Cuida tus dientes y evita las enfermedades del corazón

La enfermedad periodontal es considerada un factor de riesgo cardiovascular

periodontitis, gingivitis, enferrmedad de las encías, enfermedad peridontal y corazon
Un cepillado correcto de dientes y encías te ayudará a cuidar tu corazón. Tetra Images | Getty Images

El dolor en un diente nos anuncia un problema dental. Es un síntoma que nos avisa que hay algo que no va bien en nuestra boca, problemas que pueden producirse por no cepillarnos los dientes tan a menudo como deberíamos. Aunque parezca increíble, la falta de higiene dental no solo favorece la aparición de caries sino que aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. Además de empeorar el estado de las arterias, incrementa el desarrollo de la arteriosclerosis y eleva las posibilidades de tener un infarto o un accidente cerebrovascular, según demuestran varios estudios científicos.

Existe una asociación clara entre la enfermedad de las encías y las enfermedades del corazón. Cuando no se trata el enrojecimiento, la inflamación o la infección de las encías producen sangrado al cepillarse, es decir la gingivitis, su avance puede acabar afectando los ligamentos y huesos que sirven de soporte a los dientes y derivando en una periodontitis.

Un estudio publicado a finales de 2010 en European Heart Journal demostró la relación entre periodontitis y arteriosclerosis. La investigación, realizada durante 14 años, estimaba que los afectados por esta enfermedad dental, sobre todo los varones de 40 a 50 años, tenían entre un 25 y un 50 por ciento más de posibilidades de sufrir una cardiopatía isquémica, como la angina de pecho o el infarto agudo de miocardio.

¿Qué relación tienen la salud dental y el corazón?

La periodontitis se produce por el exceso de placa dental bacteriana. Esta puede provocar una infección y causar inflamación del tejido periodontal, lo que liberará y activará en el torrente sanguíneo muchas sustancias inflamatorias.

Los expertos creen además que las bacterias de la boca son capaces de alterar el equilibrio del endotelio (la capa interna de los vasos sanguíneos) causando un aumento de la trombosis (un coágulo de sangre en el interior de un vaso sanguíneo) y la arteriosclerosis. La placa dental está compuesta por más de 500 especies diferentes de bacterias, principalmente anaerobios y Gram Negativos como la Porphyromona Gingivalis.

Se trata de comunidades microbianas organizadas que se adhieren y se establecen en los distintos huecos de los dientes, las encías y la lengua. Por algo será que algunos científicos consideran la boca probablemente el lugar más sucio de todo el cuerpo humano.

Higiene dental: lo más importante

Pero un buen cepillado altera la estabilidad de estas comunidades de microbios impidiendo que crezcan, prosperen y pudran los dientes, además de que evita que se irriten las encías y propicien la halitosis. De hecho, el mal aliento está causado principalmente por estos diminutos habitantes bucales.

Pero si estas razones no fueran suficientemente poderosas para fomentar el cepillado dental como tratamiento preventivo, la Asociación Americana del Corazón estableció en el 2011 en un documento de consenso la recomendación del cuidado bucal, y más concretamente del periodontal, como una más de las estrategias de prevención de la cardiopatía isquémica, como también recogen las guías de la Sociedad Europea de Cardiología en el 2012.

Aunque hacen falta más estudios que expliquen el vínculo entre la periodontitis y las enfermedades del corazón, los expertos ya consideran la periodontitis un factor de riesgo cardiovascular.

Un buen cepillado dental aleja la enfermedad

Para asegurar una higiene dental correcta es importante cepillarse los dientes al menos dos veces, seguir una dieta equilibrada, evitando el exceso de alimentos ricos en azúcar y sobre todo, visitar al dentista de forma regular.

Las personas con problemas cardíacos, especialmente las que llevan implantados marcapasos, stents, DAI o prótesis valvulares deben consultar con su médico la necesidad de tomar antibióticos antes de someterse a una revisión dental como medida de prevención para evitar complicaciones (endocarditis infecciosa, fiebre reumática, valvulopatías).

4 consejos para mejorar tu higiene dental

Para el mantenimiento de una buena salud dental y para prevenir posibles afecciones dentales o periodontales, es importante seguir estos cuidados básicos que nos recomiendan los dentistas:

  1. Realiza una higiene oral diaria completa. Además de cepillarte los dientes de dos a tres veces al día, utiliza cepillos interdentales (ayudan a quitar la placa en las zonas entre los dientes donde no llega el cepillo) o seda dental para eliminar la placa y prevenir las caries en las zonas entre los dientes.
  2. Pregúntale a tu dentista sobre el cepillo que más te conviene y sobre el uso de enjuagues bucales y flúor.
  3. Visita al dentista de forma periódica para realizar exámenes orales y limpiezas profesionales. Acudir al dentista una vez al año ayudará a detectar y tratar lesiones en su inicio, incluso cuando no dan síntomas.
  4. Si tus encías sangran al comer o con el cepillado acude a tu dentista inmediatamente. También cuando los dulces, los ácidos o el frío te provocan dolor.

En definitiva, el cuidado de la salud periodontal que incluye un cepillado correcto de dientes y encías cada día es una garantía de evitar algunas enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares y de mantener una sonrisa hermosa durante muchos años.