Cunas seguras para tu bebé: cinco consejos

01
de 05

Cunas de bebés: medidas y alturas

Cuna vestida en rosa
Cuna vestida en rosa. Cuna vestida en rosa. Foto © www.textura-interiors.com

La cuna será la primera cama de tu hijo, que la usará al menos dos o tres años, dependiendo del tamaño del mueble, del peso y talla del bebé y del interés que tengas tú en que la siga usando.

Es un mueble muy versátil porque puedes adaptarlo en su altura según tu hijo vaya cumpliendo meses y años.

La posición del fondo de la cuna, adaptable según la edad, tiene que ser de 30 centímetros en su posición más alta y 60 en la más baja para facilitar que no puedan salirse solos de ella.

Cómo las cunas adaptables pasarán de ser la camita de un bebé a ser la de un niño mucho más grande tiene que ser un mueble sólido y seguro.

Si elegiste el moisés para sus primeros meses, el niño pasará a la cuna a los tres meses.

También: Características que tienen que cumplir los muebles infantiles

02
de 05

Seguridad de la cuna

Cuna de madera vestida
Cuna de madera vestida. Cuna de madera vestida. Foto © www.textura-interiors.com

La seguridad de las cunas es un tema que los gobiernos y asociaciones vinculadas a la primera infancia se toman muy en serio. Los bebés son susceptibles de sufrir accidentes por cosas que a ti ni siquiera se te ocurren. Te cuento los más importantes:

 

  • Repasa que no tengan astillas ni maderas sueltas de ningún tipo. Revisa también las de metal.
  • Barniz y pintura tienen que estar libres de componentes tóxicos.
  • La distancia entre barrotes debe ser de 4, a 6,5 centímetros, para evitar que se atore su cabecita.
  • Las esquinas también deben tener una distancia mínima, para que no se quede enganchada la ropa y el bebé pueda ahogarse.
  • La sencillez debe primar en su diseño. Los adornos excesivos pueden soltarse y ser tragados o dañar su piel.
  • Los distintos niveles tienen que estar asegurados con piezas de sujección.
  • Una vez montada, debe ser sólida y resistente; no debe bambolearse.
  • Las ruedas tienen que tener un sistema de freno.
  • Casi todas tienen un sistema de barandillas para que sujetes al bebé más cómodamente. Una vez en su sitio tiene que tener un seguro que evite que la barandilla se desplace accidentalmente.

03
de 05

Seguridad en la ropa y textiles para la cuna

Organizador de bebé
Organizador de bebé. Foto © www.textura-interiors.com

Vestir la cuna también implica un esfuerzo de imaginación, pensando siempre en la seguridad de tu hijo y de acuerdo con el estilo que hayas elegido para su habitación.

  • Lo primero, es el protector del interior de la cuna. Esta pieza acolchada que se coloca para que tu hijo tenga la cabeza protegida es a la vez, protector y adorno, pues encuentras multitud de diseños preciosos. Pueden ir a juego con las mantitas o cobijas o con las cortinas, por ejemplo. Asegúralo con cordones o travillas que no queden al alcance de tu hijo.
  • El colchón debe ajustar perfectamente a la medida de la cuna, sin que queden espacios libres entre ellos por los que se pudiera deslizar el niño.
  • La cuna debe tener ropa ligera que no agobie al bebé y en la que no se pueda enrollar de forma peligrosa. Es mejor que le pongas a él ropa abrigada.
  • Las almohadas, solo como decoración. Retíralas cuando se acueste.
  • Puedes utilizar la cuna como soporte de los auxiliares con bolsillos para guardar pañales, cremas o toallas. También los venden a juego con el resto de textiles

También puedes leer: Muebles para la habitación del bebé y básicos que necesitas

04
de 05

Cunas de segunda mano y antiguas: revisar su estado y si son seguras

Cuna antigua actualizada
Cuna antigua actualizada. Cuna antigua actualizada. Foto © www.textura-interiors.com

Cunas de segunda mano ya sean de familiares o de amigos pueden suponer un problema en lugar de una ayuda.

  • Revisa bien toda la seguridad, que el mueble esté en perfectas condiciones.
  • Si hay que pintarla, mira si no te interesaría comprar una nueva. El trabajo de pintado y acabado puede ser muy pesado si no sabes a qué te enfrentas. Además debes hacerlo con productos no tóxicos.

Vigila, además, los doseles, si la cuna tiene, las cortinas de la ventana, que no estén al alcance de sus manitas,los cables que pudiera haber en la habitación, cerca de ellos, desde el monitor hasta el calienta leche, y estanterías con las que pudiera golpear, accidentalmente, la cuna al desplazarse con las ruedas.

05
de 05

Textiles que aguanten y limpieza con jabones neutros para mantener la cuna

Cuna vestida con dosel
Cuna vestida con dosel. Foto © www.textura-interiors.com

Elige textiles fáciles de tratar porque se mancharán a menudo. También la cuna, en su barandilla y barrotes sufrirá unos deditos sucios de vez en cuando. Y, a medida que tu hijo crezca, los saltos que dará dentro serán mayores. Así es que, revisa de vez en cuando el estado de los tornillos y ajusta si es necesario.

La cuna puede servirle a tú bebé hasta los tres años, más si has comprado una convertible en cama.

Limpia la madera con jabón neutro y tendrás un mueble para muchos años.