Cuidado de la piel en la adolescencia

Consejos para tenerla sana y bella

Second_skin.jpg
Una piel sana casi siempre es una piel bella. Sara Marx

La piel es el mayor órgano humano porque recubre todo nuestro cuerpo. Además sirve de aislante para proteger el resto de los órganos. Por esa razón su papel es muy importante. Y por ello, es esencial mantener una piel sana. Además, casi siempre, una piel sana será además una piel bella.

La piel de los adolescentes

Durante la adolescencia la piel está sometida, como el resto del cuerpo de chicos y chicas a grandes cambios.

En el caso de la piel, además la pubertad y su revuelo hormonal provocan algunas alteraciones que pueden ser molestas o que pueden provocar inseguridad en los adolescentes. Y esa es una razón más para cuidarla.

Si a eso unimos que los chicos y chicas a esta edad no suelen ser muy responsables o cuidadosos podemos encontrarnos con que su piel no está lo bien que podría estar. Por ello es importante que les expliquemos a los adolescentes la importancia de cuidar su piel. Así se verán sanos y bellos.

El aspecto más importante para que la piel luzca bien y esté sana es mantener una rutina de higiene diaria adecuada.

Higiene diaria

Para tener una piel sana esta debe estar limpia. Y para que esté limpia es recomendable ducharse o bañarse a diario. Incluso si se practica deporte o se vive en un sitio en el que hace mucho calor o hay mucha humedad ambiental, dos duchas al día pueden ser una buena idea.

Si la piel no tiene ningún problema es aconsejable usar jabones y champús neutros y suaves. Y los adolescentes deben recordar que no es necesario abusar de ellos. Una nuez de jabón en la esponja o la mano suele ser suficiente para limpiar el cuerpo. Otro consejo para mantener la piel en buen estado es la utilización de agua tibia en vez de agua muy caliente.

La piel de la cara

La piel de la cara de los adolescentes requiere casi siempre algún cuidado más. La razón es que con mucha frecuencia los adolescentes tienen acné, sobre todo en el rostro, y también puntos negros o espinillas. Todo ello debido al exceso de grasa provocado por la producción hormonal durante la pubertad. Pero el acné y las espinillas no tienen por qué ser un drama si se cuida la piel con rigor. Como en el resto del cuerpo, también la piel de la cara debe estar limpia.

  • Lavarse. Es aconsejable lavarse la cara con agua tibia dos veces al día. Si se hace más veces, puede provocarse un exceso de seborrea que podría empeorar el acné o los puntos negros. En estos lavados es útil emplear un jabón, también neutro y suave y que además sea “no comedogénico”. Esto quiere decir que no contiene productos que puedan taponar los poros provocando un empeoramiento del acné o las espinillas.
  • Tonificarse. Tras el lavado es bueno para el rostro aplicarle un tónico. Es cierto que las chicas lo hacen con frecuencia y a los chicos les cuesta mucho más pero la aplicación de un tónico en el rostro puede ayudar tanto a chicas como a chicos a mantener su piel sana y limpia. Es muy importante que si los adolescentes usan tónico para el rostro, este no contenga alcohol.
  • Hidratarse. Tras el tónico aplicar una crema hidratante a la cara también es una buena rutina. Como en el caso del jabón, es conveniente que la crema o la loción hidrante sean “no comedogénicas”.
  • No tocarse. Es importante no tocarse la cara, sobre todo en el caso de los adolescentes que tienen acné. Al tocarla el acné o los puntos negros pueden empeorar porque llevamos bacterias que tenemos en las manos hasta la piel de la cara. Lo mismo ocurre con el pelo, que generalmente tiene más grasa que la cara y que si se lleva sobre el rostro puede dejar parte de esa grasa sobre él por lo que es buena idea prescindir de flequillos o llevar el pelo recogido el mayor tiempo posible durante el día.
  • Limpieza en todo. También es recomendable no poner en contacto con el rostro objetos, como el celular, que pueden acumular bacterias o grasa. Y para los que usan lentes, deben limpiar frecuentemente las zonas de estas que tocan la piel para eliminar la grasa que acumulan.

    Otras zonas del cuerpo

    Es importante prestar atención a otras zonas de la piel durante la adolescencia. Por ejemplo al cuero cabelludo ya que en esa edad es frecuente la aparición de caspa. Y lo mismo ocurre con los pies en los que pueden aparecer hongos. Para evitar estos es muy importante no andar descalzos por zonas deportivas comunes y secar muy bien la piel tras el baño o la ducha.

    El sol

    El sol puede ser muy dañino para la piel por eso hay que protegerla siempre de él. También los adolescentes deben usar cremas solares con protección por encima de 15 sin excusas. Así conseguirán tener una piel sana y más hermosa.