Datos esenciales sobre la estenosis mitral

Esta valvulopatía puede derivar en una insuficiencia cardíaca si no se trata

Válvulas del corazón
Las válvulas del corazón hacen posible que la sangre circule en un solo sentido. SCIEPRO | Getty Images

La estenosis mitral es una enfermedad que afecta a la válvula mitral, situada entre la aurícula y el ventrículo izquierdos. Esta enfermedad valvular puede alterar gravemente la capacidad de bombeo del corazón porque al estrecharse la válvula (esto es lo que significa estenosis), el flujo sanguíneo se estanca en los pulmones dando lugar a insuficiencia cardíaca severa si no se trata.

La válvula mitral

Con cada latido las válvulas del corazón se abren y se cierran para que la sangre fluya siempre en la misma dirección por el sistema cardiovascular.

Así cada mitad del corazón funciona de forma independiente. Mientras que la parte derecha se encarga del retorno de la sangre pobre en oxígeno hacia los pulmones, la parte izquierda regula el paso de la sangre oxigenada que circulará por el cuerpo a través del sistema circulatorio.

Tenemos cuatro válvulas cardíacas, -dos que comunican la aurícula con el ventrículo correspondiente, la válvula tricúspide en el lado derecho y la mitral en el lado izquierdo, y otras dos situadas entre los ventrículos y la salida de los vasos sanguíneos: la pulmonar hacia la arteria pulmonar y la válvula aórtica hacia la arteria aorta.

Tienen la misión de asegurar la circulación por los vasos sanguíneos en un solo sentido. Estas válvulas poseen unos velos finos que cuando se cierran aseguran que el flujo sanguíneo circule en una sola dirección y que la sangre no retroceda. La base de estos velos se implanta en la pared del corazón formando un anillo, que es la base de  sujeción a nivel del orificio situado entre la aurícula y el ventrículo.

Las partes libres se cierran a modo de paracaídas y ocupan todo el espacio impidiendo retrocesos de sangre.

Mientras la aurícula derecha se llena, la válvula tricúspide y la mitral están abiertas hasta que los ventrículos están llenos de sangre. Entonces estas válvulas se cierran y se contraen los ventrículos.

Seguidamente se abren la válvula pulmonar y la aorta para que la circulación continúe hacia pulmones y resto del cuerpo.

Causas de la estenosis mitral

Pero las válvulas pueden sufrir alteraciones como endurecerse, volverse gruesas o fusionarse. Esto hará que no se puedan abrir lo suficiente, obstruyendo el flujo sanguíneo normal y dejando pasar una cantidad menor de sangre por la válvula. Este problema hace que la aurícula izquierda tenga cada vez más sangre porque le llega la misma cantidad pero no puede enviarla hacia adelante. Como la pared de la aurícula es fina se va dilatando. Cuando la estenosis se produce en la válvula aórtica la pared más musculosa de ventrículo izquierdo hace que se vaya engrosando para vencer la resistencia que opone.

La estenosis mitral es más frecuente en personas jóvenes por defectos congénitos o por fiebre reumática, por infección del germen estreptococos que se inicia en la boca, garganta, amígdalas y luego pasa a la sangre fijándose en las válvulas del corazón. La valvulopatía después de una infección estreptocócica impulsada por el anticuerpo de reactividad cruzada se puede desarrollar dos a tres semanas después de la infección inicial. Aunque no es una función directa de la bacteria, está relacionada con una reacción del huésped después de la infección.

Los antibióticos han mejorado y prácticamente han hecho desaparecer la fiebre reumática en los países desarrollados.

En personas mayores, la válvula afectada es la válvula aórtica, cuyos velos se endurecen con la edad.

Síntomas de la estenosis mitral

En adultos, la estenosis mitral no suele producir síntomas en las primeras fases, pero a medida que la enfermedad progresa, y dependiendo del grado de afectación, se darán una serie de síntomas asociados a la insuficiencia cardíaca como dificultad respiratoria, cansancio e hinchazón de las piernas. También puede producir dolor en el pecho, pero no es muy habitual.

Es posible que los síntomas empeoren con el ejercicio o una actividad que eleve la frecuencia cardíaca. Los síntomas suelen desarrollarse entre los 20 y 50 años de edad.

La incapacidad de bombeo de la sangre hacia ventrículo izquierdo provoca que la sangre se vaya remansando en los vasos pulmonares donde la presión va aumentando.

A partir de cierta cantidad de líquido que sale de los vasos sanguíneos, acabará llenando el tejido pulmonar causando ahogo y llegando a insuficiencia cardíaca. Esto fuerza a la persona afectada a adaptarse de forma progresiva a las limitaciones de actividad que se produce lentamente.

La dilatación de la aurícula izquierda produce inicialmente palpitaciones y fibrilación auricular.

Diagnóstico

La estenosis mitral puede ser descubierta durante una auscultación en un examen médico ya que produce soplos o ruidos característicos.

  • Ecocardiograma: es la prueba diagnóstica más útil para la estenosis mitral, ya que permite visualizar la válvula dañada y estudiar todos los efectos hemodinámicos sobre la aurícula izquierda y el flujo pulmonar, además del funcionamiento de los velos o el área de la válvula.
  • Radiografia de torax: muestra el agrandamiento de aurícula izquierda y aumento del tamaño de los vasos pulmonares.
  • Electrocardiograma (ECG): registra los ritmos anormales (arritmias o disritmias -alteraciones del ritmo-) y crecimiento de la aurícula izquierda.
  • Resonancia magnética (RM): permite estudiar los órganos o las estructuras internas del cuerpo.
  • Cateterismo cardíaco: se utiliza antes de la cirugía. Es un método necesario para corroborar los hallazgos del ecocargiograma, estudiar el gradiente (diferencia) de presión valvular y posibles lesiones de las arterias coronarias si el paciente es de cierta edad.

Tratamiento

El tratamiento médico es paliativo. Se intenta reducir las palpitaciones (con betabloqueantes), el ahogo con diuréticos y en caso de fibrilación auricular se necesitaran anticoagulantes. Pero el tratamiento definitivo es la cirugía que va desde la reparación de la válvula, si es posible, a su reemplazo por una prótesis valvular.

Referencias:

Bonow, RO, Carabello, BA, Chatterjee, K, et al. 2008 Focused update incorporated into the ACC/AHA 2006 guidelines for the management of patients with valvular heart disease: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines (Writing Committee to Revise the 1998 Guidelines for the Management of Patients With Valvular Heart Disease): endorsed by the Society of Cardiovascular Anesthesiologists, Society for Cardiovascular Angiography and Interventions, and Society of Thoracic Surgeons. Circulation 2008; 118:e523.