Curso expres de maquillaje paso a paso

01
de 05

Cada mujer es única

Curso expres de maquillaje
Cada rostro es diferente y cada maquillaje también debe serlo. JGI-Jamie Grill/Getty Images

Cualquier mujer quiere estar más guapa cuando utiliza el maquillaje pero siento decirte, querida amiga, que no todas lo consiguen. Algunas se exceden y se acercan a un maquillaje de carnaval o no consiguen combinar bien el maquillaje de ojos y labios o el maquillaje y el peinado. Otras en lugar de disimular sus puntos débiles, los resaltan o le tienen tanto miedo a las bases y los tonos sólidos que sólo se atreven alucir un look ‘no make up’ por miedo a sentirse extrañas. Porque lo cierto es que saber cómo maquillarse con acierto implica saber emplear los cosméticos y los colores pero antes, mucho antes, ha sido necesario aprender a mirarse en el espejo. No, no, no creas que todas tenemos aprendida esa lección. Vamos a repasar las 3 preguntas que debes hacerte para aprender a maquillarte en un curso exprés de maquillaje paso a paso. Porque los rasgos de tu cara son únicos es bueno que tu estilo de maquillaje también lo sea.

Las 3 preguntas clave son

1-¿Qué es lo qué más te gusta de tu cara? ¿Tu sonrisa? ¿Tus altos pómulos? ¿Tu mirada alegre? ¿Tus pestañas? ¿La luminosidad de tu cutis? Elige una cualidad.

 2-¿Dirías que hay algo que te gustaría disimular en tu rostro? ¿Tienes acné, poros dilatados, alguna cicatriz? ¿Tus ojos están demasiado juntos? ¿Ya has cumplido algunos años y te gustaría parecer más joven? ¿Crees que tus labios son demasiado delgados?

Es el momento de que elijas una cualidad positiva y otras negativa (si la hay) porque vas a trabajar sobre ese doble objetivo: resaltar lo positivo y atenuar lo que te gusta menos de tu rostro. Es importante que pongas el acento en lo que tú ves y no en lo que los demás dicen sobre ti porque lo importante es que tú te veas bien y usando las herramientas de maquillaje que todas tenemos en casa.

3- Y la tercera pregunta que tienes que hacerte mirándote en el espejo antes de lanzarte a coger los pinceles es: aquí y ahora ¿tienes la piel perfectamente limpia e hidratada?  Si no es así, empieza por ahí porque sino el resultado será mucho menos favorecedor. Si estás cansada por los exámenes o por el exceso de trabajo, puedes recurrir a una mascarilla o a una crema blur o aún mejor, si puedes, duerme una pequeña siesta de 15 minutos. No hay nada como descansar para estar más guapa. 

02
de 05

Objetivo: piel perfecta

Objetivo piel perfecta y uniforme
Una piel sin imperfecciones a la vista es el punto de partida. Barry King/ Getty Images

Quieras destacar lo que quieras destacar es importante que partas de una piel uniforme y perfecta.

Empieza aplicando una base de maquillaje fluido del mismo color de tu cutis. Es importante que no oscurezcas el color, por lo que posiblemente deberás tener un tono para el verano y otro para el invierno. Cuando lo compres pruébalo en tu barbilla para comparar el color y no en el dorso de la mano: ahí el color de la piel puede variar respecto al rostro. Tómate tu tiempo para trabajarlo con una buena herramienta (esponja o brocha) aunque no es ningún pecado usar los dedos. Y no te olvides del cuello ¡y de las orejas! (cuando una mujer emplea una base para atenuar rojeces, por ejemplo, siempre le delata esa zona). Los maquillaje en barra y los primers sólo son recomendables para la noche o para días especiales en los que el maquillaje debe estar impecable más de 8 h, pero no para el día a día. Y olvídate del contouring y técnicas similares que exigen cierto dominio del maquillaje.

Si quieres disimular tus ojeras o alguna imperfección, aplica un corrector en esa zona y trabájalo bien con los dedos. Generalmente dedicamos poco tiempo a conseguir que el producto penetre en la piel y se diluyan los bordes que lo hacen visible.

Ponte un pañuelo de papel sobre el rostro y presiona, por zonas, para recoger el exceso de base si es que lo hay. Después sella los poros aplicando una capa de polvos traslúcidos para evitar brillos, a no ser que tengas la piel muy seca y eso no te pase nunca.

Vayamos al siguiente paso.

03
de 05

Una mirada con encanto

Maquillaje de ojos
La mayoría de las mujeres eligen resaltar sus ojos. Tommaso Boddi/Getty Images

¿Quieres destacar tu mirada? ¿Tus pestañas? ¿La forma almendrada de tus ojos? ¿O, al contrario, quieres corregirlos? En este último caso te recomiendo artículos ya publicados sobre ojos juntos, separados, caídos o ‘saltones’. En el caso que no busques un maquillaje corrector si abrir, avivar y destacar el encanto de tu mirada te diré algo muy importante que no debes olvidar: eso lo consiguen más tus cejas y tus pestañas que tus párpados.

Las cejas me parecen el elemento más importante de un rostro. De ellas depende el gesto de la cara, la expresión, la armonía más que de ningún otro elemento. Por eso es tan importante que no dejes que te depile la cejas cualquiera y que seas más comedida y retraída a la hora de retocarlas que arriesgada. Aquí te cuento cómo conseguir llevar unas cejas perfectas.

Y que tus ojos se vean alegres y chisposos pasa por unas pestañas rizadas y espesas (eso es más importante que sean largas). Por eso te recomiendo utilizar siempre una buena máscara negra que trate y cuide las pestañas, insistiendo en la base de las pestañas (y no te equivoques, la vaselina no cuida las pestañas ni las hace crecer).

Ahora sí. Llegamos a los párpados. Te recomiendo que elijas un maquillaje neutro para el día, como en un color nude, pero aplicado con un dúo de tonos para resaltar sin enmascarar. Y por la noche se lleva el negro aplicado en bloque, pero éste es un maquillaje recomendable para los ojos almendrados está prohibido para los ojos pequeños o las miradas tristes. Para no arriesgar se puede emplear un violeta, rosa e incluso los tierras también son aptos para la noche. La diferencia está en  que cargues más la cantidad de máscara y de delineador.

Sobre el delineador: si lo utilizas sobre las pestañas superiores no te arriesgas y si quieres utilizar un eyeliner con un estilo chic francés, emplea muy poca sombra nude oscuro en la parte exterior del párpado. En ambos casos, cuanto más lo pegues a la línea del nacimiento de las pestañas, más favorecedora te verás, porque tus pestañas parecerán más espesas.

04
de 05

Presumir de labios bonitos

Maquillaje labios
Los labios rojos tienen gran personalidad. Stuart C Wilson/ Getty Images

¿Tienes unos labios bonitos? ¿Quieres resaltar tu sonrisa? ¿O quieres disimular unos labios finos? Cuando quieres resaltar los labios hay una opción que siempre triunfa: alíate al rojo en cualquiera de sus gamas. Al rojo geranio si tu piel es muy pálida, al rojo burdeos o ciruela si tiendes al rosado porque tiene destellos azulados, a cualquier tono si eres morena o negra. Son los colores más femeninos y que más favorecen, siempre que la piel esté bien hidratada (no tenga pielecitas) y tus labios no sean muy finos. Si tienes los labios finos tienes prohibidos los colores intensos y, al contrario, puedes optar por un rosa palo bonito o un arena tostado o un brillo irisado. Si aplicas un toque de brillo en la zona central de los labios parecerán más gruesos.

En el caso de que no te sientas cómoda con el rojo, puedes optar por un nude o un rosa si es verano pero no te recomiendo ni los naranjas ni los marrones oscuros porque a la mayoría no les sientan bien.

05
de 05

Mejillas sonrosadas

Pomulos altos y elevados
Unos pómulos destacados son muy femeninos. Özgür Donmaz/Getty Images

 ¿Tus pómulos altos y exuberantes dan volumen a tu rostro? Un rostro plano siempre es menos agraciado que uno en el que sobresalen curvas. Y aunque es extraño que alguna mujer -¡sortuda!- elija destacar sus pómulos en exclusiva, es comprensible que no quiera dejar pasar la oportunidad de destacar unas ‘manzanitas’ elevadas y redondeadas.  Si es tu caso, aplícate una cantidad generosa de rubor en un tono melocotón, haciendo movimientos redondeados sobre el hueso, de derecha a izquierda y elevándolo un poco más en la zona más cercana a la oreja.

Si, al contrario, tienes unos pómulos con poca expresión y te gustaría que pareciera que tienes más, lee este artículo donde te enseño cómo conseguirlo. O si te parece que tu rostro necesitaría ser más delgado por la zona de las mejillas pincha aquí.

Si además quieres darte color en las uñas tras una buena manicura, adelante. Ese punto se sumará a cualquiera de las estrategias de maquillaje que hayas elegido.