Cuidado básico para un cabello maltratado

Getty Images

La primera impresión es la que cuenta, de ahí que es importante que cuides de tu cabello porque la manera cómo luce dice mucho de tu persona. Si lo tienes reseco, quebradizo o sin brillo, hay maneras de hacer que mejore su apariencia. Solo tienes que seguir algunos simples consejos que aquí comparto contigo.

Tu cabello maltratado puede deberse al uso excesivo de tratamientos químicos (tintes, permanentes), a la sobreexposición al sol o al uso excesivo de secadores de pelo, planchas de pelo o rizadores.

De cualquier manera, no todo está perdido y puedes recurrir a diferentes productos o tratamientos que, aunque lleven un poco de tiempo, pueden dar buenos resultados.

Si la cutícula de tu cabello no es suave, no puede tener brillo. El tinte daña la superficie y el pigmento del cabello, por lo que comienza a verse despeinado, opaco y con una textura áspera. Expertos de belleza coinciden en que las cabelleras rubias pueden sufrir mayores daños que las rojizas, debido a que necesitan mayor cantidad de oxidante. Adquiere un champú y un acondicionador para cabello teñido, que ayuden a mantener la profundidad del color y eliminen los residuos que le restan brillo.

Recuerda que los rayos ultravioleta pueden ser perjudiciales no solo para tu piel, sino también para tu pelo teñido porque pueden disminuir las proteínas del cabello. Un champú reparador de daños del sol ayudará a rehidratar tu pelo. Necesitarás también aplicarte un acondicionador profundo cada vez que te lo laves.

Hazte un tratamiento semanal de aceite, que bien puede ser aceite de oliva. Cubre tu cabellera con un gorro de plástico y déjate el tratamiento unos 30 minutos. Además de usar un sombrero, es importante que enjuagues tu cabello después de salir del mar o la piscina.

Si utilizas secadores de pelo, planchas de pelo o rizadores, tu cabello sufrirá las consecuencias.

Los productos químicos que se utilizan para enderezarlo pueden causarle daño, en especial si lo haces con mucha frecuencia. Usa un champú hidratante y un acondicionador para cabello seco y dañado por unos 10 minutos para hidratar el pelo.

Si tu cabello está reseco y tienes horquillas, acude a tu salón de belleza y córtate las puntas. Esta puede ser tu oportunidad para lucir un look diferente con un estilo moderno y una cabellera saludable. Es además una manera de estimular su crecimiento. La horquilla puede deberse a demasiados permanentes o coloración, al uso del secador eléctrico e incluso a la sobreexposición al sol. Recortar tu cabello es tu única solución.

En general, los productos hidratantes para el cuidado del cabello deben ser escogidos según la estructura capilar, con el fin de que el nivel de hidratación sea el adecuado para tu pelo. La hidratación que necesita el cabello grueso difiere del fino. Debes seleccionar el champú y el acondicionador hidratante que sea el correcto para tu estructura de cabello.

Estilistas recomiendan evitar las fórmulas de shampoo “dos en uno”, porque lo que se busca es llegar a mantener el nivel de hidratación adecuado. Antes de aplicar el acondicionador hay que secar el exceso de agua con una toalla y lavar el pelo cada dos días o según el tipo de piel de la persona.

Sigue las instrucciones tal como se indican en el producto y cámbialos cada tres meses, según el consejo de los expertos.

Es recomendable también hacer una dieta balanceada, beber suficiente agua, hacer ejercicios y tomar suplementos vitamínicos para tener un cabello saludable. Puedes también recurrir a mascarillas con productos naturales, aunque algunos estilistas opinan que el efecto es superficial y no es duradero. Y más importante aún, trata de no seguir con la aplicación de químicos u otro manejo de tu cabello hasta que mejore su condición natural. Recuerda, que después de todo, somos por fuera lo que comemos, y de ese dicho es un gran testigo tu cabello.