a ESPNDeportes.com que tiene dos talentos secretos: la cocina y la mecánica." Dime un dominicano que no le guste la carne el arroz y las habichuelas. Pero yo hago lo que sea y le pongo sazón a todo", dijo al portal "También me gustan mucho los carros, las piezas de auto, la mecánica, bregaba con eso cuando era más chamaquito en el taller de mi tío.

Ahora mismo me siento en Miami y yo mismo armo mi carro!"

Ortiz  tiene tres hijos: Jessica (nacida el 23 de octubre 1996), Alexandra (nacida el 22 de marzo 2001), y D'Angelo (nacido el 10 de julio 2004).

Al final de su carrera, a los 38 años y 17 temporadas en Grandes Ligas, Big Papi también se ha dedicado a orientar a los peloteros. "[Quiero que me recuerden] como a un jugador que le interesaba que el juego mejore, por eso a todos los jóvenes que vienen le tiro su consejito porque lo del juego no es sólo llegar,  si no mantenerse", indicó al portal "El cuerpo te avisa a su tiempo: Cuando te levantas por la mañana con un dolor nuevo. Entonces es tiempo de hacer planes de pasar más tiempo con tus hijos y ver los negocios que uno tiene",