Cuidar la piel con mascarillas caseras

01
de 06

Diferentes tipos de mascarillas y recetas caseras I

Mascarilla limpiadora casera
Las mascarillas limpiadoras son perfectas para mujer y para hombre. Glow Wellness/Getty Images

Cuando vas a un centro comercial o a un centro de belleza puedes encontrar mil tipos de mascarillas para el rostro de las marcas más variadas. Hay mascarillas limpiadoras, purificantes, antiarrugas, humectantes, nutritivas… Pero lo curioso es que, sin salir de casa, también puedes conseguir los beneficios de las mascarillas mezclando aceites esenciales, vegetales o frutas, lácteos, aguas florales, arcilla, flores… que además no tendrán parabenos. Lo importante, tanto si compras una mascarilla de una marca cosmética como si la preparas en casa es que aciertes con el diagnóstico de tu piel y con la solución que le ofreces, porque no creas que es fácil saber qué significa cuando se pone roja o porqué se descama. Tu piel cambia con el paso del tiempo, las variaciones de tu estilo de vida, tus hábitos de sueño… y en cada momento puede tener diferentes necesidades. 

Vamos a repasar los principales tipos de mascarillas y sus beneficios para que descubrir cuál es la que más te conviene en este momento. Además te daré alguna receta casera tradicional que se sabe que funciona y verás que la miel -rica en aminoácidos y vitaminas del grupo B- es una gran amiga de tu belleza. ¿Por qué? nutre el cutis cuando está seco, suaviza las líneas de expresión, calma irritaciones y es un gran antiséptico. Si quieres conocer recetas de mascarillas caseras con miel pincha aquí. 

 

Mascarillas limpiadoras

Un cutis limpio pone las bases imprescindibles para conseguir un cutis bello. Estas mascarillas eliminan las impurezas, el polvo que se posa en el rostro, el exceso de grasa… Cuando se compran ya fabricadas suelen contener arcilla.

Receta de mascarilla casera limpiadora y suave: mezcla una cucharada de polvo de levadura de cerveza, con un pellizco de pétalos de rosa secos y triturados, un par de cucharadas de infusión de lavanda y cuatro gotas de aceite de oliva virgen extra. Déjala actuar en el rosto entre 5 y 10 minutos. Retírala con agua tibia.
La levadura actúa como agente depurativo-, la lavanda como relajante y los pétalos de rosas son descongestionantes, por eso esta mascarilla tiene el plus de ser una limpiadora suave pero muy efectiva

02
de 06

Diferentes tipos de mascarillas y recetas caseras II

Te verde mascarilla casera
El té verde es un gran antioxidante y la base de esta mascarilla exfoliante. Bob Ingelhart/Getty Images

Mascarillas exfoliantes 

Son familia de las mascarillas limpiadoras pero van un paso más allá ya que eliminan las capas de células muertas que se depositan en la superficie de la piel y hacen que el rostro se vea grisáceo.

Receta de mascarilla casera exfoliante: Aunque hay quien recomienda el azúcar puro para exfoliar el cutis yo creo que su textura es demasiado dura y firme para la piel y puede irritarla. Así que te propongo una variante: mezcla una cucharada de tu crema limpiadora habitual con dos cucharaditas de té verde (sácalo de la bolsita de la infusión) y media de azúcar. Aplícalo sobre el rostro, déjalo actuar 10 minutos y al retirarlo con agua tibia haz unos ligeros movimientos circulares. Descubrirás que el té verde es un poderoso desintoxicante natural.

03
de 06

Diferentes tipos de mascarillas y recetas caseras III

Mascarilla casera de pepino
Las mascarillas de pepino son altamente hidratantes. Safia Fatimi/Getty Images

Mascarillas humectantes o hidratantes

Después de la limpieza el gesto de belleza más importante es la hidratación. Así que aportar un plus de agua al cutis ayuda a que el rostro se vea bello y fresco ya que el estilo de vida urbano y la acción del medio ambiente (sol, viento..) tienden a secarlo.

Receta de mascarilla casera humectante: El pepino tiene más de un 95% de agua y es tan rico en vitamina C que es capaz de revitalizar. Pela medio pepino, aplástalo bien con el tenedor hasta obtener una pasta y extiéndelo sobre el rostro. Puedes añadir cuatro gotas de aceite de oliva virgen extra si tienes más de 50 años. Este vegetal también ayuda a cerrar los poros, aunque puede dejar una cierta sensación pegajosa al tacto. 

04
de 06

Diferentes tipos de mascarillas y recetas caseras IV

Mascarilla casera astringente
La clara de huevo y el limón consiguen una excelente mascarilla casera astringente. Gentl and Hyers/Getty Images

Mascarillas astringentes y purificantes

Están pensadas para las pieles grasas y mixtas ya que eliminan el exceso de sebo.

Receta de mascarilla casera astringente: Casca un huevo (mejor si es ecológico) y separa la clara de la yema. Mezcla la clara con tres gotas de limón y bátelo muy bien con un tenedor. Cuánto más lo batas más cuerpo tomará y más fácil te será ponértelo sobre el rostro sin que se te caiga. Déjalo actuar 15 minutos. Después enjuaga con abundante agua tibia (si tienes acné es mejor que evites tratártelo tú en casa y que acudas al dermatólogo)

05
de 06

Diferentes tipos de mascarillas y recetas caseras V

Mascarilla casera antiarrugas
La avena, la miel y la manzanilla forman un trío ganador frente a las arrugas. Matthew Wakem/Getty Images

Mascarillas antiarrugas

Ya sabes, con el paso del tiempo y la acción del sol, los radicales libres se hacen notar en forma de líneas de expresión primero y arrugas después. Aunque yo no creo que sea posible eliminar las arrugas a base de mascarillas, sí es cierto que pueden ayudar a mejorar la profundidad de sus surcos.

Receta de mascarilla casera antiarrugas: Mezcla bien dos cucharadas de harina de avena (puedes hacerla tú misma triturándola) con cuatro cucharadas de una infusión de manzanilla fría y una cucharadita de miel. Aplícalo en el rostro y déjalo actuar durante 10-15 minutos. Retírate la pasta con agua templada (o con el resto de manzanilla que te ha sobrado). La avena es un supercereal que ‘alimenta todo lo que toca’: tiene seis de los ocho aminoácidos esenciales. Esta mezcla hidrata y nutre.

 

Mascarillas para los ojos 

Consiguen rebajar la hinchazón de los ojos cuando no se ha dormido bien o se está pasando por un momento de estrés. La mejor solución es muy sencilla: ponte sobre los ojos unas rodajas de pepino recién sacado de la nevera y espera 10 minutos para que te ayude a rebajar la inflamación de los párpados.

06
de 06

Claves para aplicarse bien la mascarilla

Mascarillas caseras
Las mascarillas siempre se deben aplicar sobre el rostro limpio. Kay Blaschke/Getty Images

. Una mascarilla casera siempre debe hacerse en el momento en el que se va a usar.

. Se aplica sobre el rostro limpio y sin maquillaje.

. La cantidad tiene que ser generosa.

. Salvo alguna excepción, las mascarillas se aplican sobre el cutis seco, sin agua.

. Se retiran con agua tibia (no caliente) o con pañuelos de papel.

. No hay que usarlas si la piel está irritada (con excepción de las calmantes)

. La vaselina y los aceites minerales no son buena opción para las mascarillas: obstruyen los poros