¡Cuidado con las plantas medicinales en el embarazo!

Hierbas, jengibre, ecucalipto, azahar, linaza y canela en el embarazo

Remedios naturales embarazo
Puedes utilizar la raíz de jengibre para aliviar las náuseas, en tanto limites su consumo y lo tomes solo en el primer trimestre de embarazo. © Getty Images / Barry Wong

En el embarazo hasta los remedios caseros y plantas medicinales requieren atención, pues algunas pueden perjudicar tu embarazo. Estas son algunas de las bebidas que utilizamos en casa con frecuencia para aliviar males de forma natural, sus ventajas y desventajas, y los consejos médicos para mujeres embarazadas.

  • Tés de hierbas. Estas bebidas suelen relacionarse con una mejor salud, pero en el embarazo pueden poner en riesgo tu bienestar y el de tu bebé. Hasta los tés y hierbas más comunes, como la manzanilla, el té verde y las bebidas relajantes tienen limitaciones en el embarazo. Antes de que te alistes una bebida de plantas medicinales o hierbas, te recomiendo que leas Los tés de hierbas más populares, recomendaciones y riesgos en el embarazo.
  • Té negro. Esta bebida tradicional y milenaria ayuda para aliviar todo tipo de males: desde el dolor de cabeza hasta trifulcas familiares (que se solucionan cuando adversarios se sientan a tomar una taza de té). Puedes consumirlo con tranquilidad en el embarazo, siempre y cuando no abuses, pues el té también contiene cafeína. La cantidad máxima recomendada por día es 200 miligramos, más o menos el equivalente a cuatro tazas de té. Más detalles en ¿Puedes tomar té en el embarazo? Los que sí están permitidos.
  • Té de canela. No es recomendado durante el embarazo. Su uso se permite solo como saborizante, especia o condimento en tus comidas con un máximo de seis gramos por día. El consumo excesivo de canela podría causar contracciones prematuras y tener efectos anticoagulantes en tu sangre. 
  • Té de azahar. Está hecho a partir de las flores del naranjo. Su uso en el embarazo no ha sido evaluado, por lo que debes consultarle a tu médico antes de tomarlo. Sin embargo, dado su efecto calmante, debes evitar consumirlo con cualquier otro medicamento, hierba o bebida que cumpla el mismo objetivo.
  • Té de jengibre. No se conocen a ciencia cierta los efectos del jengibre en el embarazo, entonces consúmelo solo bajo supervisión médica, en tanto sea preparado utilizando la raíz fresca y en pequeñas cantidades (cuatro gramos al día máximo). Su uso limitado durante el primer trimestre de embarazo no pareciera tener mayor consecuencia, pero no se recomienda durante el tercer trimestre y conforme se acerca el parto porque podría interferir con la coagulación sanguínea. Si tendrás un parto por cesárea no debes consumir jengibre. Evita la raíz de jengibre seca (deshidratada) o pulverizada.
  • El gingseng. Preparado en té, extracto, alimento o tintura, el ginseng queda prohibido en el embarazo. Estudios en animales lo han implicado como posible causa de defectos congénitos. En algunas mujeres también puede causar sangrado vaginal, y alterar el ritmo cardíaco y presión arterial. La advertencia aplica tanto para el tipo americano (comúnmente usado) y también el ginseng siberiano.
  • Bebidas de sábila. El té y bebidas hechas de la planta de aloe vera no son recomendadas. En el embarazo, la sábila podría estimular el sangrado, irritar los intestinos y tractos digestivos, y estimular las contracciones uterinas. El uso del gel de sábila en la piel no está contraindicado, aunque tampoco hay muchos estudios al respecto.
  • Bebidas de eucalipto. La hoja del árbol de eucalipto parece ser segura como ingrediente en las comidas, pero no como aceite o en las bebidas. Si decides tomarlo hazlo solo bajo supervisión médica, en cantidades muy pequeñas y diluidas (3,5 ml de aceite sin diluir puede causar envenenamiento). En el embarazo, el eucalipto podría causar sangrados.  
  • Linaza. En cualquiera de sus presentaciones, la linaza no es recomendada durante el embarazo pues puede afectar la coagulación adecuada de la sangre y pareciera aumentar el riesgo de parto prematuro. Además, la linaza puede tener un efecto similar a la hormona femenina estrógeno (que abunda durante el embarazo), y de ser así podría afectar la potencia de tus hormonas naturales. Estudios médicos también relacionan el consumo de linaza durante el embarazo con el desarrollo cáncer de mama en el feto.  

    Precaución

    Recuerda que antes de tomar cualquier remedio natural o medicamento debes consultarle a tu médico, pues una sustancia comúnmente inofensiva puede tener efectos graves en tu embarazo.

    Puedes encontrar información sobre más hierbas, sus descripciones y las recomendaciones durante el embarazo en la página de Hierbas y Seguridad de la Universidad de Texas El Paso.

    Fuentes:
    Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales Natural Medicines Used During Pregnancy and Lactation. Accedida 8 de julio del 2012.
    Khan, Galam, et al. Maternal Flaxseed Diet During Pregnancy or Lactation Increases Female Rat Offspring's Susceptibility to Carcinogen-Induced Mamary Tumorigenesis. En: Reproductive Toxicology. 2007 Apr-May; 23(3): 397-406. Accedida 13 de marzo del 2016.
    National Center for Complementary and Alternative Medicine. Herbs at a glance. Accedida 8 de julio del 2012.
    U.S. Department of Health and Human Services. Herbs at a Glance: A Quick Guide to Herbal Supplements. Accedida 8 de julio del 2012.