Datos esenciales sobre la insuficiencia cardíaca

Esta enfermedad crónica afecta especialmente a mayores de 65 años

Qué es insuficiencia cardíaca
La insuficiencia cardíaca o fallo cardíaco se produce cuando el corazón no es capaz de bombear de forma eficiente. PIXOLOGICSTUDIO | Getty Images

La insuficiencia cardíaca, también denominada falla cardíaca, se produce cuando el corazón no es capaz de bombear a un ritmo normal con suficiente presión la sangre hacia las arterias para satisfacer las necesidades de oxígeno y de nutrientes del organismo.

A pesar de ser un proceso que va empeorando lentamente, y es más común en personas mayores de 65 años, los pacientes que sufren esta enfermedad crónica pueden vivir muchos años, si siguen un control de la afección.

De lo contrario puede causar incapacidad seria o muerte si no se logra controlar.

La insuficiencia cardíaca

Esta condición puede afectar a la parte derecha (insuficiencia cardíaca derecha) o la parte izquierda del corazón (insuficiencia cardíaca izquierda).

Un corazón sano bombea el 50% de la sangre en el ventrículo en un solo latido. Pero un corazón débil solo será capaz de bombear el 40% o menos del flujo sanguíneo. Esta reducción de la capacidad del corazón para mantener un rendimiento eficaz afecta de diferente manera a los órganos que no reciben la irrigación de sangre suficiente. En los estadios más severos provoca una acumulación de líquidos en los pulmones.

La insuficiencia cardíaca eleva la presión interna del corazón, perjudicando su funcionamiento. Además disminuye la cantidad de sangre expulsada por el corazón en cada latido.

Causas de la insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca tiene muchas causas.

Este síndrome puede ser consecuencia de cualquier enfermedad que afecte al corazón o los pulmones e interfiera en la circulación sanguínea, por lo que es importante identificar las causas que pueden producirla.

Entre las posibles causas destacan:

  • Enfermedades que afectan al músculo cardíaco, y  deterioran su capacidad de contracción y de bombeo, como la enfermedad coronaria (infarto o angina de pecho).
  • También los procesos que reducen la cantidad de oxigeno en la sangre (resfriados severos, bronquitis, neumonías).
  • Hipertensión arterial de larga duración aumenta la carga de trabajo del corazón.
  • Miocardiopatía isquémica o valvular.
  • Diabetes.
  • Arritmias.
  • Insuficiencia respiratoria (en inglés).
  • Miocardiopatía dilatada.
  • Valvulopatías.  Cuando existen problemas valvulares, la sangre puede retornar por una válvula defectuosa, obligando al corazón a que trabaje más duro haciendo que se acumule líquido en los pulmones.
  • Enfermedades de las tiroides.
  • Abuso de alcolo y drogas.
  • Algunos tratamientos para el cáncer.

Síntomas de la insuficiencia cardíaca

La falta de sangre y la acumulación de fluidos en el cuerpo son los responsables de los síntomas de la insuficiencia cardíaca. Cuando se produce una acumulación de líquido en los pulmones se habla de insuficiencia cardíaca congestiva.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Aumento de peso (súbito o lento y progresivo), debido a la acumulación de líquido en el abdomen, pies, tobillos y piernas.
  • Debilidad, cansancio excesivo.
  • Ahogo o dificultad para respirarque afecta a actividades diarias normalmente fáciles pero que implican un pequeño esfuerzo (como andar, subir escaleras...). Lo que incapacita a la persona cada vez más hasta dificultar su movilidad. Si el líquido va encharcando los pulmones aumenta la sensación de falta de aire en reposo, por lo que hay una necesidad de dormir casi sentado o con la cabeza elevada sobre varias almohadas. Las personas con insuficiencia cardíaca congestiva desarrollan una tos persistente que puede producir moco o sangre.
  • Fatiga muscular causada por la reducción del flujo sanguíneo, que también podrá afectar a los riñones.
  • Hinchazón de los tobillos (por retención de líquidos).
  • Taquicardia (ritmo muy rápido del corazón).

Si los síntomas empeoran, es necesario acudir al médico.

Diagnóstico de insuficiencia cardíaca

El médico deberá confirmar el diagnóstico, que la mayoría de las veces será clínico. Es decir, la persona afectada presentará nuevos síntomas o empeorará los que tenía. Para ello, el facultativo auscultará los pulmones para detectar si hay líquido, observará las venas del cuello hinchadas y profundizará en la historia clínica del paciente.

Para determinar el diagnóstico de insuficiencia cardíaca tu médico realizará una exploración física: te tomará la tensión arterial, te auscultará, y solicitará un examen de sangre (BNP, -en inglés-) para chequear el nivel de una hormona llamada BNP.

Es posible que compruebe los niveles sanguíneos de azúcar y de colesterol, además de una prueba para conocer el nivel de oxígeno en sangre.

También se realizará un electrocardiograma para descartar una angina de pecho o un infarto. El ecocardiograma es opcional. Más importante para estudiar el origen del proceso.

La insuficiencia cardíaca congestiva puede ser un síndrome agudo o crónico. Se distinguen diferentes niveles: leve, medio, severo y muy severo. Cada nivel incapacitará a la persona en mayor o menor grado.

Tratamiento de la insuficiencia cardíaca

Aunque no hay un tratamiento que cure la enfermedad se puede controlar, reduciendo así los episodios agudos. Para ello es importante que se traten los factores de riesgo cardiovascular.

  • Es muy relevante el control de líquidos, vigilando no beber más de lo que se orina.
  • Procurar no aumentar el peso.
  • Hacer ejercicio físico diario en la medida de sus posibilidades.
  • Seguir una dieta con poca sal, y cumplir el tratamiento recomendado.

Los fármacos más frecuentes para tratar la insuficiencia cardíacason los diuréticos, que eliminan el exceso de líquido a través de los riñones y los hipotensores, así como un buen control de azúcar en sangre (inhibidores de la ECA, betabloqueantes, tiazidas, inotrópicos, entre otros..).

Entender la enfermedad, conocer los síntomas iniciales y corregirlos a tiempo es la mejor solución. Los problemas respiratorios pueden agravarlos. Hay que estar alerta y vigilarlos.

Solo en casos especiales están indicadas otras medidas, como la implantación de marcapasos, o de un desfibrilador en situaciones muy puntuales. Dependiendo del origen del proceso, en ocasiones muy raras, podría considerarse la necesidad de un trasplante.

Referencias:

Hunt SA, Abraham WT, Chin MH, et al. 2009 focused update incorporated into the ACC/AHA 2005 Guidelines for the Diagnosis and Management of Heart Failure in Adults: a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines: developed in collaboration with the International Society for Heart and Lung Transplantation. Circulation 2009; 119:e391.