Dachshund

Tres perros dachshund.
Foto © Gandee Vasan / Getty Images

Historia

También llamado perro salchicha, teckel, o dackel, el dachshund fue un perro desarrollado en Alemania en el siglo XVII con el propósito de que cazara tejones y excavara sus madrigueras. Su largo cuerpo es apto para perseguir y cazar en tierra y de forma subterránea. Tiene gran sentido olfativo y utiliza su fuerte ladrido para avisarle a su humano sobre la presa. Su nombre significa perro tejón en alemán.



Grupo

Sabueso, según el AKC; grupo 4, dachshund, según la FCI.

Aspecto

Sin especificar altura, el AKC denomina al dachshund estándar con medidas de 16 a 32 libras y menos de 11 libras si es versión miniatura. Hay tres variaciones, de pelo corto, largo y duro. El dachshund de pelo corto lo tiene liso y brillante, el de pelo largo liso pero vacilando hacia ondulado, con partes del cuerpo, como el cuello, con pelo más largo y elegante. El dachshund de pelo duro tiene una capa de pelo espeso y áspero y una segunda capa de pelo más fino, además de poseer un bigote y unas cejas peludas. Los colores incluyen negro, varias tonalidades de marrón, jabalí y mezclas de estos.

Aparte del tipo de pelo o tamaño, las tres variaciones son idénticas. La cabeza la tiene alargada y se va extendiendo hasta la prominente trufa. Tiene una depresión naso frontal (stop) poco definida, ojos oscuros y ovalados y una expresión tierna sin ser penetrante.

Las orejas son largas, caídas y redondeadas. Las mandíbulas tienen una mordida de tijera. Su característica principal es su largo y bajo cuerpo, compuesto de piernas cortas, proporcionándole gran proximidad al suelo y dándoles gran ventaja en las madrigueras. La longitud de su cuerpo hace propicio su apodo de perro salchicha.

Pese a su tamaño, es de cuerpo musculoso y compacto. Lleva la piel ceñida al cuerpo y no tiene exceso de piel ni pliegues. Su cuello es largo y fuerte, al igual que su espalda plana. La cola la tiene larga y ligeramente curvada hacia abajo. Aunque posee extremidades cortas y se mueve con algo de gracia, sus movimientos no son torpes.

A diferencia del AKC, la FCI denomina al teckel de la siguiente manera según el tamaño.
Dachshund: perímetro torácico mayor de 35 cm de un peso aproximado de 9 kg.
Dachshund miniatura: perímetro torácico entre 30 y 35 cm a partir de los 15 meses.
Dachshund para la caza de conejos: perímetro torácico menor de 30 cm a partir de los 15 meses.

Temperamento

Es alegre, inteligente, simpático y buen acompañante. Es gracioso, pero tiene mucho coraje.

Salud

Abstente de adquirirlo de una tienda de animales o por internet. No descartes la posibilidad de adquirir tu dachshund de un refugio de animales o de un centro de rescate. Se recomienda que el futuro dueño se informe, ya que estos lugares tienen una gran cantidad de perros en espera de adopción y brindan la posibilidad de salvarle la vida a un animal. Considera no solo perros de pura raza, sino mestizos también.

Por su parte, los criaderos responsables se esmeran en tener pocas camadas de perros dachshund y solamente perros saludables que van de acuerdo con el estándar de la raza. El dachshund es susceptible a enfermedades incluyendo sobrepeso y la enfermedad discal invertebral (EDI), debido a su larga espalda, una enfermedad que prevalece sobre todo en razas condrodistróficas.

Cuidado

Además del acicalamiento básico, el dachshund no necesita de muchos cuidados. El de pelo largo requiere de un cepillado y peinado más a menudo. Al tener orejas colgantes, es aconsejable que el dueño les haga un chequeo rutinario para asegurarse de que estén limpias y sanas.

Tiene una espalda frágil, por lo que es mejor evitar actividades y ejercicio que le puedan hacer daño o causar trauma. Es importante que evites que salte excesivamente o que suba sobre superficies altas de donde se pueda caer.

En muchos casos tendrás que cargar a tu dachshund, sobre todo para subir escaleras. Dado su tamaño, ni lo sentirás.

Aunque un dachshund puede ser una gran mascota para la familia, los niños deben tener cuidado especial de no cargar, pisar o abrazar a este perro. Los menores siempre deben de ser supervisados cuando estén con perros. Los dachshund no son la excepción.

Actividad y ejercicio

Aunque no necesitas, ni deberías, llevarte al dachshund a correr, si requiere de ejercicio. Este cazador necesita sus paseos diarios. Llévalo asegurado con su correa o se te podría escapar en busca de su futura presa. Actividades dentro de la casa lo favorecen, pero también necesita de actividades al aire libre, como paseos y juegos. Ya que puede ser propenso al sobrepeso, lo cual puede empeorar los problemas ya existentes con su espalda, la clave radica en ejercitar a tu perro y proveerle una alimentación nutritiva, con horarios específicos.

Te recomiendo clases de rastreo y pruebas de campo earthdog, un deporte canino cuyo objetivo es medir la aptitud de caza subterránea en busca de roedores. Agility, a pesar de ser un deporte muy divertido, podría ser inadecuado para tu perro. Si tienes un dachshund saludable y decides practicar agility, no lo hagas por tu cuenta. Inscríbelo en una clase, cerciórate de que tengas un entrenador responsable y de que los saltos sean adecuados para la estatura de tu perro.

Educación y entrenamiento

La socialización y obediencia básica desde temprana edad son indispensables para que tengas un dachshund equilibrado y contento. Para empezar este es un perro pequeño, pero tienes que dedicarle tiempo a su adiestramiento. No es tan fácil de adiestrar como a un labrador o a un golden retriever. Sin embargo, si le dedicas por los menos 15 minutos al día, sin cansar al perro y utilizando solo el reforzamiento positivo, tendrás un perro educado.

A este perro le gusta ladrar. Dado que utilizaba y sigue utilizando su ladrido cuando caza, tu dachshund, por muy domesticado que sea, puede ladrar bastante.

Hay diversas formas de evitar esto. La regla más simple es que no debes reforzar los ladridos con atenciones positivas o negativas. Puedes recompensar al perro cuando deje de ladrar, añadir la palabra Calla y convertir el silencio en un comando. Otra opción es enseñarle a ladrar solo cuando tú se lo pidas. Para esto primero averiguas lo que hace que el perro ladre, utilizas esto a tu favor y cuando ladre lo recompensas. Tras hacerlo unas cuantas veces añades la palabra Habla y recompensas. Tu perro pronto empezará a ladrar cuando digas “Habla”. Desafortunadamente, aunque esta última opción es la mejor y la más divertida, puede ocasionar que tu perro ladre sin parar por unos cuantos días, buscando una recompensa. Debes recompensarlo solo cuando le hayas dado el mandato. Ten paciencia y recuerda que es parte de su naturaleza.

Sobre esta raza

Es difícil no encariñarse con el dachshund. Tal vez sea su forma como te mira: es una mirada que no penetra, que mira sin residuos de contemplación y sin juzgar. Parece leve y tranquila, como quien toma la vida con las circunstancias y sin pensárselo demasiado. Aunque se le conoce sobre todo por ese cuerpo tan cercano y paralelo al piso y es encantador, el dachshund sigue siendo un perro. Tendrás que ejercitarlo, adiestrarlo y educarlo como tal.

Es ideal para ti si…

Te has informado sobre esta raza, comprendes sus necesidades y consideras que el dachshund es el perro idóneo para ti y para tu estilo de vida.

Trivia

Cuando el dachshund compite en el AKC, cicatrices de “heridas honorables” a causa de la cacería no son consideras faltas.